La de­sola­ción de Pu­jol en su 90 cum­plea­ños

De hé­roe a vi­llano El ex­pre­si­dent la­men­ta el rum­bo de sus su­ce­so­res: «No en­tien­de lo que ve»

La Razón (Cataluña) - - En 60 Segundos Punto De Mira - PI­LAR FE­RRER

El ex pre­si­dent la­men­ta el rum­bo de sus su­ce­so­res y no en­tien­de lo que ve.

An­ciano, des­co­lo­ca­do, des­orien­ta­do por lo que ve. «No en­tien­de lo qué pa­sa o no quie­re en­ten­der­lo». Así des­cri­be un an­ti­guo di­ri­gen­te de CiU el es­ta­do de áni­mo de Jor­di Pu­jol i So­ley, el gran pa­triar­ca de la sa­ga, el hom­bre que go­ber­nó Ca­ta­lu­ña du­ran­te ca­si trein­ta años con un po­der ab­so­lu­to, a sus no­ven­ta años cum­pli­dos el pa­sa­do mar­tes, nue­ve de ju­nio. Con­fi­na­do en su ca­sa bar­ce­lo­ne­sa de la Ron­da del Ge­ne­ral Mi­tre, sólo unos po­cos le han vi­si­ta­do. En­tre ellos, el ex pre­si­den­te y su­ce­sor, Ar­tur Mas, y el ex al­cal­de de la Ciu­dad Con­dal, Xa­vier Trías. No obs­tan­te, an­tes de la pan­de­mia, Pu­jol se­guía re­ci­bien­do a al­gu­nos em­pre­sa­rios, pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res a quie­nes lla­ma di­rec­ta­men­te pa­ra in­tere­sar­se por la ac­tua­li­dad. «¿Qué pa­sa con lo de Nis­san?», les pre­gun­tó a al­gu­nos de ellos an­te el dra­má­ti­co cie­rre de la plan­ta

de au­to­mo­ción en Bar­ce­lo­na. To­dos coin­ci­den en que su gran ob­se­sión es ha­blar de su pa­pel po­lí­ti­co y có­mo se­rá re­cor­da­do. «La his­to­ria re­co­no­ce­rá mi ho­nor», ase­gu­ra a cuan­tos le fre­cuen­tan.

Dos pa­la­bras, el con­cep­to del ho­nor y có­mo pa­sa­rá a la his­to­ria ocu­pan su ca­be­za. «Cree que la gen­te sa­brá dis­tin­guir su le­ga­do po­lí­ti­co de la co­rrup­ción eco­nó­mi­ca», di­ce al­guien muy cer­cano a la fa­mi­lia Pu­jol, que atri­bu­ye las des­di­chas fi­nan­cie­ras más a sus hi­jos que al pro­pio pa­triar­ca. Su úl­ti­ma apa­ri­ción pú­bli­ca tu­vo lu­gar el do­ce de mar­zo, po­co an­tes de de­cre­tar­se el es­ta­do de alar­ma, en un res­tau­ran­te del En­san­che bar­so­la, ce­lo­nés. Po­co des­pués de las dos de la tar­de lle­gó al lo­cal un ma­tri­mo­nio an­ciano, acom­pa­ña­do de un es­col­ta for­ni­do y una cui­da­do­ra. Am­bos se apo­ya­ban en un bas­tón y na­die se acer­có a sa­lu­dar­les pe­ro el mur­mu­llo era pa­ten­te. «Mi­ra, son Pu­jol y la Fe­rru­so­la, que vie­jos es­tán…», su­su­rra­ban los co­men­sa­les. Cuán­tas co­sas han cam­bia­do, del po­der ab­so­lu­to a la na­da. De la ve­ne­ra­ción a la in­di­fe­ren­cia. De «Molt ho­no­ra­ble Pre­si­dent» al oca­so mo­ral. En su en­torno re­co­no­cen que, hoy por hoy, an­te la Ca­ta­lu­ña que fue to­da su vi­da, «Pu­jol es­tá en el ol­vi­do».

Co­bi­ja­dos en una dis­cre­ta me­sa, al almuerzo se unió su hi­jo Oriol, el an­ta­ño del­fín des­ti­na­do a su­ce­der­le, el «he­reu» en po­ten­cia, des­tro­na­do por la co­rrup­ción y el es­cán­da­lo de las ITV. Oriol y su her­mano Jor­di han pi­sa­do la cár­cel y de­ja­ron una es­te­la de cha­pu­zas fi­nan­cie­ras que echa­ron por tie­rra el le­ga­do po­lí­ti­co de su pa­dre. Se­gún per­so­nas cer­ca­nas a la fa­mi­lia, es­to le ob­se­sio­na mu­cho al ex pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, des­lin­dar su ges­tión po­lí­ti­ca de la in­gen­te tra­ma co­rrup­ta, las cuen­tas se­cre­tas en An­do­rra, las co­mi­sio­nes, el cal­va­rio ju­di­cial... «Muy to­ca­do por los tur­bios asun­tos de sus hi­jos y de­sola­do por lo que ve», opinan quie­nes le han vi­si­ta­do. A sus no­ven­ta años, Pu­jol atra­vie­sa un mo­men­to de­li­ca­do, al­go sor­pre­si­vo, an­te lo que su­ce­de en Ca­ta­lu­ña. «¿En qué mo­men­to me equi­vo­qué?», le pre­gun­tó a un gru­po de em­pre­sa­rios en uno de sus en­cuen­tros. «Pre­si­dent, no lo du­de, en la elec­ción de su su­ce­sor, Ar­tur Mas». Es­ta fue la con­tun­den­te res­pues­ta de sus in­ter­lo­cu­to­res, que acu­sa­ron di­rec­ta­men­te a Mas de ser el pri­mer cau­san­te del con­flic­to ca­ta­lán aho­ra, en pa­la­bras del pro­pio Pu­jol, en un ca­lle­jón de muy di­fí­cil sa­li­da. To­do ha­bría si­do muy dis­tin­to, opinan es­tas fuen­tes, si el ele­gi­do hu­bie­ra si­do el di­ri­gen­te de­mo­cris­tiano de Unió, Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da.

Pe­ro el des­tino fue muy di­fe­ren­te. Mu­chos acu­san a Mar­ta Fe­rru­ja­po­ne­sa la po­de­ro­sa e in­flu­yen­te «Do­na», de in­tri­gar has­ta la sa­cie­dad, di­se­ñar una tra­ma de chan­chu­llos eco­nó­mi­cos y un­gir a su pro­te­gi­do, Ar­tur Mas. Un hom­bre de cor­to re­co­rri­do in­te­lec­tual y po­lí­ti­co, un eterno se­gun­dón. «El chi­co de los re­ca­dos del clan», ad­vier­ten con sa­ña an­ti­guos di­ri­gen­tes de CiU. El ba­lan­ce, a la vis­ta es­tá, no pudo ser más pe­no­so. Cuan­do Jor­di Pu­jol con­tem­pla aho­ra su he­ren­cia, el PDECaT y los lí­de­res ac­tua­les, sien­te desa­zón. «Sa­be que es un desas­tre», ad­mi­ten sus ín­ti­mos. El ex pre­si­den­te no man­tie­ne re­la­ción con nin­guno, a ex­cep­ción de Ar­tur Mas, Xa­vier Trías y po­cos más. Su círcu­lo se cir­cuns­cri­be a al­gu­nos em­pre­sa­rios, an­ti­guos co­la­bo­ra­do­res en la Ge­ne­ra­li­tat y al­gu­nos pe­rio­dis­tas. La muer­te de quien fue su gran ami­go, el po­de­ro­so con­se­ller Ma­cià Ala­ve­dra, y su es­po­sa Do­ris, le de­jó muy to­ca­do.

Quié­nes le fre­cuen­tan in­sis­ten: «A Pu­jol no le gus­ta lo que ve y tam­po­co lo en­tien­de». Él se de­fi­ne co­mo un hom­bre de Es­ta­do, que ne­go­ció siem­pre muy há­bil­men­te con los pre­si­den­tes Fe­li­pe Gon­zá­lez y José Ma­ría Az­nar. «Ti­ra­ba de la cuer­da, pe­ro sa­bía has­ta dón­de pa­ra sa­car ré­di­to», ase­gu­ran es­tas fuen­tes, que ob­ser­van al ex pre­si­den­te bas­tan­te de­sola­do. Al cal­va­rio ju­di­cial de la fa­mi­lia, los pro­ce­sos de sus hi­jos, se unen aho­ra los pro­ble­mas de sa­lud. Pu­jol co­jea, ne­ce­si­ta apo­yar­se en un bas­tón y agu­di­zó su sor­de­ra. Su es­po­sa, Mar­ta Fe­rru­so­la, la in­flu­yen­te «Do­na» que ma­ne­jó tan­tos hi­los en Ca­ta­lu­ña, tam­po­co pa­sa hoy por un buen mo­men­to aque­ja­da de al­gu­nos pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos, es­te mes cum­pli­rá ochen­ta y cin­co años. En el en­torno de la fa­mi­lia, la dis­cre­ción es to­tal, pe­ro na­die nie­ga que so­bre el clan más po­de­ro­so que un día lo fue to­do en Ca­ta­lu­ña los vien­tos so­plan des­fa­vo­ra­bles. «Mal pa­ga­dos», sue­le de­cir Fe­rru­so­la, de quién mu­chos así la de­fi­nen: «Siem­pre fue una ar­pía».

Se­gún quie­nes le vi­si­tan, Pu­jol no aca­ba de en­ten­der el ra­di­ca­lis­mo de sus su­ce­so­res y es­tá pro­fun­da­men­te de­sen­can­ta­do con Ar­tur Mas. El «he­reu» que sus­ti­tu­yó a su hi­jo Oriol, el del­fín lla­ma­do a los gran­des des­ti­nos que se que­dó en el ca­mino por su impu­tación en el ca­so de las ITV, apa­re­ce hoy co­mo su­gran­fra­ca­so.«¿Mee­qui­vo­qué?», in­sis­te el pa­triar­ca en su pre­gun­ta. Sí, des­de lue­go. Mas no qui­so o, tal vez, ni si­quie­ra su­po li­de­rar una re­la­ción con Ma­drid que Pu­jol y sus hom­bres en el Con­gre­so de los Dipu­tados, en es­pe­cial Miquel Ro­ca y Jo­sep An­to­ni Du­rán Llei­da, siem­pre bor­da­ron. «De ser un lobby in­flu­yen­te a una al­ga­ra­da ca­lle­je­ra». Es­ta es la re­fle­xión del hom­bre an­ciano, tris­te, pe­ro aún con bue­na ca­be­za, que les tras­la­da a los in­ter­lo­cu­to­res en sus en­cuen­tros. Mu­chos de ellos no ocul­tan sus fuer­tes crí­ti­cas ha­cia Ar­tur Mas, a quien acu­san de ser el pri­mer cóm­pli­ce del con­flic­to.

El día de su cum­plea­ños, Mas acu­dió a la ca­sa de los Pu­jol en Bar­ce­lo­na, tras ha­ber pa­sa­do el con­fi­na­mien­to en su ca­sa de Vi­lla­sar de Mar. Se­gún fuen­tes de la fa­mi­lia, tam­bién re­ci­bió una lla­ma­da del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­lit, Quim To­rra, aun­que no cons­ta la del fu­gi­ti­vo Car­les Puig­de­mont. Al­gu­nos an­ti­guos con­se­je­ros le en­via­ron te­le­gra­mas, y po­co más. En su úl­ti­ma apa­ri­ción pú­bli­ca, en el res­tau­ran­te del En­san­che, sólo un camarero le lla­mó Pre­si­dent. Atrás que­da la re­ve­ren­cia, la ve­ne­ra­ción y el que­rer ha­cer­se fotos con el po­lí­ti­co más po­de­ro­so de Ca­ta­lu­ña. Hé­roe pa­ra unos, vi­llano pa­ra otros, el gran pa­triar­ca Jor­di Pu­jol vi­ve, a sus no­ven­ta años, en el ol­vi­do.

Es­tá pro­fun­da­men­te de­sen­can­ta­do con Mas. Su en­torno cree que la elec­ción de su ‘he­re­de­ro’ po­lí­ti­co fue el gran error de Pu­jol: Era un se­gun­dón. El chi­co de los re­ca­dos en CiU»

Su gran ob­se­sión es ha­blar de có­mo se­rá re­cor­da­do. ‘‘La his­to­ria re­co­no­ce­rá mi ho­nor’’, ase­gu­ra él. ‘‘Cree que la gen­te sa­brá dis­tin­guir su le­ga­do de la co­rrup­ción’’, se­ña­lan quie­nes le vi­si­tan»

SHOOTING

El ex pre­si­den­te re­gio­nal de Ca­ta­lu­ña, Jor­di Pu­jol, en una ima­gen de archivo, a la sa­li­da de su ca­sa en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.