Ca­ce­ría fis­cal a la cla­se me­dia: subida al dié­sel y «ta­sa To­bin»

MÁS DE DOS MI­LLO­NES DE HO­GA­RES TIE­NEN AC­CIO­NES Y EL 45% UNA SE­GUN­DA PRO­PIE­DAD So­lo el 0,5% de los con­tri­bu­yen­tes es­pa­ño­les ga­na más de 130.000 eu­ros al año

La Razón (Cataluña) - - Economía - H. Mon­te­ro -

Es­pa­ña es un país de cla­se me­dia. Lo re­fle­ja la reali­dad y lo con­fir­man las es­ta­dís­ti­cas, con un 76% de pro­pie­ta­rios de vi­vien­das, un por­cen­ta­je muy su­pe­rior a los paí­ses de nues­tro en­torno, y un 45% de los ho­ga­res con ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios que no son pri­me­ra vi­vien­da. Los da­tos in­di­can que hay ca­si un millón de es­pa­ño­les con un pa­tri­mo­nio su­pe­rior al millón de eu­ros, pe­ro tam­bién que hay mu­chas fa­mi­lias con in­gre­sos muy in­fe­rio­res a la me­dia eu­ro­pea que tie­nen tres ca­sas: la vi­vien­da ha­bi­tual, un apar­ta­men­to en la pla­ya y la ca­sa del pue­blo. Es­pa­ña es tam­bién un país de em­pre­sas fa­mi­lia­res. So­lo 4.650 su­pe­ran los 250 tra­ba­ja­do­res por 1,3 mi­llo­nes con una plan­ti­lla in­fe­rior y 1,5 mi­llo­nes de au­tó­no­mos sin asa­la­ria­dos. Las gran­des em­pre­sas ape­nas re­pre­sen­tan un 0,16% de las so­cie­da­des ins­cri­tas. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa Fa­mi­liar, el 88,8% de las em­pre­sas es­pa­ño­las que tie­nen a las fa­mi­lias co­mo nú­cleo ge­ne­ran el 66,7% del em­pleo y el 57,1% del PIB.

Con es­ta con­fi­gu­ra­ción, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble que un in­cre­men­to de la pre­sión fis­cal no ter­mi­ne por afec­tar a la cla­se me­dia y a los pequeños em­pre­sa­rios, por mu­cho que el Go­bierno de coa­li­ción so­cial­co­mu­nis­ta se em­pe­ñe en afir­mar que el desor­bi­ta­do in­cre­men­to del gas­to «lo pa­ga­rán los ri­cos». La mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, lo rei­te­ró en su úl­ti­ma com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so de los Dipu­tados: la subida de im­pues­tos «no afec­ta­rá ni al aho­rro de las fa­mi­lias ni a las py­mes», al re­fe­rir­se al im­pac­to en la apli­ca­ción de la lla­ma­da «ta­sa To­bin». El im­pues­to, que pre­vé re­cau­dar 850 mi­llo­nes de eu­ros, con­sis­te en gra­var con un 0,2% las ope­ra­cio­nes de ad­qui­si­ción de ac­cio­nes de so­cie­da­des es­pa­ño­las, con in­de­pen­den­cia de la re­si­den­cia de los agen­tes que in­ter­ven­gan, siem­pre que sean em­pre­sas co­ti­za­das y que el va­lor de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de la so­cie­dad sea su­pe­rior a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún la mi­nis­tra, el im­pues­to ser­vi­rá pa­ra «re­du­cir las dis­tor­sio­nes en la com­pe­ten­cia, des­alen­tar prác­ti­cas es­pe­cu­la­ti­vas y arries­ga­das y pre­ve­nir fu­tu­ras cri­sis» ya que exis­te «un pri­vi­le­gio inacep­ta­ble y un agra­vio pa­ra el con­jun­to de los con­tri­bu­yen­tes».

Con es­tos ar­gu­men­tos, la coa­li­ción tra­ta de vin­cu­lar las ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les con la es­pe­cu­la­ción y no con el aho­rro o la in­ver­sión, pe­se a que más de dos mi­llo­nes de ho­ga­res tie­nen ac­cio­nes de co­ti­za­das, mu­chos de ellos pen­sio­nis­tas que man­tie­nen tí­tu­los con so­le­ra des­de que, con el «desa­rro­llis­mo», el es­pa­ñol de a pie, el del 600 y el apar­ta­men­to en la pla­ya, se atre­vie­ra con las «te­le­fó­ni­cas».

La par­ti­ci­pa­ción de las fa­mi­lias es­pa­ño­las en la pro­pie­dad de ac­cio­nes co­ti­za­das de em­pre­sas es­pa­ño­las ron­da el 17,2%, se­gún los da­tos de BME, lo que aclara que las in­ver­sio­nes en bol­sa no son co­sa de cua­tro oron­dos fu­ma­do­res de pu­ros que que­man bi­lle­tes pa­ra pren­der sus ha­ba­nos cual mi­llo­na­rio del Mo­no­poly.

Y es que la cla­se me­dia española es más ex­ten­sa de lo que el Go­bierno da a en­ten­der. De acuer­do a la úl­ti­ma En­cues­ta Fi­nan­cie­ra de las Fa­mi­lias (EFF), la ri­que­za ne­ta me­dia­na de los ho­ga­res es de 115.100 eu­ros y la me­dia, de 253.000 eu­ros. Da­tos ofi­cia­les del Ban­co de Es­pa­ña.

Más re­se­ña­ble es la dis­po­si­ción de esa ri­que­za, ya que un 97,6% de las fa­mi­lias es­pa­ño­las po­see al­gún ti­po de ac­ti­vo, real o fi­nan­cie­ro. Los ac­ti­vos reales cons­ti­tu­yen el 80% del va­lor de los ac­ti­vos to­ta­les de los ho­ga­res. Es­ta pro­por­ción dis­mi­nu­ye al au­men­tar la ren­ta. Es de­cir, a ma­yor ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, me­nor es el pe­so de los ac­ti­vos reales y ma­yor el de los fi­nan­cie­ros. Sin em­bar­go, in­clu­so pa­ra las fa­mi­lias con ma­yor ren­ta, los ac­ti­vos reales si­guen re­pre­sen­tan­do una par­te ele­va­da del to­tal (72,2%). La vi­vien­da es el ac­ti­vo más im­por­tan­te de las fa­mi­lias, ya que im­pli­ca el 54,2% del va­lor de los ac­ti­vos reales pa­ra el con­jun­to de los ho­ga­res y un 43,3% del va­lor de los ac­ti­vos to­ta­les. A con­ti­nua­ción, los dos ac­ti­vos de ma­yor pe­so son los cons­ti­tui­dos por otras pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, que re­pre­sen­tan el 35,3% de los ac­ti­vos reales y el 28,3% de los to­ta­les.

En de­fi­ni­ti­va, los aho­rros de los es­pa­ño­les es­tán, so­bre to­do, en el la­dri­llo. Y eso pe­se a que, tras la an­te­rior cri­sis, con su ex­ten­sión in­mo­bi­lia­ria, y la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, se re­du­jo en 9 pun­tos el pe­so de los ac­ti­vos reales so­bre el to­tal, con las se­gun­das re­si­den­cias ni­ve­lan­do la caída del pe­so de la vi­vien­da prin­ci­pal.

El 84,6% de las fa­mi­lias tie­ne al­gún ti­po de ac­ti­vo real con un va­lor me­diano de 156.000 eu­ros. El por­cen­ta­je de ho­ga­res pro­pie­ta­rios de su vi­vien­da prin­ci­pal es del 75,9% mien­tras que un 45% de los ho­ga­res son pro­pie­ta­rios de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios que no son su vi­vien­da prin­ci­pal. Más con­cre­ta­men­te, un 31,9% po­see una vi­vien­da que no es su vi­vien­da prin­ci­pal, se­gui­do, por or­den de im­por­tan­cia, de un 13,8% que po­see solares y fin­cas. Un 11,4% de los ho­ga­res tie­nen ac­ti­vos en ne­go­cios re­la­cio­na­dos con ac­ti­vi­da­des por cuen­ta pro­pia de al­gún miem­bro del ho­gar.

Pe­ro a pe­sar del fuer­te pe­so de la vi­vien­da, los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros re­pre­sen­tan un 20% de la ri­que­za de las fa­mi­lias. Por or­den de im­por­tan­cia, se en­cuen­tran los pla­nes de pen­sio­nes (16,2%), las par­ti­ci­pa­cio­nes (13,8%), las ac­cio­nes co­ti­za­das (13%), los fon­dos de in­ver­sión (9,4%) y los va­lo­res de ren­ta fi­ja (0,3%), se­gún los da­tos de la EFF de 2017. Los ho­ga­res con ma­yo­res ren­tas in­vier­ten un 20% en par­ti­ci­pa­cio­nes o ac­cio­nes co­ti­za­das, mien­tras que pa­ra el res­to de los ho­ga­res el pe­so de es­tos pro­duc­tos es me­nor del 6%.

En cual­quier ca­so, un 11,6% de los ho­ga­res es­pa­ño­les po­seen de

El te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol es fa­mi­liar: so­lo 4.650 em­pre­sas su­pe­ra­ban an­tes del co­ro­na­vi­rus los 250 tra­ba­ja­do­res

ma­ne­ra di­rec­ta ac­cio­nes co­ti­za­das en bol­sa, lo que re­pre­sen­ta 2,1 mi­llo­nes de ho­ga­res de los 18,6 mi­llo­nes re­gis­tra­dos. Y no es so­lo co­sa de cla­ses al­tas o me­dias. El 2,8% de los ho­ga­res con me­nor dis­tri­bu­ción de ren­ta tie­nen ac­cio­nes co­ti­za­das. El va­lor me­diano acu­mu­la­do es de 6.900 eu­ros.

Ade­más, un 7% de los ho­ga­res tie­ne fon­dos de in­ver­sión con un sal­do me­diano de 28.000 eu­ros. El cre­cien­te pe­so de los Fon­dos de In­ver­sión en las car­te­ras de los es­pa­ño­les, por su ven­ta­jo­so tra­ta­mien­to fis­cal, ex­pli­ca en par­te es­ta me­nor par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de los pequeños in­ver­so­res en bol­sa. Pe­ro to­do po­dría sal­tar por los ai­res con los pla­nes pa­ra eli­mi­nar las de­duc­cio­nes de es­tos pla­nes de aho­rro en fa­vor de los fon­dos de em­pre­sa.

En cual­quier ca­so, los re­si­den­tes aún do­mi­nan la ma­yo­ría de la bol­sa española a pe­sar de que los «ex­tran­je­ros» con­tro­lan un 48% de la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de las co­ti­za­das es­pa­ño­las. Esos «re­si­den­tes», des­de los ho­ga­res con más re­cur­sos a los que me­nos tie­nen, se­rán quie­nes pa­guen la «ta­sa To­bin» de for­ma di­rec­ta o di­fe­ri­da ya que, se­gún los cálcu­los de In­ver­co, es­te im­pues­to re­du­ci­rá, por ejem­plo, un 6% la ren­ta­bi­li­dad de los pla­nes de pen­sio­nes du­ran­te 25 años.

Pe­ro el Go­bierno de Sánchez tie­ne pla­nes re­cau­da­to­rios más am­bi­cio­sos. El mi­nis­tro de In­clu­sión, Se­gu­ri­dad So­cial y Mi­gra­cio­nes, José Luis Es­cri­vá, lo des­li­zó en su úl­ti­ma com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so. Se­gún di­jo, el Eje­cu­ti­vo es­pe­ra a la re­vi­sión en la que tra­ba­ja la Au­to­ri­dad Fis­cal (AIReF) so­bre be­ne­fi­cios fis­ca­les pa­ra «ver si se pue­de ha­cer al­go dis­tin­to», an­te un mon­tan­te de unos 80.000 mi­llo­nes a los que «re­nun­cia» el Go­bierno con su ac­tual sis­te­ma re­cau­da­to­rio. «Nues­tra ba­se fis­cal es ba­ja. Re­nun­cia­mos a 80.000 mi­llo­nes», rei­te­ró Es­cri­vá. Esos mi­les de mi­llo­nes que se que­dan en los bol­si­llos y que tan ne­ce­sa­rios se­rían pa­ra re­lan­zar el con­su­mo –al­go que has­ta la pro­pia mi­nis­tra de Ha­cien­da re­co­no­ció co­mo esen­cial– son los que el Go­bierno quie­re arre­ba­tar cuan­to an­tes a los con­tri­bu­yen­tes.

Por­que al­can­zar ci­fras de re­cau­da­ción co­mo las que se plan­tea la coa­li­ción so­cial­co­mu­nis­ta no es po­si­ble ata­can­do so­lo a los con­tri­bu­yen­tes que ga­nan más de 130.000 eu­ros al año, el 0,5% del to­tal se­gún Ha­cien­da. Tam­po­co a las 727 em­pre­sas que su­po­nen ca­si el 50% de la re­cau­da­ción del Im­pues­to de So­cie­da­des. Na­die du­da de que el lla­ma­do im­pues­to a la ban­ca pa­ra im­plan­tar un ti­po mí­ni­mo del 15% a las gran­des em­pre­sas y del 18% pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y las em­pre­sas de hi­dro­car­bu­ros, que re­cau­da­ría unos 1.200 mi­llo­nes, lo ter­mi­na­rán pa­gan­do los usua­rios, co­mo la «ta­sa Goo­gle» a las tec­no­ló­gi­cas (968 mi­llo­nes de re­cau­da­ción pre­vis­ta). Al mar­gen que­da el im­pues­ta­zo al dié­sel, que su­po­ne 600 mi­llo­nes de ha­cha­zo pa­ra to­dos, o la re­for­ma del IRPF (328 mi­llo­nes). Unos 5.678 mi­llo­nes más re­cau­da­dos que afec­tan tam­bién a la cla­se me­dia. La so­la men­ción de esos 80.000 mi­llo­nes a los que el Es­ta­do «re­nun­cia» por la «ba­ja fis­ca­li­dad» dis­pa­ra las alar­mas y la aper­tu­ra de cuen­tas en Ale­ma­nia.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sánchez, pre­ten­de re­cau­dar unos 5.678 mi­llo­nes con la nue­va subida de im­pues­tos

LUIS DÍAZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.