DIAGNOSIS JU­DI­CIAL

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - MAR­TA CANALS LARDIÉS Juez y miem­bro de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra

Sal­dre­mo­sSal­dre­mos de és­ta, an­te to­do, por­que la al­ter­na­ti­va no exis­te. Lo ha­re­mos, si bien, cual en­fer­mo cró­ni­co que ya no recuerda con ni­ti­dez cuán­do em­pe­zó to­do; que des­de tiem­po in­me­mo­rial se re­sien­te en ca­da des­per­tar y, re­la­mién­do­se las he­ri­das, an­he­la an­te su en­torno más me­dios para su tra­ta­mien­to. Pro­fun­da­men­te aque­ja­do, im­plo­ra de su fa­cul­ta­ti­vo la ad­mi­nis­tra­ción de do­sis más al­tas o el so­me­ti­mien­to a ensayos clí­ni­cos en bus­ca de una po­si­ble recuperaci­ón. To­tal y co­mo él di­ce, a peor no pue­de ir. Fren­te a ello el doc­tor le re­pi­te la vie­ja can­ti­ne­la: No hay na­da para us­ted, pe­ro le pon­dré otro par de ti­ri­tas.

Pe­se a su pre­ca­rio es­ta­do él in­sis­te, alen­ta­do por los mo­ti­vos tras­cen­den­tes que siem­pre le han guia­do y que no son otros que la uti­li­dad que su desem­pe­ño re­por­ta a la so­cie­dad. Es­te en­fer­mo cró­ni­co no es tan­to el Po­der Ju­di­cial co­mo la ad­mi­nis­tra­ción del mis­mo. Au­tén­ti­co Po­der del Es­ta­do aquel –no obs­tan­te el gui­ño ne­ga­cio­nis­ta de Ma­nuel Aza­ña con oca­sión de la II Re­pú­bli­ca-, que re­cor­de­mos, no se su­bor­di­na a los otros dos pi­la­res de­mo­crá­ti­cos. Pe­se a ello, la ges­tión de sus me­dios ma­te­ria­les y per­so­nal co­rres­pon­de al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas. He aquí una de las pri­me­ras cau­sas de la pa­to­lo­gía que pre­sen­ta nues­tro pa­cien­te:

El plano ju­di­cial pa­trio se con­fi­gu­ra con una su­per­po­si­ción com­ple­ja de en­tes que, coad­yu­van­do a la mi­sión, ge­ne­ran no obs­tan­te evi­den­tes dis­fun­cio­nes. Es­pa­ña se pre­sen­ta co­mo una suer­te de Reino de Tai­fas en el que el jus­ti­cia­ble no pue­de as­pi­rar a la mis­ma efi­cien­cia en la pres­ta­ción del ser­vi­cio se en­cuen­tre en un pue­blo per­di­do de la fal­da del Tei­de o en un ca­se­río jun­to a la desem­bo­ca­du­ra del Ner­vión. Siem­pre ha ha­bi­do cla­ses.

Lo re­co­men­da­ble an­te un en­fer­mo de es­te ca­la­do –que apor­ta

El plano ju­di­cial pa­trio se con­fi­gu­ra con una su­per­po­si­ción com­ple­ja de en­tes que ge­ne­ran evi­den­tes dis­fun­cio­nes

apor­ta un va­lor esen­cial e in­sus­ti­tui­ble al fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co- es acu­dir a una se­gun­da opi­nión an­tes de con­de­nar­lo al os­tra­cis­mo. Re­vi­sión de diag­nós­ti­co que de­be­ría ha­ber­se he­cho ab initio, y no con oca­sión de la pre­sen­te de­ba­cle mo­ti­va­da por el COVID-19, ago­ni­zan­te ya nues­tra Jus­ti­cia, te­ra­péu­ti­ca­men­te en­car­ni­za­da, mal­vi­vien­do a ba­se de apó­si­tos y apa­ños va­rios.

Así, to­mé­mos­le de nue­vo el pul­so a nues­tra do­lien­te ad­mi­nis­tra­ción efec­tuan­do un pa­ra­le­lis­mo con el análisis de los com­po­nen­tes que mi­den la ca­li­dad ca­li­dad de cual­quier or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial; véa­se, con el exa­men de su efi­ca­cia, atrac­ti­vi­dad y uni­dad, re­cor­dan­do que la ca­li­dad es la ca­pa­ci­dad que una or­ga­ni­za­ción po­see para al­can­zar su mi­sión.

Con­tra to­do pro­nós­ti­co de ló­gi­ca aplas­tan­te, y co­mo sa­brá cual­quier ben­ja­mín del Gra­do de ADE, la ma­xi­mi­za­ción de be­ne­fi­cios nun­ca cons­ti­tu­ye la fi­na­li­dad de una em­pre­sa. As­pi­rar ex­clu­si­va­men­te a ello su­pon­dría la des­truc­ción de las vías que ga­ran­ti­zan su sos­te­ni­bi­li­dad. Es una con­di­ción ne­ce­sa­ria, sí, co­mo lo es la hi­dra­ta­ción para un ser hu­mano, lo cual no la con­vier­te en su as­pi­ra­ción vi­tal.

Pa­ra­le­la y fa­tal­men­te, cua­si in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za de la fun­ción pública es que reine una vi­sión me­ca­ni­cis­ta, es­tan­do su mi­sión mal con­ce­bi­da. Así acon­te­ce en el ca­so del fun­cio­na­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, sien­do la más bá­si­ca as­pi­ra­ción la re­duc­ción del nú­me­ro de pro­ce­di­mien­tos se­gui­dos an­te ca­da Juz­ga­do. De he­cho, con­ta­mos con un ele­men­to de me­di­ción: la es­ta­dís­ti­ca tri­mes­tral. De tal for­ma, to­do par­te de un error de con­cep­ción del ob­je­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción. Se alien­ta la me­ra re­ba­ja a des­ta­jo del nú­me­ro de asun­tos, en de­tri­men­to de la orien­ta­ción del ser­vi­cio a ga­ran­ti­zar la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, de ca­li­dad, por par­te de los Tri­bu­na­les. Para ello no hay va­ra de me­dir.

En cuan­to al fac­tor de la atrac­ti­vi­dad, me­di­da en la que una or­ga­ni­za­ción ofre­ce po­si­bi­li­da­des de apren­di­za­je a sus em­plea­dos, la ofer­ta es es­ca­sa para el fun­cio­na­ria­do. A ni­vel in­for­má­ti­co es pa­ten­te su ob­so­les­cen­cia y la vo­ca­ción de di­gi­ta­li­za­ción de la Jus­ti­cia si­gue sien­do, en la vas­ta ma­yo­ría de Par­ti­dos, un es­pe­jis­mo. To­do lo cual, ni su­po­ne un en­ri­que­ci­mien­to para el tra­ba­ja­dor, ni lo­gra fi­de­li­zar­le.

El pa­rá­me­tro de la uni­dad -gra­do de iden­ti­fi­ca­ción de los miem­bros de una or­ga­ni­za­ción con sus ob­je­ti­vos y el va­lor que és­ta da a sus em­plea­dos- tampoco sa­le bien pa­ra­do. La so­bre­car­ga de tra­ba­jo y el al­tí­si­mo “in­te­ri­ni­za­je” di­fi­cul­tan que un tra­ba­ja­dor lo­gre iden­ti­fi­car­se con la mi­sión o uti­li­dad que tiene su la­bor para sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad pre­ten­di­da. Para en­con­trar sen­ti­do al tra­ba­jo co­ti­diano y ali­near­lo con la esen­cia de la Jus­ti­cia, se exi­ge, co­mo mí­ni­mo, do­tar al em­plea­do de es­ta­bi­li­dad en el seno de la or­ga­ni­za­ción que le per­mi­ta sen­tir­se va­lo­ra­do, iden­ti­fi­car­se con los de­más miem­bros, con el ob­je­ti­vo co­mún, y lo­grar ilu­sio­nar­le para su con­se­cu­ción.

Co­mo cual­quier le­go en la ma­te­ria po­dría ha­ber au­gu­ra­do, quie­bran to­dos los pa­rá­me­tros ten­den­tes a me­dir po­si­ti­va­men­te la ca­li­dad de la que go­za la ad­mi­nis­tra­ción de nues­tra Jus­ti­cia.

Pe­se al diag­nós­ti­co, sal­dre­mos de és­ta. Có­mo no vamos a ha­cer­lo, si nos en­con­tra­mos en la mis­ma vie­ja pla­za en la que siem­pre he­mos to­rea­do sa­lien­do ai­ro­sos del duelo a muer­te con el as­ta­do. Con nues­tro tra­je de lu­ces aza­ba­che y vo­ca­ción in­tac­ta, si bien aho­ra con me­nos cal que re­fuer­ce las pro­pie­da­des del al­be­ro. Sa­lir sal­dre­mos, pe­ro es ho­ra de que el ga­leno se de­je de tan­ta ti­ri­ta y se atre­va con un buen tor­ni­que­te que fre­ne la san­gría, per­mi­tién­do­nos apro­ve­char la co­yun­tu­ra para ha­cer­lo por la puer­ta gran­de.

Pe­se al diag­nós­ti­co, sal­dre­mos de és­ta, nos en­con­tra­mos en la mis­ma vie­ja pla­za en la que ya he­mos to­rea­do

LA RA­ZÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.