La cam­pa­ña con­tra la Mo­nar­quía

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón -

Do­nDon Juan Car­los es una de las gran­des fi­gu­ras de nues­tra His­to­ria. Ha pres­ta­do ser­vi­cios ex­tra­or­di­na­rios des­de que lle­gó a nues­tro país sien­do príncipe de As­tu­rias hasta que re­nun­ció a la Co­ro­na en 2014. Era el pri­mo­gé­ni­to de un rey en el exi­lio que uti­li­za­ba el tí­tu­lo de so­be­ra­nía de con­de de Bar­ce­lo­na, pe­ro no por ello me­nos rey le­gí­ti­mo. Le to­có vi­vir par­te de su ni­ñez, ju­ven­tud y edad adul­ta en un am­bien­te te­rri­ble­men­te hos­til. Fue ob­je­to de me­nos­pre­cio, tu­vo pro­ble­mas con un pa­dre al que ado­ra­ba y la te­rri­ble muer­te ac­ci­den­tal de su her­mano, que siem­pre le per­si­guió. To­do es­ta­ba en su con­tra, pe­ro no só­lo con­si­guió la Co­ro­na, sino que con­so­li­dó la ins­ti­tu­ción y pro­ta­go­ni­zó la Tran­si­ción. Es di­fí­cil en­con­trar otro rey que ha­ya te­ni­do una vi­da pú­bli­ca y per­so­nal más com­pli­ca­da, lle­na de in­cer­ti­dum­bre y do­lor ín­ti­mo. To­do ello acom­pa­ña­do de una so­le­dad, que en mu­chas oca­sio­nes ha pa­re­ci­do tris­te­za, que le per­si­gue des­de ni­ño. Por ello, es un per­so­na­je fas­ci­nan­te que no hay que sa­cra­li­zar, pe­ro tam­po­co de­mo­ni­zar co­mo pre­ten­den al­gu­nos.

Un rey pue­de te­ner ami­gos co­mo tam­bién el pre­si­den­te de una re­pú­bli­ca, pe­ro han de en­ten­der que siem­pre se­rá un ami­go dis­tin­to. Es una reali­dad que ex­pli­ca mu­chas co­sas. To­dos co­me­te­mos erro­res, sal­vo los hi­pó­cri­tas que se sien­ten muy có­mo­dos en es­ta cam­pa­ña con­tra la mo­nar­quía, unos por ac­ción y otros por omi­sión. Don Juan Car­los se­gu­ro que los co­me­tió, pe­ro no ten­go nin­gu­na du­da de su pro­fun­do pa­trio­tis­mo y amor por Es­pa­ña. Nun­ca, y nun­ca es nun­ca, ha he­cho na­da que pu­die­ra per­ju­di­car al país que ju­ró servir. Me es­can­da­li­za ob­ser­var que los que le ata­can son los que quie­ren aca­bar con el es­pí­ri­tu de la Tran­si­ción, la Cons­ti­tu­ción y la pro­pia Es­pa­ña. Es de­cir, la iz­quier­da ra­di­cal y an­ti­sis­te­ma y los in­de­pen­den­tis­tas que apro­ve­chan un te­ma con­fu­so, mag­ni­fi­ca­do por in­tere­ses par­ti­dis­tas y egos per­so­na­les, pa­ra arre­me­ter con­tra un hom­bre in­de­fen­so, que tu­vo to­do el po­der y re­nun­ció a él pa­ra ser un mo­nar­ca cons­ti­tu­cio­nal. Lo ha­cen pa­ra con­se­guir un cam­bio de ré­gi­men y la di­vi­sión de nues­tra pa­tria. Es to­do tan tris­te co­mo la­men­ta­ble. Me re­cuer­da a las cam­pa­ñas in­mi­se­ri­cor­des que su­frió su abue­lo Al­fon­so XIII em­pren­di­das por los que que­rían aca­bar con la mo­nar­quía y le acu­sa­ron de ha­ber ob­te­ni­do be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos ile­ga­les. Se de­mos­tró que era fal­so. Al­gu­nos de los que le se­ña­la­ron sí fue­ron po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te co­rrup­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.