Yo es­toy con Es­car­la­ta

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Cé­sar Vidal

Ha­ceHa­ce po­cos años, el je­fe de po­li­cía de Ba­ton Rou­ge, Loui­sia­na, ca­li­fi­có a Black Li­ves Mat­ter co­mo gru­po de­di­ca­do a pro­vo­car el odio. La afir­ma­ción pro­ce­día de un agen­te ne­gro, pe­ro, se pien­se lo que se pien­se, la reali­dad es que aho­ra su­fri­mos un ven­da­val pe­li­gro­so de cen­su­ra. En Es­ta­dos Uni­dos, es­ta se­ma­na se ha lle­va­do por de­lan­te la se­rie COPS que des­cri­be de ma­ne­ra real, di­rec­ta y ve­rí­di­ca el tra­ba­jo de la po­li­cía y «Lo que el vien­to se lle­vó». Lo de COPS era pre­vi­si­ble por­que, en los epi­so­dios, los po­li­cías se jue­gan la vi­da no po­cas ve­ces con­tra de­lin­cuen­tes ne­gros en lu­gar de ca­zar a las mi­no­rías ét­ni­cas co­mo si fue­ran per­di­ces. Lo se­gun­do re­sul­ta aún más gra­ve por­que «Lo que el vien­to se lle­vó» es una de las pe­lí­cu­las más ex­tra­or­di­na­rias de la His­to­ria. Tam­bién es ob­vio lo que se con­tem­pla en su me­tra­je. Por ejem­plo, en «Lo que el vien­to se lle­vó» se mues­tra el amor a la fa­mi­lia co­mo ga­ran­tía de que in­clu­so una so­cie­dad arra­sa­da por la gue­rra ci­vil po­drá le­van­tar­se so­bre sus ce­ni­zas y so­bre­vi­vir. Así se per­ci­be en la Es­car­la­ta que po­ne a Dios por tes­ti­go de que ni ella ni los su­yos pa­sa­rán ham­bre. Tam­bién apa­re­cen mu­je­res que, le­jos de odiar a los hom­bres, los aman y apo­yan. El ma­tri­mo­nio es una ins­ti­tu­ción esen­cial pa­ra la fe­li­ci­dad de los se­res hu­ma­nos (Me­la­nia y Ash­ley) y su fra­ca­so es más que tris­te (Es­car­la­ta y Rhett). El amor a la pa­tria es­tá por en­ci­ma de con­ve­nien­cias e in­tere­ses, co­mo se ve cuan­do el cí­ni­co Rhett re­gre­sa pa­ra de­fen­der Atlanta. Pa­ra col­mo, las re­la­cio­nes in­ter­ra­cia­les no se ba­san en el odio ni en el en­fren­ta­mien­to sal­vo la de­ma­go­gia de los po­lí­ti­cos que bus­can el vo­to. Fi­nal­men­te, ha­cen ac­to de pre­sen­cia no­ble­za y pa­trio­tis­mo, ho­nor y valentía, es­pí­ri­tu de lu­cha y amor, hom­bres y mu­je­res dig­nos de ese nom­bre. No se ex­clu­yen tam­po­co los de­fec­tos, ca­ren­cias y de­bi­li­da­des del ser hu­mano que es el que es y no lo que desean los in­ge­nie­ros so­cia­les. Arran­car esa pe­lí­cu­la – co­mo en su día «Can­ción del sur»– de la pro­yec­ción es sólo una de­mos­tra­ción de la in­men­sa es­tu­pi­dez, la co­lo­sal mal­dad y la per­ver­sión gi­gan­tes­ca pro­pias de la agen­da glo­ba­lis­ta. Qui­zá al­gu­nos con­si­de­ren que es­tas afir­ma­cio­nes mías cons­ti­tu­yen una mues­tra de ra­cis­mo. Pues co­mo le di­jo Rhett a Es­car­la­ta, «fran­ca­men­te, me im­por­ta un ble­do».

El amor a la pa­tria es­tá por en­ci­ma de con­ve­nien­cias e in­tere­ses, co­mo se ve cuan­do el cí­ni­co Rhett re­gre­sa pa­ra de­fen­der Atlanta»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.