Cal­vi­ño y los her­ma­nos Marx

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Je­sús Ri­va­sés

Na­diaNa­dia Cal­vi­ño tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de ser la pre­si­den­ta del Eu­ro­gru­po, en sus­ti­tu­ción del por­tu­gués Ma­rio Cen­teno, que de­ja­rá el car­go pa­ra ocu­par la pol­tro­na, aca­so más atrac­ti­va, del Ban­co de Por­tu­gal, que tam­bién le da­rá ac­ce­so a un pues­to en el Con­se­jo de Go­bierno del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. La mi­nis­tra es­pa­ño­la es­tá bien si­tua­da, pe­ro no tie­ne ase­gu­ra­da su elec­ción y, por eso, op­ta por la pru­den­cia y re­cu­rre a la ex­pli­ca­ción de que es­tá pen­dien­te de la de­ci­sión de Pe­dro Sán­chez pa­ra pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra.

El ac­ce­so de Na­dia Cal­vi­ño se­ría una mag­ní­fi­ca no­ti­cia pa­ra Es­pa­ña, aun­que exis­te la po­si­bi­li­dad de que no to­dos opi­nen lo mis­mo en ese Go­bierno en el que, a ve­ces, co­mo apun­ta Fe­li­pe Gon­zá­lez, «la di­ná­mi­ca de la dis­cu­sión se pa­re­ce mu­cho al ca­ma­ro­te de los her­ma­nos Marx». Sán­chez, sin du­da, sí lo tie­ne cla­ro, pe­ro es ló­gi­co que no quie­ra co­rrer el ries­go de im­pul­sar una can­di­da­tu­ra si no tie­ne ga­ran­tías su­fi­cien­tes de que va­ya a sa­lir ade­lan­te. Ahí es­tá, en la me­mo­ria, el pre­ce­den­te de Luis de Guin­dos, en tiem­pos de Ra­joy, que tam­bién as­pi­ró al pues­to y, al fi­nal, los equi­li­brios eu­ro­peos le im­pi­die­ron con­se­guir­lo.

Na­dia Cal­vi­ño, se­gún los más ex­per­tos en los com­pli­ca­dos ma­ne­jos de la Unión Eu­ro­pea, ten­dría un 50% de po­si­bi­li­da­des, «¡y eso es mu­cho!», afir­man. La es­pa­ño­la tie­ne a su fa­vor ser so­cia­lis­ta, del sur y mu­jer. Sus pun­tos más dé­bi­les son las cuen­tas pú­bli­cas de Es­pa­ña del año pa­sa­do, con un dé­fi­cit su­pe­rior al pac­ta­do y, to­do cuen­ta, los per­fi­les de sus teó­ri­cos ri­va­les, el lu­xem­bur­gués Pie­rre Gra­meg­na y el ir­lan­dés Pas­chal Do­nohoe. Ir­lan­da, so­bre to­do des­pués del Bre­xit, re­cla­ma­rá con vehe­men­cia un pues­to de tan­ta vi­si­bi­li­dad. Por úl­ti­mo, Cal­vi­ño sin du­da se­ría la can­di­da­ta pre­fe­ri­da de los al­tos fun­cio­na­rios eu­ro­peos, pe­ro la de­ci­sión es­tá en el ám­bi­to po­lí­ti­co y ahí jue­gan otras com­pli­ci­da­des, na­cio­na­les y per­so­na­les.

El ac­ce­so de Cal­vi­ño a la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po blin­da­ría, por otra par­te, su pre­sen­cia en el Go­bierno de Sán­chez y ele­va­ría, en la prác­ti­ca su ran­go de vi­ce­pre­si­den­ta. Tam­bién ga­ran­ti­za­ría, de al­gu­na ma­ne­ra, que Es­pa­ña adop­ta­ra una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca com­pa­ti­ble con la lla­ma­da «or­to­do­xia» de Bru­se­las que in­clu­ye, en­tre otras co­sas, ri­gor fis­cal, es de­cir, re­duc­cio­nes del dé­fi­cit y la deu­da y eso pue­de aca­rrear al­gún sa­cri­fi­cio. La pre­sen­cia de Cal­vi­ño al fren­te del Eu­ro­gru­po se­ría ex­ce­len­te pa­ra Es­pa­ña, pe­ro qui­zá en el ca­ma­ro­te gu­ber­na­men­tal de los her­ma­nos Marx, Pablo Igle­sias, por ejem­plo, no sea par­ti­da­rio y jue­gue a la con­tra.

Pa­ra Es­pa­ña se­ría muy po­si­ti­vo que Na­dia Cal­vi­ño pre­si­die­ra el Eu­ro­gru­po aun­que qui­zá a Igle­sias, por ejem­plo, no le con­ven­ga»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.