Fran­co: «No ha­bía ra­zo­nes pa­ra prohi­bir el 8-M»

El de­le­ga­do del Go­bierno ase­gu­ra que no era com­pe­ten­te en te­mas sa­ni­ta­rios

La Razón (Cataluña) - - Portada - Ricardo Coa­ra­sa -

El de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Fran­co, ase­gu­ró ayer a la jue­za que in­ves­ti­ga si co­me­tió un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción al au­to­ri­zar la ma­ni­fes­ta­ción del 8-M que «no ha­bía nin­gún ele­men­to ni re­co­men­da­ción que me lle­va­ra a prohi­bir un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo es el de ma­ni­fes­ta­ción». En su de­cla­ra­ción, Fran­co de­fen­dió que su ac­tua­ción fue siem­pre «de acuer­do a la ley».

Ni ha­bía aler­tas sa­ni­ta­rias que le obli­ga­sen a prohi­bir el 8-M ni fue cons­cien­te del ries­go sa­ni­ta­rio del vi­rus has­ta des­pués de la con­cen­tra­ción fe­mi­nis­ta. El de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Fran­co, ase­gu­ró ayer a la juez que in­ves­ti­ga si co­me­tió un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción al au­to­ri­zar la ma­ni­fes­ta­ción del 8-M que no fue has­ta el 11 de mar­zo, el día que la OMS de­cla­ró la pan­de­mia, cuan­do tu­vo co­no­ci­mien­to de la re­per­cu­sión sa­ni­ta­ria del co­ro­na­vi­rus y de la «per­cep­ción del ries­go».

Fran­co de­fen­dió que cuan­do per­mi­tió la con­cen­tra­ción fe­mi­nis­ta «no ha­bía nin­gu­na ele­men­to ni re­co­men­da­ción que me lle­va­ra a prohi­bir un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo es el de ma­ni­fes­ta­ción». Él, se­gún re­cal­có a la ins­truc­to­ra, no te­nía com­pe­ten­cias en cues­tio­nes sa­ni­ta­rias ni tu­vo co­no­ci­mien­to el 2 de mar­zo del in­for­me in­terno del de­par­ta­men­to de ries­gos la­bo­ra­les, re­mi­ti­do a to­dos los em­plea­dos de la De­le­ga­ción, so­bre me­di­das de pre­ven­ción pa­ra evi­tar con­ta­gios por la Co­vid-19.

En su de­cla­ra­ción an­te la ma­gis­tra­da Car­men Ro­drí­guez-Me­del, Jo­sé Ma­nuel Fran­co reivin­di­có que su ac­tua­ción fue siem­pre «de acuer­do a la ley» y «con arre­glo a las no­ti­cias que se iban te­nien­do de las opi­nio­nes de los ex­per­tos sa­ni­ta­rios».

«En ab­so­lu­to soy res­pon­sa­ble del 8-M», sub­ra­yó an­tes de in­ci­dir en que en esas fe­chas se es­ta­ban ce­le­bran­do tam­bién mu­chos acon­te­ci­mien­tos en Ma­drid «que no es­ta­ban am­pa­ra­dos por de­re­chos fun­da­men­ta­les».

Tras ho­ra y me­dia de com­pa­re­cen­cia ju­di­cial en los juz­ga­dos de Pla­za de Cas­ti­lla, el de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid ase­gu­ró a los pe­rio­dis­tas que en to­do ca­so ni si­quie­ra es­tá acre­di­ta­do que esa con­cen­tra­ción con­tri­bu­ye­ra a au­men­tar los con­ta­gios –en re­fe­ren­cia al au­men­to del nú­me­ro de ca­sos re­gis­tra­do el 9 de mar­zo–, da­do que los sín­to­mas del co­ro­na­vi­rus, re­cor­dó, se ma­ni­fies­tan dos se­ma­nas des­pués.

Fran­co de­jó cla­ro que con­fía en la la­bor ju­di­cial. «Siem­pre he creí­do y si­go cre­yen­do en la Jus­ti­cia», re­cal­có. Es­gri­mien­do ese res­pe­to por la fun­ción ju­ris­dic­cio­nal, el in­ves­ti­ga­do de­cli­nó va­lo­rar la opi­nión de la Abo­ga­cía del Es­ta­do de que Ro­drí­guez-Me­del es­tá ins­tru­yen­do una cau­sa ge­ne­ral con­tra el Go­bierno, aun­que, ma­ti­zó, «ten­go mi opi­nión».

Del mis­mo mo­do, mos­tró su «gran res­pe­to por la Guar­dia Ci­vil», que con­si­de­ra en sus in­for­mes que co­no­cía la gra­ve­dad de la pan­de­mia en las fe­chas an­te­rio­res al 8-M y que de­bió prohi­bir to­das las con­cen­tra­cio­nes ma­si­vas pos­te­rio­res al 5 de mar­zo. «No pue­do es­tar de acuer­do con el in­for­me», se li­mi­tó a de­cir.

«He in­ten­ta­do cum­plir con mis obli­ga­cio­nes co­mo ciu­da­dano y co­mo de­le­ga­do del Go­bierno de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia», aña­dió an­tes de la­men­tar que «hoy no es­te­mos ha­blan­do de las me­di­das pa­ra sa­lir de la cri­sis» co­mo los ERTE o el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal apro­ba­do por el Go­bierno.

El de­le­ga­do gu­ber­na­men­tal sí pre­ci­só que no co­no­ció el 2 de mar­zo el in­for­me re­mi­ti­do en esa fe­cha a to­do el per­so­nal por el ser­vi­cio de pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les de la De­le­ga­ción del Go­bierno. Un do­cu­men­to in­terno que in­cluía in­for­ma­ción ge­ne­ral so­bre las me­di­das pre­ven­ti­vas bá­si­cas an­te el co­ro­na­vi­rus, en­tre otras man­te­ner una dis­tan­cia so­cial de al me­nos un me­tro.

En­tre el 5 y el 14 de mar­zo, la De­le­ga­ción del Go­bierno re­ci­bió 177 pe­ti­cio­nes de reunio­nes o ma­ni­fes­ta­cio­nes, de las que se au­to­ri­za­ron 130. Fi­nal­men­te, 35 fue­ron des­con­vo­ca­das –26 de ellas por la cri­sis sa­ni­ta­ria del co­ro­na­vi­rus– y otras ocho no se lle­ga­ron a ce­le­brar. Ca­tor­ce de esas pro­tes­tas des­con­vo­ca­das se anu­la­ron por los pro­pios pro­mo­to­res y otras do­ce a ins­tan­cias de la De­le­ga­ción De­le­ga­ción del Go­bierno, me­dian­te lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de las que no cons­ta re­gis­tro al­guno.

En­tre las con­cen­tra­cio­nes no au­to­ri­za­das fi­gu­ra una que pre­ten­día ce­le­brar una aso­cia­ción de agri­cul­to­res y ga­na­de­ros el 14 de mar­zo fren­te al do­mi­ci­lio del vi­ce­pre­si­den­te Pa­blo Igle­sias en Ga­la­pa­gar (Ma­drid) y cu­yo per­mi­so se de­ne­gó es­gri­mien­do el de­re­cho a la in­ti­mi­dad per­so­nal y fa­mi­liar y a la in­vio­la­bi­li­dad do­mi­ci­lia­ria.

Tan­to la Guar­dia Ci­vil co­mo el fo­ren­se ads­cri­to al juz­ga­do con­si­de­ran que la De­le­ga­ción del Go­bierno era cons­cien­te des­de fi­na­les de fe­bre­ro de la gra­ve­dad de la pan­de­mia, por lo que el 8-M no se de­be­ría ha­ber ce­le­bra­do, co­mo nin­gu­na otra con­cen­tra­ción ma­si­va pos­te­rior al 5 de mar­zo (en­tre ellas el mi­tin de Vox en Vis­ta­le­gre).

Se­gún se re­co­ge en el úl­ti­mo in­for­me fo­ren­se, el 28 de fe­bre­ro en la De­le­ga­ción «se co­no­cía la si­tua­ción de epi­de­mia y eran cons­cien­tes del pe­li­gro que en­tra

ña­ba pa­ra los ciu­da­da­nos», pe­se a lo cual no se ins­tó a los con­vo­can­tes de con­cen­tra­cio­nes «que dis­pu­sie­ran la eva­lua­ción del ries­go sa­ni­ta­rio». En esa lí­nea, la Guar­dia Ci­vil con­clu­ye en sus in­for­mes que la De­le­ga­ción del Go­bierno «te­nía con­cien­cia del pe­li­gro que su­po­nía» el 8-M.

JE­SÚS G. FE­RIA

El De­le­ga­do del Go­bierno de Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Fran­co, atien­de ayer a los me­dios a su lle­ga­da a los juz­ga­dos de Pla­za de Cas­ti­lla

RU­BÉN MONDELO

El de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Fran­co (dcha.), ayer, tras de­cla­rar an­te la juez del 8-M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.