POR FA­VOR, PON­GAN RI­SAS ENLATADAS EN EL CON­GRE­SO, CO­MO EN «FRIENDS» AMILIBIA

La Razón (Cataluña) - - Sociedad -

ElEl vo­de­vil que nos re­ga­lan es di­ver­ti­do, no di­ré yo que no, pe­ro los ana­lis­tas de la co­sa po­lí­ti­ca di­cen que ca­si to­do es­tá pla­gia­do: lo que nos es­tán ofre­cien­do en el es­ce­na­rio es­pa­ñol ya se ha re­pre­sen­ta­do en los tea­tros de Amé­ri­ca La­ti­na, so­bre to­do en Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na. El vo­de­vil, con sus gags más so­na­dos, lo es­tre­na­ron ha­ce años el pe­ro­nis­mo y el cha­vis­mo. Ya di­jo al­guien que to­do lo que no es tra­di­ción es pla­gio, y Pi­cas­so aler­tó de que des­de las cue­vas de Altamira en el ar­te só­lo se ha­cen co­pias, pe­ro las gran­des fra­ses no me con­sue­lan: creo que nos me­re­ce­mos un vo­de­vil ori­gi­nal, na­da de re­fri­tos. Ma­rit­xell Ba­tet, pre­si­den­ta del Con­gre­so, lla­ma a ba­jar la cris­pa­ción, co­mo to­dos, por­que cris­par y lue­go des­cris­par pue­de ser di­ver­ti­do, al igual que pre­di­car uni­dad a guan­ta­zos, aun­que tam­po­co es ori­gi­nal. Di­ce la Ba­tet que los ciu­da­da­nos es­pe­ran de los po­lí­ti­cos «so­lu­cio­nes, al­ter­na­ti­vas, ideas y ejem­pla­ri­dad, per­so­nas en las que con­fiar». Creo que fue Joa­quín Le­gui­na quien di­jo que él no creía mu­cho en la sa­bi­du­ría del pue­blo. Yo tam­po­co. Pe­ro si des­pués de to­do lo vis­to an­tes y aho­ra, los ciu­da­da­nos de es­te país es­pe­ran de ver­dad to­do eso de los po­lí­ti­cos, es cla­ra se­ñal de que la ma­yo­ría no ha sa­li­do aún del par­vu­la­rio y ya só­lo se apun­ta a «Amar es pa­ra siem­pre» o al ca­te­cis­mo del pa­dre As­te­te. Se ha pa­sa­do del es­cép­ti­co di­ver­ti­do que con­ta­ba chis­tes po­lí­ti­cos e in­co­rrec­tos en la ba­rra del bar al fer­vo­ro­so cre­yen­te en la me­di­ci­na ho­meo­pá­ti­ca de las ideo­lo­gías al uso y en los mi­la­gros de san Pe­dro y san Pa­blo.

Qui­zá la co­sa se arre­gla­ría un po­co si nos ofre­cie­ran las se­sio­nes del Con­gre­so y las com­pa­re­cen­cias del Go­bierno en la Mon­cloa con ri­sas enlatadas o pre­gra­ba­das, co­mo en «Friends». Cuan­do la por­ta­voz o quien sea di­ga que no hay puer­tas gi­ra­to­rias so­cia­lis­tas mien­tras Jo­sé Blan­co y Jo­sé Mon­ti­lla se con­vier­ten en con­se­je­ros de Ena­gás con 160.000 eu­ros al año, ri­sas enlatadas. Cuan­do Mar­las­ka con­fie­se que es­tá em­pe­zan­do a per­der la con­fian­za en sí mis­mo, ri­sas enlatadas. Cuan­do el pre­si anun­cie un de­cre­to-ley que es el equi­va­len­te a un nue­vo Es­ta­do de Alar­ma, ri­sas enlatadas. Cuan­do Ire­ne Mon­te­ro lar­gue que no pue­de de­cir lo que ya ha di­cho por­que ella es muy pru­den­te, jo, tía, ri­sas enlatadas. Cuan­do Pa­blo Igle­sias asal­te los cie­los ex­hi­bien­do la nue­va lí­nea de cha­que­tas de Za­ra, ri­sas enlatadas. Cuan­do el mi­nis­tro de Sa­ni­dad de­cla­re que él cuen­ta los muer­tos me­jor que na­die, ri­sas enlatadas. Cuan­do Pa­blo Ca­sa­do gri­te que si Mar­las­ka no mien­te más es por­que no se atre­ve a qui­tar­le el ré­cord a Sán­chez, ri­sas enlatadas. Cuan­do se se­pa que Fer­nan­do Si­món no le di­jo a su hi­jo que fue­ra a la ma­ni­fes­ta­ción del 8-M si él así lo de­ci­die­ra, sino que lo te­nía ata­do a la pa­ta de la ca­ma, ri­sas enlatadas. Cuan­do Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do ase­gu­re que va a re­nun­ciar a su mar­que­sa­do pa­ra evi­tar­le com­ple­jos al mar­qués de Ga­la­pa­gar, ri­sas enlatadas. Cuan­do la gue­rra en­tre Cha­ros y Ca­ye­ta­nas en el Con­gre­so se con­vier­ta en un con­cur­so pa­ra sa­ber quié­nes uti­li­zan me­jor el Sa­tisf­yer, ri­sas enlatadas. Cuan­do la mi­nis­tra por­ta­voz Ma­ría Je­sús Mon­te­ro di­ga que ella cree ab­so­lu­ta­men­te en la in­de­pen­den­cia de la Fis­ca­lía, ri­sas enlatadas. Y cuan­do se des­cu­bra y pu­bli­que qué te­nía real­men­te Di­na Bous­sel­ham, la ase­so­ra ín­ti­ma de Pa­blo Igle­sias, en la tar­je­ta del mó­vil que le ro­ba­ron, mu­chas ri­sas enlatadas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.