Es­ta­do de des­con­fian­za

Bien se que es­tos va­lo­res –no­ble­za y ho­nor– en­gen­dran odio en la men­te de al­guno de nues­tros po­lí­ti­cos. Pa­ra ellos es más ren­ta­ble es­te es­ta­do de des­con­fian­za

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Luis Ale­jan­dre

Nues­traNues­tra Cons­ti­tu­ción re­gu­la (Ar­tº 116) los es­ta­dos de alar­ma, ex­cep­ción y si­tio. Co­no­ce­mos bien el pri­me­ro de ellos in­crus­ta­do en nues­tra vi­da des­de mar­zo, con de­ri­va­das po­lí­ti­cas y ju­di­cia­les com­ple­jas a con­se­cuen­cia del pun­to 116. 6 : «La de­cla­ra­ción de los es­ta­dos, no mo­di­fi­ca­rán el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno y de sus agen­tes re­co­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción y en las le­yes». De ahí, que a di­fe­ren­cia del go­bierno sue­co que en lu­gar de bus­car cul­pa­bles bus­ca so­lu­cio­nes de fu­tu­ro, nues­tros res­pon­sa­bles an­den a la gre­ña, uti­li­cen el ata­que al otro co­mo me­jor sis­te­ma de­fen­si­vo, mien­tras dis­cu­ten –gal­gos o po­den­cos– si las res­pon­sa­bi­li­da­des son del Go­bierno o de al­guno de sus «agen­tes re­co­no­ci­dos».

Pa­ra na­da ci­ta al es­ta­do de des­con­fian­za, a pe­sar de que es real­men­te el que vi­vi­mos. El con­cep­to so­lo apa­re­ce en los ar­tícu­los 112 y 114 al tra­tar so­bre las re­la­cio­nes en­tre el Go­bierno y las Cor­tes Ge­ne­ra­les.

Des­con­fia­mos de me­di­das obli­ga­to­rias hoy, que no lo fue­ron en mar­zo «por fal­ta de exis­ten­cias»; des­con­fia­mos de los nú­me­ros ofi­cia­les so­bre los fa­lle­ci­dos; des­con­fia­mos de las fe­chas reales en que se co­no­cie­ron da­tos preo­cu­pan­tes so­bre la ex­pan­sión de la pan­de­mia; des­con­fia­mos de las me­di­das adop­ta­das pa­ra pre­ven­ción de con­cen­tra­cio­nes.

Pe­ro so­bre to­do des­con­fia­mos de su in­ter­pre­ta­ción po­lí­ti­ca.

To­do lo an­te­rior pue­de jus­ti­fi­car­se an­te unas ex­tra­or­di­na­rias cir­cuns­tan­cias que pi­lla­ron a un go­bierno re­cién ins­ta­la­do, no cohe­sio­na­do de par­ti­da y no pre­ci­sa­men­te for­ma­do por téc­ni­cos en de­ter­mi­na­das ma­te­rias co­mo la sa­ni­dad. Nun­ca pu­do ima­gi­nar el al­cal­de de un pe­que­ño pue­blo del Va­llés que su vi­da se cru­za­ría con un vi­rus del que no te­nía pu­ñe­te­ra idea. Y no qui­sie­ron mi­rar a Ita­lia. Y mu­cho me­nos a Por­tu­gal y Gre­cia –bar­lo­ven­to y so­ta­ven­to, que­ri­da Mi­nis­tra–, dos go­bier­nos que su­pie­ron afron­tar el pro­ble­ma bas­tan­te me­jor que no­so­tros. Y no qui­sie­ron apo­yar­se en la ex­pe­rien­cia del Sis­te­ma Na­cio­nal de Tras­plan­tes, del que so­mos ejem­plo, acos­tum­bra­do a coor­di­nar con efi­ca­cia lo na­cio­nal con lo au­to­nó­mi­co.

Y to­do nos ha lle­va­do a des­con­fiar in­clu­so de nues­tra con­cep­ción del Es­ta­do de las 17 Au­to­no­mías da­do que mu­chas me­di­das que exi­gían centraliza­ción, cho­ca­ban con los «usos y cos­tum­bres» nor­mal­men­te egoís­tas de al­gu­nas de ellas. Y tam­po­co qui­si­mos mi­rar a Ale­ma­nia que con 16 «Lan­der» ha ca­pea­do el tem­po­ral bas­tan­te me­jor que no­so­tros.

Y he­mos lle­ga­do a des­con­fiar de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio del que nos sen­tía­mos or­gu­llo­sos –y per­so­nal­men­te si­go es­tán­do­lo– ado­san­do sin me­dia­das pre­vi­so­ras, to­da la car­ga de una pan­de­mia al buen sis­te­ma pre­ven­ti­vo y cu­ra­ti­vo de sa­lud pú­bli­ca, in­ca­pa­ces in­clu­so de in­te­grar la sa­ni­dad pri­va­da que ofre­cía pla­zas UCI en sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra apo­yo de las sa­tu­ra­das pú­bli­cas.

Y des­con­fia­mos de las reac­cio­nes ca­lien­tes y po­co me­di­ta­das del Mi­nis­tro del In­te­rior que han arras­tra­do al cré­di­to de su Go­bierno, de su Se­cre­ta­rio de Es­ta­do, de la Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil, pe­ro so­bre to­do al Be­ne­mé­ri­to Cuer­po en el que ha pro­du­ci­do un san­gran­te des­ga­rro. Han ins­ta­la­do la des­con­fian­za en ca­da Ca­sa Cuar­tel don­de se vi­ve ba­jo el man­to de una di­vi­sa –el ho­nor– y un le­ma: «To­do por la Pa­tria». ¡Por su­pues­to son pa­trio­tas, aun­que aho­ra pre­ten­dan al­gu­nas vo­ces prostituir el con­cep­to de ser­vi­cio ge­ne­ro­so «a la tie­rra de nues­tros pa­dres»!

To­do por creer que el es­ta­do de alar­ma con­lle­va un uni­ver­sal «de­re­cho de per­na­da» sin equi­li­brios con el po­der ju­di­cial ni com­pro­mi­so con el es­tra­go mo­ral que pro­du­ce la men­ti­ra.

Cam­pa to­do lo con­tra­rio a la hu­mil­dad: se per­se­ve­ra en el error; se api­ña; se con­tra­ata­ca. Y con cla­ra y pro­gra­ma­da reac­ción, se po­nen en mar­cha los»ven­ti­la­do­res» de opi­nión. Se cuen­ta con me­dios de di­fu­sión po­ten­tes, pú­bli­cos y pri­va­dos; se ma­ni­pu­lan en­cues­tas; se ac­ti­va la Fis­ca­lía Ge­ne­ral; con hie­rros al fue­go se mar­can a los «fa­chas»; se pre­juz­ga y con­de­na, sin fa­llo ju­di­cial ni ape­la­ción po­si­ble. El nue­vo es­ta­do es­tá ins­ta­la­do. A la mas­ca­ri­lla si­gue la mor­da­za, la mu­dez, la fal­ta de com­pro­mi­so, el ais­la­mien­to. Es el «que les den» po­nién­do­nos de per­fil, pres­cin­dien­do de in­for­ma­ti­vos y edi­to­ria­les que so­lo nos pro­du­cen más cons­ter­na­ción; no que­rer sa­ber más, si­quie­ra el fon­do y reali­dad de ca­da asun­to. En re­su­men, pres­cin­dir de la ver­dad que es tan­to co­mo de­cir, re­nun­ciar a nues­tra li­ber­tad co­mo ciu­da­da­nos y asu­mir el pa­pel de tris­tes súb­di­tos.

¡To­do es­to en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XXI; no en el XVI !

Por su­pues­to no se­ré yo quien re­nun­cie. Si­go en­con­tran­do pun­tos de apo­yo. Le pre­gun­ta­ban re­cien­te­men­te al des­cen­dien­te del Du­que de Ahu­ma­da, a su vez Gran­de de Es­pa­ña, cual era el tí­tu­lo no­bi­lia­rio que lle­va­ría su lá­pi­da. Con­tes­tó sin ti­tu­bear: «Guar­dia Ci­vil Ho­no­ra­rio». Bien se que es­tos va­lo­res –no­ble­za y ho­nor– en­gen­dran odio en la men­te de al­guno de nues­tros po­lí­ti­cos. Pa­ra ellos es más ren­ta­ble es­te es­ta­do de des­con­fian­za.

El nue­vo es­ta­do es­tá ins­ta­la­do. A la mas­ca­ri­lla si­gue la mor­da­za, la mu­dez, la fal­ta de com­pro­mi­so, el ais­la­mien­to. Es el “que les den” po­nién­do­nos de per­fil, pres­cin­dien­do de in­for­ma­ti­vos y edi­to­ria­les que so­lo nos pro­du­cen más cons­ter­na­ción; no que­rer sa­ber más, si­quie­ra el fon­do y reali­dad de ca­da asun­to»

BA­RRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.