Bo­ris John­son blin­da a Chur­chill de los ata­ques

Se­gun­do fin de se­ma­na de mo­vi­li­za­cio­nes por Floyd El Go­bierno ta­pa con un cu­bícu­lo la es­ta­tua del his­tó­ri­co «pre­mier» tras ser van­da­li­za­da

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira En 60 Segundos - Ce­lia Ma­za -

Se­gun­do fin de se­ma­na de mo­vi­li­za­cio­nes por Geor­ge Floyd.

Mi­les de per­so­nas sal­drán de nue­vo hoy a las ca­lles de Londres para ma­ni­fes­tar­se en pro­tes­ta por la muer­te del afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd a manos de un po­li­cía blan­co en Mi­neá­po­lis (Es­ta­dos Uni­dos). A su lle­ga­da a West­mins­ter, don­de ter­mi­nan siem­pre las mar­chas, en­con­tra­ran la es­ta­tua de Wins­ton Chur­chill com­ple­ta­men­te ta­pa­da, pro­te­gi­da en un cu­bícu­lo. Las au­to­ri­da­des han to­ma­do la de­ci­sión des­pués de que en los úl­ti­mos días, la fi­gu­ra del his­tó­ri­co pri­mer mi­nis­tro ha­ya re­ci­bi­do va­rias pin­ta­das acu­sán­do­le de «ra­cis­ta».

El mo­vi­mien­to co­no­ci­do Black Li­ves Mat­ter ha cru­za­do el Atlán­ti­co y se ha ex­ten­di­do por di­fe­ren­tes paí­ses europeos. Y en el ca­so de Reino Uni­do, ade­más de las nu­me­ro­sas protestas, ha des­en­ca­de­na­do en al­go más: una in­có­mo­da re­vi­sión del pa­sa­do que es­tá lle­van­do a re­ti­rar es­ta­tuas de di­fe­ren­tes pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria del país.

Du­ran­te los úl­ti­mos días, se han qui­ta­do de su pe­des­tal va­rias fi­gu­ras de co­mer­cian­tes de es­cla­vos o em­pren­de­do­res co­lo­nia­les que se eri­gen por do­quier en pla­zas o es­qui­nas, re­fle­jo del otro­ra Im­pe­rio bri­tá­ni­co don­de nun­ca se po­nía el sol.

En me­dio de la po­lé­mi­ca, el ac­tual in­qui­lino de Dow­ning Street, el con­ser­va­dor Bo­ris John­son, ha sa­li­do a de­fen­der aho­ra Chur­chill, de quien siem­pre ha di­cho es uno de sus gran­des hé­roes, ase­gu­ran­do que las protestas «han si­do tris­te­men­te se­cues­tra­das por los ex­tre­mis­tas con in­ten­cio­nes vio­len­tas». «Los ata­ques con­tra la Po­li­cía y los ac­tos in­dis­cri­mi­na­dos de vio­len­cia que he­mos pre­sen­cia­do du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da son in­to­le­ra­bles y abo­rre­ci­bles», recalcó John­son en una lar­ga ex­pli­ca­ción pu­bli­ca­da en sus re­des so­cia­les.

En es­te sen­ti­do, el «pre­mier» ca­li­fi­có de «ab­sur­dos y ver­gon­zo­sos» los ac­tos van­dá­li­cos co­me­ti­dos con­tra el po­lí­ti­co que li­de­ró a Reino Uni­do du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial al des­ta­car sus «lo­gros» en la lu­cha con­tra la «ti­ra­nía fas­cis­ta y ra­cis­ta». «Sí, [Chur­chill] a ve­ces ex­pre­só opi­nio­nes que son inacep­ta­bles para no­so­tros hoy, pe­ro fue un hé­roe y se me­re­ce to­tal­men­te es­te ho­me­na­je», ma­ti­zó el lí­der «tory».

El «pre­mier» bri­tá­ni­co afir­mó que no se pue­de «tra­tar aho­ra de cen­su­rar o edi­tar» el pa­sa­do y «pre­ten­der que te­ne­mos una his­to­ria di­fe­ren­te», al tiem­po que re­cor­dó que las es­ta­tuas en ciu­da­des del país fue­ron «eri­gi­das por ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res», las cua­les te­nían «di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, di­fe­ren­tes en­ten­di­mien­tos so­bre el bien y el mal».

La es­ta­tua de Chur­chill (18741965) en Londres es un «re­cor­da­to­rio per­ma­nen­te» de sus «lo­gros para sal­var a es­te país y a to­da Eu­ro­pa» de la «ti­ra­nía fas­cis­ta y ra­cis­ta», in­sis­tió John­son, en re­fe­ren­cia al pa­pel desa­rro­lla­do por su an­te­ce­sor para de­rro­tar a la Ale­ma­nia na­zi.

En los úl­ti­mos días, tam­bién ha ha­bi­do pin­ta­das so­bre las es­ta­tua de la rei­na Vic­to­ria (1819-1901) en el cén­tri­co Hy­de Park, don­de se han po­di­do leer pa­la­bras co­mo «ra­cis­ta» o «ase­si­na».

Las es­ta­tuas lle­van sien­do ob­je­ti­vo de ac­tos van­dá­li­cos des­de que el do­min­go un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes de­rri­ba­ra y ti­ra­ra al río la po­lé­mi­ca fi­gu­ra del co­mer­cian­te de es­cla­vos Ed­ward Cols­ton en Bris­tol (oes­te de Inglaterra). El po­lí­ti­co y fi­lán­tro­po que en el si­glo XVII po­bló la ciu­dad de hos­pi­ta­les, es­cue­las y cen­tros cul­tu­ra­les, pe­ro tam­bién fue res­pon­sa­ble, des­de la Ro­yal Afri­can Com­pany, del trá­fi­co de es­cla­vos. Las au­to­ri­da­des la han re­cu­pe­ra­do y tras­la­da­do a un mu­seo.

El Go­bierno con­de­nó el ac­to van­dá­li­co. Pe­ro el lí­der de la opo­si­ción la­bo­ris­ta, Keir Star­mer, que re­cien­te­men­te ha subido en las re­des so­cia­les una fo­to arro­di­lla­do en apoyo al mo­vi­mien­to an­ti ra­cis­ta, se­ña­ló que «ha­ce ya tiem­po que de­be­ría ha­ber des­apa­re­ci­do». Has­ta del su­per­in­ten­den­te de Po­li­cía, Andy Ben­nett recalcó: «En­tien­do que pa­sa­ra. Era al­go sim­bó­li­co».

Des­de en­ton­ces, el Ayun­ta­mien­to de Londres y otros con­sis­to­rios la­bo­ris­tas de Reino Uni­do es­tán re­vi­san­do sus es­ta­tuas a co­mer­cian­tes de es­cla­vos a fin de sus­ti­tuir­las por mo­nu­men­tos que re­fle­jen la di­ver­si­dad racial y cul­tu­ral del país.

En otras par­tes de Eu­ro­pa, las au­to­ri­da­des re­vi­san la con­ve­nien­cia de qui­tar de en me­dio al­gu­nas es­ta­tuas y cam­biar de nom­bre al­gu­nas ca­lle en un mo­vi­mien­to re­to­ma­do en ple­na pro­tes­ta mun­dial con­tra el ra­cis­mo y el abu­so de po­der.

AP

La es­ta­tua de Wins­ton Chur­chill en West­mins­ter ama­ne­ció ayer pro­te­gi­da por un cu­bícu­lo y agen­tes de po­li­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.