El lin­cha­mien­to de un rey

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón -

Du­ran­teDu­ran­te mu­cho tiem­po se ase­gu­ra­ba que ha­bía un si­len­cio al­re­de­dor de don Juan Carlos. Era un tó­pi­co es­cu­char que La Zar­zue­la in­fluía, con­tro­la­ba o im­pe­día que se pu­bli­ca­ran no­ti­cias ne­ga­ti­vas, aun­que la reali­dad es que sí sa­lían en pe­rió­di­cos, re­vis­tas y li­bros. Era una fá­bu­la que gus­ta­ba mu­cho a la iz­quier­da an­ti­sis­te­ma. No ha­ce tan­to que irrum­pió la am­bi­cio­sa y des­pe­cha­da Co­ri­na en nues­tras vi­das, aun­que es ver­dad que se ha­bía ha­bla­do e in­si­nua­do so­bre la vi­da sen­ti­men­tal del mo­nar­ca. Lo em­pe­za­ron a de­cir al­gu­nos que te­nían, ade­más, vi­das per­so­na­les des­or­de­na­das, di­cho iró­ni­ca­men­te, por no de­cir que sal­ta­ban de ca­ma en ca­ma. Es al­go muy co­mún «ver la pa­ja en el ojo ajeno y no ver la vi­ga en el pro­pio». Era sor­pren­den­te es­cu­char a esos sal­tim­ban­quis del co­ra­zón ha­blar del je­fe del Es­ta­do con esa fa­mi­lia­ri­dad. No ha­bía nin­gún se­cre­to que no es­tu­vie­ra a su al­can­ce. El pro­ble­ma era que el rey no po­día ba­jar al ba­rro me­diá­ti­co o po­lí­ti­co pa­ra des­men­tir­lo. A es­to se aña­dió el «sín­dro­me

Dis­ney», me gus­ta lla­mar­lo así iró­ni­ca­men­te, por el que Dum­bo es una reali­dad in­cues­tio­na­ble y se su­po que ha­bía ma­ta­do un ele­fan­te en Bot­sua­na.

Por su­pues­to, es­tu­vo el lin­cha­mien­to de Ur­dan­ga­rin que pa­só de go­zar del Olim­po a ha­bi­tar en el Ha­des. Y si­gue ins­ta­la­do en ese in­fra­mun­do don­de es tra­ta­do peor que cual­quier pre­so in­de­pen­den­tis­ta o te­rro­ris­ta. Un de­li­to fis­cal, bas­tan­te cues­tio­na­ble, fue con­du­ci­do por la vía pe­nal den­tro de una cam­pa­ña tan in­mi­se­ri­cor­de co­mo hi­pó­cri­ta. Al­gu­nos que le ha­cían la pe­lo­ta se con­vir­tie­ron en sus crí­ti­cos más fe­ro­ces. Una vez más asis­tí asom­bra­do an­te la irrup­ción de «ex­per­tos» en de­re­cho pe­nal y tri­bu­ta­rio que be­bían del ma­nan­tial del sa­ber uni­ver­sal en que se ha con­ver­ti­do Wi­ki­pe­dia. No me ol­vi­do, por su­pues­to, que al­gu­nos de es­tos frí­vo­los en­ci­clo­pe­dis­tas eran de­frau­da­do­res fis­ca­les o co­bra­do­res en ne­gro que pon­ti­fi­ca­ban so­bre la in­te­gri­dad. No pen­sa­ba es­cri­bir so­bre el in­co­rrec­ta­men­te de­no­mi­na­do rey emé­ri­to, pe­ro es­toy le­yen­do y vien­do in­ter­ven­cio­nes que re­fle­jan una enor­me mez­quin­dad. Es cu­rio­so que pe­rio­dis­tas y co­men­ta­ris­tas que han si­do aga­sa­ja­dos «prin­ci­pes­ca­men­te» por em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes den lec­cio­nes de éti­ca y mo­ral. ¡Co­mo nos gus­ta la In­qui­si­ción! Es­tos nue­vos y des­pe­cha­dos fa­mi­lia­res del San­to Ofi­cio lan­zan ale­ga­tos so­bre co­mi­sio­nes y for­tu­nas fa­bu­lo­sas. No im­por­ta la des­me­su­ra del dis­pa­ra­te. Don Juan Carlos de­be te­ner una for­tu­na que eclip­sa­ría a Getty, Roc­ke­fe­ller, Van­der­bilt o Gul­ben­kian. Y creo que no lo sa­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.