CI­VI­LI­ZA­CIÓN Y LI­BER­TAD

La Razón (Cataluña) - - Economía - JUAN RA­MÓN RALLO

Las so­cie­da­des que as­fi­xian a los in­di­vi­duos y bus­can re­ba­ños acrí­ti­cos es­tán con­de­na­das al re­tro­ce­so mo­ral y eco­nó­mi­co

Cre­ce­rC­re­cer en li­ber­tad exi­ge so­bre to­do es­tar dis­pues­to a res­pe­tar in­con­di­cio­nal­men­te otras as­pi­ra­cio­nes. Bon­dad, idea­lis­mo, em­pa­tía, no­ble­za, va­len­tía, em­pren­di­mien­to, ne­go­cia­ción, in­no­va­ción, de­ter­mi­na­ción o se­re­ni­dad: to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de­be­rían ser las pro­pias de quie­nes na­cen, ma­du­ran y con­vi­ven li­bre­men­te con sus se­me­jan­tes, de quie­nes des­plie­gan sus pro­pios pro­yec­tos de vi­da al tiem­po que per­mi­ten y con­tri­bu­yen a que otros des­plie­guen los su­yos, de quie­nes, en su­ma, pre­ten­den au­to­rrea­li­zar­se sin aplas­tar a sus pró­ji­mos. Las so­cie­da­des que aco­gen y fo­men­tan el flo­re­ci­mien­to de es­te ti­po de in­di­vi­duos, de per­so­nas li­bres y proac­ti­vas, de ge­ne­ra­do­res de ri­que­za y de ideas, son so­cie­da­des que po­si­bi­li­tan el pro­gre­so mo­ral y eco­nó­mi­co; las so­cie­da­des que, en cam­bio, re­pri­men y as­fi­xian la emer­gen­cia de in­di­vi­duos in­de­pen­dien­tes, las que bus­can con­for­mar re­ba­ños de súb­di­tos acrí­ti­cos, las que anu­lan la crea­ti­vi­dad y la ini­cia­ti­va hu­ma­nas, son so­cie­da­des con­de­na­das al re­tro­ce­so mo­ral y eco­nó­mi­co. Ci­vi­li­za­ción ver­sus bar­ba­rie. Só­lo la ci­vi­li­za­ción per­mi­te a las per­so­nas desa­rro­llar to­do su po­ten­cial des­de la li­ber­tad. Fue­ra de la ci­vi­li­za­ción, en la bar­ba­rie, úni­ca­men­te ri­ge la lu­cha en­car­ni­za­da por una su­per­vi­ven­cia em­bru­te­ci­da: una primitiva exis­ten­cia ani­ma­les­ca que só­lo as­pi­ra a de­pre­dar su en­torno con el ob­je­ti­vo de per­pe­tuar­se unas ho­ras más. Des­truir sin cons­truir. Pe­ro el or­den ci­vi­li­za­to­rio, por im­por­tan­te que re­sul­te, es un or­den frá­gil. Pa­ra­fra­sean­do a John Adams, la ci­vi­li­za­ción tran­si­ta des­de los mi­li­ta­res a los in­ge­nie­ros y des­de los in­ge­nie­ros a los ar­tis­tas: des­de la paz so­cial a la pros­pe­ri­dad ma­te­rial y des­de la pros­pe­ri­dad ma­te­rial a la crea­ción cul­tu­ral. Sin paz so­cial no exis­te pros­pe­ri­dad ma­te­rial y sin pros­pe­ri­dad ma­te­rial no exis­te esa crea­ción cul­tu­ral que en úl­ti­ma ins­tan­cia su­po­ne la su­bli­ma­ción de la tras­cen­den­cia in­di­vi­dual. Mas las crea­cio­nes cul­tu­ra­les de los ar­tis­tas (es de­cir, de los in­te­lec­tua­les) tam­bién pue­den ter­mi­nar so­ca­van­do las mis­mas ba­ses que sus­ten­tan esa ci­vi­li­za­ción cu­yo sub­pro­duc­to han si­do ta­les crea­cio­nes ar­tís­ti­cas: el ca­pi­ta­lis­mo, co­mo ase­gu­ra­ba Le­nin, se­ría ca­paz de pro­du­cir las so­gas con las que los enemi­gos del ca­pi­ta­lis­mo ahor­ca­rían a los pro­pios ca­pi­ta­lis­tas. La ci­vi­li­za­ción li­be­ral am­pa­ra in­clu­so la obra de los in­te­lec­tua­les que bus­can aca­bar con ella. Por eso, du­ran­te dé­ca­das, las ideas que cons­ti­tu­yen la in­fra­es­truc­tu­ra de la li­ber­tad han es­ta­do en abier­to re­tro­ce­so den­tro de nues­tras so­cie­da­des; y por eso ne­ce­si­ta­mos de una nue­va ge­ne­ra­ción de in­te­lec­tua­les que plan­te ca­ra a las ten­den­cias bar­ba­ri­zan­tes. De­se­sa­zo­na­dor pe­ro a su vez ilu­sio­nan­te: ca­da nue­vo alum­bra­mien­to re­pre­sen­ta un ra­yo de es­pe­ran­za pa­ra re­for­jar los ci­mien­tos del or­den ci­vi­li­za­to­rio li­be­ral. El fu­tu­ro, tan­to pa­ra lo ma­lo co­mo pa­ra la bueno, siem­pre es­tá por ha­cer: no hay ex­cu­sas pa­ra la re­sig­na­ción y la ren­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.