Es­tam­pi­da de la Po­li­cía Na­cio­nal en Ca­ta­lu­ña: 800 agen­tes quie­ren ir­se

LOS SIN­DI­CA­TOS, CON EL SUP A LA CA­BE­ZA, DE­NUN­CIAN EL CLI­MA «SO­CIAL Y PO­LÍ­TI­CO» en la co­mu­ni­dad autónoma, con aco­sos y es­cra­ches. Pi­den más in­cen­ti­vos sa­la­ria­les pa­ra atraer y re­te­ner efec­ti­vos

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - J. Ga­lle­go/ J. Pla­nes-

El SUP de­nun­cia que en los úl­ti­mos me­ses se han mul­ti­pli­ca­do los ata­ques se­pa­ra­tis­tas a la Po­li­cía Na­cio­nal

La ci­fra de agen­tes que quie­ren mar­char­se de Ca­ta­lu­ña por es­tos mo­ti­vos se ha du­pli­ca­do en ape­nas dos años

Ca­ta­lu­ña se ha con­ver­ti­do en una pla­za po­co atrac­ti­va pa­ra la Po­li­cía Na­cio­nal tan­to por el cli­ma so­cial y po­lí­ti­co co­mo por las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas. La hos­ti­li­dad del in­de­pen­den­tis­mo con el cuer­po po­li­cial du­ran­te los úl­ti­mos años y el al­to cos­te de la vi­da han em­pu­ja­do a hasta 800 agen­tes a pe­dir otro des­tino es­te año, la ci­fra más al­ta de los úl­ti­mos años, se­gún ex­pli­có a es­te dia­rio el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía (SUP) en Ca­ta­lu­ña, Luis Man­si­lla.

En 2019 pi­die­ron tras­la­do 500 agen­tes y en 2018 en torno a 400, se­gún ex­pli­ca Man­si­lla. Pe­ro es­te año, jus­to en un con­tex­to en que el in­de­pen­den­tis­mo se ha ce­ba­do más con la Po­li­cía a raíz de la sen­ten­cia del «pro­cés» del 14 de oc­tu­bre, la sa­li­da se agen­tes se ha prác­ti­ca­men­te do­bla­do.

Ade­más, lo que es más lla­ma­ti­vo de es­te asun­to, es que al­gu­nos es­ta­ban arrai­ga­dos. «Hay mu­chos que lle­va­ban años vi­vien­do aquí, pe­ro al fi­nal se han aca­ba­do yen­do», ase­gu­ra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SUP.

Lo cier­to es que en los úl­ti­mos me­ses los ata­ques del in­de­pen­den­tis­mo se han mul­ti­pli­ca­do con­tra la po­li­cía, se­gún de­nun­cia. Es­cra­ches en co­mi­sa­rías o en las vi­vien­das de al­gu­nos agen­tes o las imá­ge­nes del cer­co de la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía en vía Laie­ta­na du­ran­te días por el se­pa­ra­tis­mo tras la sen­ten­cia del «pro­cés» han te­ni­do un gran im­pac­to sobre el cuer­po po­li­cial y han te­ni­do su re­fle­jo aho­ra en es­ta gran es­tam­pi­da.

La Po­li­cía ve­rá, ade­más, mer­ma­dos sus ya de­fi­ci­ta­rios re­cur­sos en la au­to­no­mía por­que pa­ra el año que vie­ne es­tá pre­vis­to que re­pon­gan 700 de los 800 que se mar­chan.

En Ca­ta­lu­ña hay 2.800 agen­tes, pe­ro, se­gún ex­pli­ca Man­si­lla, el «ca­tá­lo­go de pues­tos de tra­ba­jo es de­fi­ci­ta­rio» –es de­cir, lu­ga­res co­mo el ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na o edi­fi­cios ba­jo la pro­tec­ción de la Po­li­cía en Ca­ta­lu­ña tie­nen me­nos agen­tes de los ne­ce­sa­rios–.

El cli­ma po­lí­ti­co y so­cial de «po­la­ri­za­ción» no lo es to­do. Tam­bién

las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas: «El pre­cio de la vi­da en Ca­ta­lu­ña es de los más al­tos en to­da Es­pa­ña», ar­gu­men­ta, tam­bién, co­mo fuen­te de di­fi­cul­ta­des pa­ra los agen­tes.

Man­si­lla enu­me­ra la vi­vien­da, el trans­por­te, el sis­te­ma fis­cal o los pea­jes co­mo prin­ci­pa­les ele­men­tos que en­ca­re­cen la vi­da en Ca­ta­lu­ña en com­pa­ra­ción con otros lu­ga­res del res­to de Es­pa­ña.

«Le­jos de to­do»

Tam­bién re­cuer­da el «mal en­dé­mi­co» que ha su­pues­to Ca­ta­lu­ña pa­ra los agen­tes des­de «siem­pre» por su si­tua­ción geo­grá­fi­ca. «Es­tá le­jos de to­do», ex­pli­ca, a di­fe­ren­cia de Ma­drid, por ejem­plo, que es­tá en el cen­tro y tie­ne bue­na co­mu­ni­ca­ción con el res­to de Es­pa­ña.

Por to­do ello, el SUP, jun­to a otros tres sin­di­ca­tos –Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Po­li­cía (CEP), Union Fe­de­ral de Po­li­cia (UFP) y Sin­di­ca­to Pro­fe­sio­nal de Po­li­cía (SPP–, pi­die­ron in­cen­ti­vos sa­la­ria­les, más allá de la equi­pa­ra­ción, que tam­bién aplau­den. Y no so­lo por el po­co atrac­ti­vo que aho­ra mis­mo tie­ne Ca­ta­lu­ña, sino tam­bién por­que Man­si­lla ar­gu­men­ta que la car­ga de tra­ba­jo es mu­cho ma­yor en co­mi­sa­rías de Bar­ce­lo­na o Ma­drid que en otras lo­ca­li­da­des de Es­pa­ña.

El ob­je­ti­vo es atraer y re­te­ner a los agen­tes de po­li­cía por­que la per­ma­nen­te sa­li­da tie­ne a la lar­ga tam­bién una in­ci­den­cia sobre los car­gos su­pe­rio­res ya que po­cos aca­ban pro­mo­cio­nan­do an­tes de mar­char­se. De aquí que ha­ya tam­bién una ca­ren­cia de sub­ins­pec­to­res –es­tá por de­ba­jo del 50 por cien­to– u ofi­cia­les –por de­ba­jo del 30 por cien­to–, se­gún de­ta­lla Man­si­lla.

En sep­tiem­bre de 2019, el Par­la­ment, con los vo­tos de los tres par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas y la abs­ten­ción de los «co­mu­nes», alum­bró una pro­pues­ta de re­so­lu­ción en la que pe­día la re­ti­ra­da de la Guar­dia Ci­vil de Ca­ta­lu­ña. El cli­ma po­lí­ti­co, se­gún de­nun­ció el cuer­po po­li­cial, se ha he­cho «muy com­pli­ca­do» en los úl­ti­mos dos años. Unos 2.300 agen­tes des­ti­na­dos en la au­to­no­mía quie­ren aban­do­nar Ca­ta­lu­ña.

EFE

En la ima­gen, fur­go­nes de la Po­li­cía Na­cio­nal, en una de las en­tra­das de la se­de del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Justicia de Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.