EL PE­LI­GRO DE NE­GAR LA HIS­TO­RIA

La Razón (Cataluña) - - Cultura - SERGI SÁN­CHEZ

En uno de los mo­men­tos más bri­llan­tes de «In­fil­tra­dos en el Kk­klan», Spi­ke Lee uti­li­za­ba «El na­ci­mien­to de una na­ción» pa­ra ha­cer una re­lec­tu­ra del mon­ta­je pa­ra­le­lo que Grif­fith con­vir­tió en uno de los mo­de­los na­rra­ti­vos del ci­ne clá­si­co de Holly­wood. En de­fi­ni­ti­va, lo que Lee cues­tio­na­ba era que el len­gua­je del ci­ne ha­bía sus­ten­ta­do su in­fan­cia y ju­ven­tud en una obra maes­tra que ha­cía apo­lo­gía de los crí­me­nes del KuK­lu­xK­lan. Los orí­ge­nes de

Holly­wood co­mo in­dus­tria cul­tu­ral es­tán man­cha­dos de san­gre afro­ame­ri­ca­na. La cues­tión es qué ha­ce­mos con la His­to­ria. ¿La es­con­de­mos ba­jo la al­fom­bra, co­mo pre­ten­de ha­cer HBO con la re­ti­ra­da de su ca­tá­lo­go de «Lo que el vien­to se lle­vó»? Es­ta ma­nio­bra, ¿es opor­tu­nis­mo me­diá­ti­co o to­ma de con­cien­cia po­lí­ti­ca? ¿Des­de cuán­do las gran­des cor­po­ra­cio­nes dan cla­ses de edu­ca­ción cí­vi­ca a las ma­sas? ¿No se­ría aca­so más prác­ti­co eva­luar la im­por­tan­cia ideo­ló­gi­ca de «Lo que el vien­to se lle­vó» si­tuán­do­la en su con­tex­to his­tó­ri­co, en­ten­der su elogio del es­cla­vis­mo y del mo­do de vi­da de los te­rra­te­nien­tes su­re­ños du­ran­te la Gue­rra de Se­ce­sión co­mo un sín­to­ma más de una so­cie­dad em­pon­zo­ña­da en la xe­no­fo­bia? Cier­to es que Hat­tie Ma­cDa­niel, que ga­nó el Os­car a la me­jor ac­triz se­cun­da­ria in­ter­pre­tan­do a la Mam­mie, la sir­vien­ta de Scar­lett O’Ha­ra, no fue in­vi­ta­da al es­treno de la pe­lí­cu­la en Atlan­ta, he­cho que en­fu­re­ció so­bre­ma­ne­ra a Clark Ga­ble. Pe­ro Ma­cDa­niel, que fue cri­ti­ca­da por al­gu­nos ac­to­res afro­ame­ri­ca­nos por par­ti­ci­par en una pe­lí­cu­la que per­pe­tua­ba (y ce­le­bra­ba) los es­te­reo­ti­pos ra­cis­tas, afir­mó: «Pre­fie­ro co­brar se­te­cien­tos dó­la­res a la se­ma­na por in­ter­pre­tar a una cria­da que co­brar sie­te por ser­lo». To­do de­pen­de, cla­ro, del cris­tal con que se mi­re. Tal vez Ma­cDa­niel es­ta­ba re­be­lán­do­se con­tra el sis­te­ma des­de den­tro, en un con­tex­to en el que los ac­to­res blan­cos se pin­ta­ban la ca­ra de ne­gro pa­ra ac­tuar en el tea­tro de va­rie­da­des (los «mins­trel shows», pre­sen­tes na­da más y na­da me­nos que en la pri­me­ra pe­lí­cu­la so­no­ra de la his­to­ria, «El can­tor de jazz»). Una co­sa es so­me­ter a los clá­si­cos a nue­vas (y sa­nas) lec­tu­ras crí­ti­cas. Otra muy dis­tin­ta es bo­rrar la His­to­ria, ta­char a «Lo que el vien­to se lle­vó» del ca­non del ci­ne clá­si­co ig­no­ran­do mu­chos otros mo­ti­vos por los que es un tí­tu­lo im­pres­cin­di­ble. ¿Aca­so el ci­ne se­gui­ría sien­do el mis­mo sin Da­vid Wark Grif­fith? ¿Eli­mi­na­mos «Oc­tu­bre» y «El aco­ra­za­do Po­tem­kin» del ca­tá­lo­go de obras maes­tras del ci­ne mu­do por­que eran pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta? ¿Qué ha­ce­mos con «Olym­pia» o «El triun­fo de la vo­lun­tad»? ¿Que­ma­mos sus ne­ga­ti­vos por­que son pe­lí­cu­las na­zis o ad­mi­ra­mos la mo­der­ni­dad de su pues­ta en es­ce­na, de su sen­ti­do del mon­ta­je? Prohi­bir «Lo que el vien­to se lle­vó» es un ac­to pe­li­gro­so de ne­ga­cio­nis­mo his­tó­ri­co, una bar­ba­ri­dad muy acor­de con es­tos tiem­pos en los que lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ac­túa co­mo la as­pi­ra­ción a una ho­mo­ge­nei­dad mo­ral que no sa­be de aris­tas in­có­mo­das. Es ob­vio que, en el 2020, na­die ro­da­ría esa pe­lí­cu­la co­mo lo hi­zo Victor Fle­ming, pe­ro de lo que se tra­ta es de en­ten­der por qué la ro­dó así en 1939, y qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne en el le­ga­do cul­tu­ral de un país tan con­tra­dic­to­rio co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.