Huel­ga ge­ne­ral en Ale­ma­nia

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Car­los Rodríguez Braun

EnEn ju­nio de 1948, los sin­di­ca­tos ale­ma­nes con­vo­ca­ron una huel­ga ge­ne­ral para pro­tes­tar por las re­for­mas li­be­ra­li­za­do­ras em­pren­di­das por Lud­wig Er­hard, que ha­bía plan­tea­do sus ideas un par de años an­tes en un ar­tícu­lo en la pren­sa ti­tu­la­do: «Eco­no­mía de mer­ca­do o eco­no­mía con­tro­la­da por el Es­ta­do».

Fue el ori­gen de la lla­ma­da «eco­no­mía so­cial de mer­ca­do» que, al re­vés de lo que se pien­sa, no era una ter­ce­ra po­si­ción en­tre ca­pi­ta­lis­mo y so­cia­lis­mo sino una po­si­ción li­be­ral, es de­cir, la idea de que el ma­yor bie­nes­tar so­cial se lo­gra me­dian­te una eco­no­mía li­bre.

Er­hard anun­ció el 19 de ju­nio de 1948 que el día si­guien­te se su­pri­mi­rían los con­tro­les de pre­cios y de pro­duc­ción de la ma­yo­ría de los bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad, y se es­ta­ble­ce­ría una nue­va mo­ne­da, el mar­co ale­mán.

La li­be­ra­li­za­ción de pre­cios pro­du­jo la in­me­dia­ta apa­ri­ción de los bie­nes que fal­ta­ban en las tien­das. Pe­ro los pre­cios y el pa­ro al prin­ci­pio subie­ron, lo que ani­mó la huel­ga, con pan­car­tas que pe­dían: «¡Er­hard a la hor­ca!» (Rai­ner Zi­tel­mann, The Po­wer of Ca­pi­ta­lism, Londres, LID, 2019, ca­pí­tu­lo 3). En las elec­cio­nes la CDU, bajo el le­ma er­har­diano: «Eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da o eco­no­mía de mer­ca­do», se im­pu­so a los so­cia­lis­tas, aun­que por un es­tre­cho mar­gen.

Se pro­du­jo en­ton­ces el lla­ma­do «mi­la­gro ale­mán», que fue de­bi­do a esa li­be­ra­li­za­ción, y no al Plan Mars­hall, que tan­to en­tu­sias­ma a los an­ti­li­be­ra­les (Ryan Mc­Ma­ken, «El Plan Mars­hall no es la his­to­ria de éxi­to que pien­sas que es», https://bit.ly/2AGxRKc).

La ta­sa me­dia de cre­ci­mien­to de la ren­ta per cá­pi­ta en la Ale­ma­nia Fe­de­ral su­peró el 9 % anual has­ta co­mien­zos de la dé­ca­da de 1960. El pa­ro prác­ti­ca­men­te se re­du­jo a ce­ro, la in­fla­ción des­apa­re­ció, y el «deu­ts­che­mark» se vol­vió una de las mo­ne­das más fuer­tes del mundo, al tiem­po que Ale­ma­nia se con­ver­tía en una gran po­ten­cia ex­por­ta­do­ra.

Es cier­to que el li­be­ra­lis­mo fue res­trin­gi­do des­pués, con las ma­las con­se­cuen­cias que ca­bía pre­ver, pe­ro fue un so­cia­lis­ta, Ger­hard Schroe­der, el que pro­pi­ció otra vez unas re­for­mas li­be­ra­li­za­do­ras, tam­bién con­tra los sin­di­ca­tos y par­te de la opi­nión pu­bli­ca. El li­be­ra­lis­mo vol­vió a fun­cio­nar.

Por cier­to, des­de la de 1948, nun­ca más hu­bo una huel­ga ge­ne­ral en Ale­ma­nia.

La li­be­ra­li­za­ción de pre­cios pro­du­jo la in­me­dia­ta apa­ri­ción de los bie­nes que fal­ta­ban en las tien­das»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.