«En la lu­cha an­ti­ta­ba­co, el to­do o na­da nos lle­va al fra­ca­so»

Me­sa de De­ba­te so­bre Re­duc­ción del Da­ño en el Tabaquismo Ex­per­tos sa­ni­ta­rios cri­ti­can la fal­ta de una es­tra­te­gia ho­lís­ti­ca que in­clu­ya las al­ter­na­ti­vas a los ci­ga­rri­llos co­mo he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria pa­ra quie­nes no pue­den de­jar de fu­mar

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - A. MAISANABA-

La lu­cha con­tra el tabaquismo ne­ce­si­ta una re­no­va­ción de mé­to­dos adap­ta­dos a nues­tra reali­dad y una aper­tu­ra de mi­ras por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes y de la co­mu­ni­dad mé­di­ca. A pe­sar de la am­plia re­gu­la­ción y de los tra­ta­mien­tos de ce­sa­ción dis­po­ni­bles, en Es­pa­ña se ha pro­du­ci­do un re­pun­te en la pre­va­len­cia de fu­ma­do­res dia­rios, has­ta el 34% de la po­bla­ción, se­gún la en­cues­ta EDA­DES, ela­bo­ra­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Du­ran­te años, la ni­co­ti­na se ha con­si­de­ra­do el pro­ble­ma cuan­do en reali­dad es par­te im­por­tan­te de la so­lu­ción, co­mo se pu­so de ma­ni­fies­to en la me­sa de aná­li­sis y de­ba­te or­ga­ni­za­da por LA RA­ZÓN en co­la­bo­ra­ción con Philip Mo­rris. El ac­to con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de ex­per­tos mé­di­cos co­mo Nes­tor Szer­man, je­fe de Sa­lud Men­tal Re­ti­ro del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid; Ma­ri­sa Ro­me­ro, mé­di­co de Aten­ción Pri­ma­ria en el Cen­tro de Sa­lud Pa­vo­nes de Ma­drid y es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria; Vi­ven­cio Ba­rrios, mé­di­co ad­jun­to del Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ra­món y Ca­jal de Ma­drid; y José Mi­guel Ro­drí­guez, je­fe del Ser­vi­cio de Neu­mo­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Al­ca­lá de He­na­res.

Los dos pi­la­res en los que se fun­da­men­ta la lu­cha con­tra el tabaquismo son «la pre­ven­ción y la ce­sa­ción. El pri­me­ro con­sis­te en evi­tar que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se su­men al há­bi­to de fu­mar, y la ce­sa­ción, por su par­te, pro­mue­ve ac­tua­ción pa­ra que los fu­ma­do­res de­jen de fu­mar. A es­tos úl­ti­mos, des­de el 1 de enero de es­te año, se les es­tá fi­nan­cian­do fi­nan­cian­do el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co pa­ra fre­nar esa con­duc­ta». El doc­tor Ro­drí­guez la­men­ta que es­te ti­po de fár­ma­cos so­lo «son efec­ti­vos pa­ra una se­lec­ción de pa­cien­tes que, en el me­jor de los ca­sos, es el 20%». El je­fe del Ser­vi­cio de Neu­mo­lo­gía del Hos­pi­tal de Al­ca­lá de He­na­res re­cal­có que el ob­je­ti­vo del mé­di­co siem­pre es que el pa­cien­te de­je de fu­mar, y pre­ci­sa­men­te por eso cree que una ter­ce­ra vía com­ple­men­ta­ria a las exis­ten­tes es ne­ce­sa­ria pa­ra aque­llos que son al­ta­men­te de­pen­dien­tes y no quie­ren de­jar­lo. Ro­drí­guez apues­ta por abrir la puer­ta a otros pro­duc­tos con ni­co­ti­na que su­pon­gan una me­jor alternativ­a pa­ra es­te co­lec­ti­vo. «No po­de­mos aban­do­nar a su suer­te a ese ter­cio de la po­bla­ción que si­gue fu­man­do y que no con­si­gue de­jar­lor pe­se a los tra­ta­mien­tos. La cla­ve es­tá en se­guir apor­tan­do ni­co­ti­na, pe­ro de otras for­mas, in­ten­tan­do evi­tar el com­po­nen­te tó­xi­co», in­di­có.

Un con­cep­to asen­ta­do

Szer­man sos­tu­vo que el tabaquismo es un pro­ble­ma muy gra­ve, has­ta el pun­to de ser la prin­ci­pal cau­sa de mor­ta­li­dad pa­ra los aque­ja­dos de en­fer­me­da­des men­ta­les. «Es­te ti­po de pa­cien­tes vi­ven de me­dia 15 años me­nos», de­cla­ró. La pro­pia Ro­me­ro, mé­di­co de Aten­ción Pri­ma­ria, lo ve en su con­sul­ta a dia­rio: «Ten­go pa­cien­tes que es­tán desesperad­os por­que no pue­den de­jar de fu­mar y si exis­ten al­ter­na­ti­vas me­jo­res, te­ne­mos que ofre­cér­se­las». La re­duc­ción del da­ño no es al­go nue­vo, es un con­cep­to muy asen­ta­do en­tre la co­mu­ni­dad mé­di­co-cien­tí­fi­ca que ha da­do re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos en otros cam­pos co­mo ya su­ce­dió en la década de los 90 con la me­ta­do­na co­mo tra­ta­mien­to pa­ra los adic­tos a la he­roí­na. En ese sen­ti­do, el doc­tor Nés­tor Szer­man con­si­de­ra que la ni­co­ti­na, le­jos de ser el pro­ble­ma, es par­te de la so­lu­ción a la ho­ra de re­du­cir el pro­ble­ma del tabaquismo. Se­gún Ba­rrios, «la ni­co­ti­na pro­du­ce efec­tos que na­da tie­nen que ver con las sus­tan­cias tó­xi­cas pre­sen­tes en el hu­mo, pe­ro pro­ba­ble­men­te se le echa la cul­pa in­jus­ta­men­te por ig­no­ran­cia o sim­ple­men­te por­que es más fá­cil cen­trar­lo en ella».

Ro­me­ro la­men­tó que al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas exi­jan a sus pa­cien­tes que de­jen de con­su­mir a sa­bien­das de que no lo van a con­se­guir, sin ofre­cer­les otras al­ter­na­ti­vas con ni­co­ti­na. Igual­men­te, ex­po­ne su ex­pe­rien­cia en con­sul­ta des­de la en­tra­da en vi­gor de la fi­nan­cia­ción de los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos. «En enero he dis­pen­sa­do el tra­ta­mien­to a 23 pa­cien­tes y al mes nin­guno ha­bía vuel­to a la con­sul­ta», ex­pli­ca, por lo que los da­tos de efi­ca­cia son ba­jos. «Es di­ne­ro ti­ra­do», apun­taa. En es­te sen­ti­do, Jose Mi­guel Ro­drí­guez se­ña­la que «a fi­nal del año, se ten­drá que re­eva­luar si la fi­nan­cia­ción de es­tos tra­ta­mien­tos por par­te del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad es­tá sien­do real­men­te efi­cien­tes».

El há­bi­to de fu­mar y el co­les­te­rol son los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go pa­ra las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Por ello, el car­dió­lo­go Vi­ven­cio Ba­rrios sos­tu­vo que lo más im­por­tan­te es rea­li­zar to­dos los es­fuer­zos ne­ce­sa­rios pa­ra con­se­guir que el pa­cien­te de­je de fu­mar. «Lo ló­gi­co es que lo ha­gan, pe­ro es­to es­tá muy le­jos de la reali­dad», se­ña­la. En­tre el 15% y el 18% de los pa­cien­tes con com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res son fu­ma­do­res y más de la mi­tad de los su­je­tos que

fu­ma­ban an­tes de su­frir un in­far­to de mio­car­dio si­gue en­gan­cha­do a los ci­ga­rri­llos a los seis me­ses, se­gún Eu­roes­pi­re. «In­sis­ti­mos en que lo de­jen por­que es el me­jor tra­ta­mien­to, pe­ro si no lo con­si­guen hay que bus­car otra op­ción». En es­tos ca­sos con­cre­tos, Ba­rrios es par­ti­da­rio de ofre­cer una alternativ­a que no pro­duz­ca la ma­yo­ría de las sus­tan­cias tó­xi­cas que es­tán pre­sen­tes en el hu­mo del ta­ba­co de com­bus­tión pa­ra re­du­cir así el da­ño del tabaquismo.

Pa­ra José Mi­guel Ro­drí­guez, el au­men­to de la pre­va­len­cia tie­ne que ver con que los efec­tos de la ley an­ti­ta­ba­co se han ido di­lu­yen­do. Se­gún el neu­mó­lo­go, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la nor­ma es pro­te­ger a los no fu­ma­do­res en lu­gar de ayu­dar a que la gen­te de­je de fu­mar. La im­plan­ta­ción de los es­pa­cios li­bres de hu­mo hi­zo que «mu­chos se plan­tea­ran de­jar de fu­mar por­que es un in­cor­dio en de­ter­mi­na­dos si­tios», ex­pli­có. Por es­ta ra­zón, es ne­ce­sa­rio que el en­fo­que in­te­gre to­das las es­tra­te­gias po­si­bles y que se abra la vía de re­duc­ción del da­ño.

En su lu­cha con­tra el tabaquismo, el Go­bierno an­tes del es­ta­do de alar­ma plan­teó en­du­re­cer la ley pa­ra am­pliar los es­pa­cios li­bres de hu­mo y su­bir los im­pues­tos del ta­ba­co. Avan­zar en es­ta lí­nea «va a in­hi­bir a los jóvenes por­que no tie­nen di­ne­ro, pe­ro cas­ti­ga al adic­to, que no pue­de ele­gir en­tre fu­mar y fu­mar me­nos», ex­pli­có Nes­tor Szer­man. A pe­sar de al­gu­nas dis­cre­pan­cias, los ex­per­tos se mos­tra­ron de acuer­do en que cen­trar­se en la abs­ti­nen­cia es un error. «Lo he­mos vis­to en EEUU, la es­tra­te­gia ba­sa­da en la abs­ti­nen­cia ha fra­ca­sa­do, pe­ro si­gue ha­bien­do una co­rrien­te mo­ra­lis­ta muy im­por­tan­te», ad­vir­tió Szer­man.

Pa­ra Vi­ven­cio Ba­rrios, la ley an­ti­ta­ba­co su­pu­so un «avan­ce enor­me» por­que re­du­jo el há­bi­to. El car­dió­lo­go pre­fi­rió no cen­trar las crí­ti­cas en una u otra me­di­da, sino abra­zar to­das aque­llas ini­cia­ti­vas que ayu­den a dis­mi­nuir la pre­va­len­cia. La fis­ca­li­dad, las nue­vas re­gu­la­cio­nes, los cur­sos on­li­ne o el uso de fár­ma­cos son «es­tra­te­gias vá­li­das», pe­ro el car­dió­lo­go con­si­de­ra que se de­be desa­rro­llar un pro­gra­ma in­te­gral don­de tam­bién se ten­gan en cuen­ta las al­ter­na­ti­vas, ya que pue­den ser de ayu­da pa­ra los que no pue­den de­jar­lo. «Aplau­do cual­quier ini­cia­ti­va re­gu­la­to­ria, que se en­du­rez­can, pe­ro que no se ol­vi­den de es­tas al­ter­na­ti­vas me­nos da­ñi­nas», aña­dió. Ha lle­ga­do un mo­men­to en el que la for­ma trad­cio­nal de lu­char con­tra el tabaquismo ha to­ca­do te­cho. Pe­ro, ¿qué ha po­di­do fa­llar? El car­dió­lo­go Vi­ven­cio Ba­rrios cree que no se ha afron­ta­do el pro­ble­ma de una for­ma crí­ti­ca y pu­so el ca­so de Reino Uni­do co­mo ejem­plo a se­guir. Allí, don­de la ta­sa de fu­ma­do­res es in­fe­rior a la española, la es­tra­te­gia ha si­do «glo­bal» por­que no se pue­den des­car­tar vías de avan­ce pa­ra el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes. En Es­pa­ña se ha op­ta­do por to­mar una ac­ti­tud de­fen­si­va y me­ter en el mis­mo sa­co el va­peo y el ci­ga­rri­llo tra­di­cio­nal, cuan­do son pro­duc­tos di­fe­ren­tes.

Por su par­te, Nes­tor Szer­man re­fle­xio­nó so­bre por qué no se to­man me­di­das efec­ti­vas y se ha de­ci­di­do apos­tar por tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos, cu­yo éxi­to no es ni mu­cho me­nos el es­pe­ra­do. El mo­ti­vo es que «hay de­cla­ra­cio­nes car­ga­das de mo­ral y de po­ca evi­den­cia cien­tí­fi­ca». Pa­ra el je­fe de Sa­lud Men­tal Re­ti­ro del Hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón, «los fár­ma­cos, co­mo la va­re­ni­cli­na, son bue­nos, aun­que no ayu­dan a to­do el mun­do, por lo que es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a otras es­tra­te­gias».

Los ex­per­tos coin­ci­die­ron en el «des­co­no­ci­mien­to to­tal» que exis­te so­bre las al­ter­na­ti­vas y so­bre la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ya exis­ten­te, no so­la­men­te en­tre los fu­ma­do­res, sino tam­bién en­tre la cla­se mé­di­ca. A es­te des­co­no­ci­mien­to con­tri­bu­ye, en opinión del car­dió­lo­go, la exis­ten­cia de «ba­rre­ras pa­ra que es­te co­no­ci­mien­to se di­fun­da»; las «opi­nio­nes mo­ra­lis­tas que no per­mi­ten adop­tar otras me­di­das com­ple­men­ta­rias», aña­de Szer­man, y la pre­sión de otras so­cie­da­des mé­di­cas que ha­cen que las au­to­ri­da­des du­den en adop­tar una ac­ti­tud más abier­ta e in­te­gral co­mo la que adop­tan paí­ses co­mo Reino Uni­do. Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en es­te pun­to en la im­por­tan­cia de apo­yar la in­ves­ti­ga­ción, de ba­sar las de­ci­sio­nes en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca exis­ten­te por­que, co­mo se­ña­la el psiquiatra, «el to­do o na­da so­lo nos lle­va al fra­ca­so».

«No po­de­mos aban­do­nar a su suer­te al que no de­ja de fu­mar pe­se a los tra­ta­mien­tos. La cla­ve es­tá en se­guir apor­tan­do ni­co­ti­na, pe­ro de otras for­mas, in­ten­tan­do evi­tar el com­po­nen­te tó­xi­co»

José Mi­guel Ro­drí­guez Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Prín­ci­pe de As­tu­rias Al­ca­lá de He­na­res

Lo he­mos vis­to en EE UU, la es­tra­te­gia ba­sa­da en la abs­ti­nen­cia ha fra­ca­sa­do, pe­ro si­gue ha­bien­do una co­rrien­te mo­ra­lis­ta muy im­por­tan­te»

Nes­tor Szer­man Hos­pi­tal Ge­ne­ral Uni­ver­si­ta­rio Gre­go­rio Ma­ra­ñón

«Los mé­di­cos in­sis­ti­mos en que los pa­cien­tes de­jen de fu­mar por­que es el me­jor tra­ta­mien­to, pe­ro si no lo con­si­guen hay que bus­car otra op­ción»

Vi­ven­cio Ba­rrios Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Ra­mon y Ca­jal

Arri­ba, Nes­tor Szer­man y Ma­ri­sa Ro­me­ro. De­ba­jo, José Mi­guel Ro­drí­guez y Vi­ven­cio Ba­rrios

CONNIE G. SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.