Fe­li­pe de Edim­bur­go: de ameba a al­te­za real

Siem­pre por de­trás de la Rei­na Isa­bel, el du­que ha sa­bi­do ga­nar­se su pues­to den­tro de la fa­mi­lia real a pe­sar de sus con­ti­nuas po­lé­mi­cas y me­te­du­ras de pa­ta

La Razón (Cataluña) - - Gente - CAR­MEN DUERTO- MA­DRID

Na­cióNa­ció en­ci­ma de una me­sa de cocina en una is­la grie­ga. Sa­lió al exi­lio con ape­nas un año de edad, es­con­di­do en una ca­ja de fru­tas en un bar­co. No tu­vo ca­sa has­ta que se ca­só con Isa­bel Wind­sor. Su ma­dre, la prin­ce­sa Ali­cia, era sor­da, ca­si mon­ja y con pro­ble­mas men­ta­les, has­ta el pun­to de pa­sar la in­fan­cia de Fe­li­pe in­gre­sa­da en un psi­quiá­tri­co sui­zo mien­tras su ma­ri­do, Fe­li­pe, se en­tre­te­nía en Mó­na­co.

Des­de ha­ce tres años, el ma­ri­do de Isa­bel II es­tá re­ti­ra­do de la vi­da pú­bli­ca. Aun así, el 20 de abril emi­tió un co­mu­ni­ca­do ofi­cial de apo­yo a to­do el per­so­nal que es­tá tra­ba­jan­do du­ran­te la pan­de­mia en In­gla­te­rra. Esa ha si­do su úl­ti­ma de­cla­ra­ción, por­que en foto lo he­mos vis­to ha­ce tres días, con mo­ti­vo de su 99 cum­plea­ños, con­fi­na­do en Wind­sor, don­de lle­va tres me­ses con su es­po­sa. Vi­ven en la in­men­si­dad de Wind­sor, con sus 800 es­tan­cias, su ser­vi­cio do­més­ti­co y los cor­gis, esos pe­rros que lle­ga­ron a la vi­da de Isa­bel cuan­do su pa­dre le re­ga­ló uno a Su­san al cum­plir los 18; des­de en­ton­ces han si­do 30, en­tre cor­gis y dor­gis, los pe­rros que han vi­vi­do co­mo reyes con los reyes.

Pre­ci­sa­men­te, al cum­plir tam­bién los 18, Isa­bel, ade­más de un cor­gi, re­ci­be un fle­cha­zo dis­pa­ra­do por Fe­li­pe de Gre­cia y Di­na­mar­ca, un apues­to y ru­bio te­nien­te de la ma­ri­na in­gle­sa sin ape­lli­do, sin tie­rra y sin fa­mi­lia, a pe­sar de ser pa­rien­te de me­dia realeza eu­ro­pea. Y aun­que era pri­mo de la en­ton­ces prin­ce­sa, a la rei­na ma­dre no le gus­ta. Pri­me­ro, por­que des­con­fía de su tu­tor, lord Moun­bat­ten y Dicky pa­ra la fa­mi­lia real. La rei­na ma­dre, ma­dre, que pin­ta ca­nas ade­más de be­ber ex­ce­len­tes gin to­nics, sa­be que Dicky tra­ta de co­lo­car­les a su so­brino y na­da me­jor que ca­sán­do­lo con la fu­tu­ra rei­na y tam­bién por­que los cu­ña­dos del pre­ten­dien­te han lu­cha­do del la­do na­zi. Aun­que su ape­lli­do mu­ta­ra del ale­mán Bat­tem­berg, de su tía la rei­na Vic­to­ria, al Mount­bat­ten de los pa­rien­tes in­gle­ses, las raí­ces ale­ma­nas si­guen pre­sen­tes.

Abra­zar el an­gli­ca­nis­mo

A LOS 18, ISA­BEL SIEN­TE UN FLE­CHA­ZO POR FE­LI­PE DE GRE­CIA , UN APUES­TO RU­BIO SIN APE­LLI­DO, SIN TIE­RRA Y FA­MI­LIA

Ocho años es­pe­ra­ron en los que Fe­li­pe de­mos­tró su leal­tad a In­gla­te­rra lu­chan­do en la Gue­rra Mun­dial, re­nun­cian­do a la or­to­do­xia de la igle­sia grie­ga y abra­zan­do el an­gli­ca­nis­mo, más co­mo po­se que co­mo creen­cia por­que pa­sa por ser ateo; de he­cho, bos­te­za en las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas. Re­nun­ció así a sus raí­ces grie­gas y al tí­tu­lo de prín­ci­pe de Gre­cia y Di­na­mar­ca, adop­ta el ape­lli­do Mount­bat­ten de su tío y tu­tor y por úl­ti­mo y no me­nos im­por­tan­te pa­ra un fu­tu­ro prín­ci­pe in­glés, so­li­ci­ta la na­cio­na­li­dad in­gle­sa. Ven­ci­dos los es­co­llos, aun­que con los re­ce­los de la Cor­te, el rey Jor­ge le con­ce­de el tí­tu­lo, dis­tin­gui­do pe­ro no re­gio, de du­que de Edim­bur­go. Ya se pue­den ca­sar.

Fe­li­pe se to­mó su re­van­cha en un pul­so con su es­po­sa y de­ci­dió dar la vuel­ta al mun­do en el ya­te real, em­bar­can­do a sus me­jo­res amigos. Esa dis­tan­cia pu­so las co­sas en su si­tio. Isa­bel le or­de­nó que re­gre­sa­ra y to­mó dos de­ci­sio­nes vi­ta­les pa­ra Fe­li­pe: le con­ce­dió el tí­tu­lo de prín­ci­pe de In­gla­te­rra con tra­ta­mien­to de Al­te­za Real y acep­tó que los hi­jos de am­bos pu­die­ran lle­var el ape­lli­do Mount­bat­ten Wind­sor. En ese mo­men­to, Fe­li­pe de­jó de sen­tir­se «una ameba, un hom­bre que no pue­de dar su ape­lli­do a sus hi­jos», y co­la­bo­ró, tan­to que aho­ra, en el ba­lan­ce de sus 99 años, se sa­be que ha per­te­ne­ci­do a 800 or­ga­ni­za­cio­nes, ha da­do 5.496 dis­cur­sos, es­cri­to 14 li­bros y en una is­la del Pa­cí­fi­co le han con­ver­ti­do en Dios, lo que pa­ra un ateo es una pa­ra­do­ja. En­con­tró en la pro­tec­ción de la Na­tu­ra­le­za un re­fu­gio pa­ra do­tar a su vi­da de sen­ti­do, mien­tras su mu­jer re­gía a un país y a la Com­mon­wealth y él se con­ver­tía en su ma­yor se­gui­dor: «Yo, Fe­li­pe, du­que de Edim­bur­go, me con­vier­to en tu va­sa­llo en cuer­po, al­ma y de­vo­ción te­rre­nal y la fe y la ver­dad me uni­rán a ti en la vi­da y en la muer­te con­tra vien­to y ma­rea por la gra­cia de Dios», pa­la­bras que pro­nun­ció de ro­di­llas an­te su es­po­sa el día que la co­ro­na­ron co­mo Isa­bel II.

A los 26 años, mien­tras via­ja­ban por Ke­nia, su mu­jer se con­ver­tía en rei­na. En ese mo­men­to, pa­só de ser el lí­der, el es­po­so y pa­dre de dos hi­jos que bri­lla­ba y tra­ba­ja­ba, a ser el con­sor­te tres pa­sos por de­trás de su es­po­sa y un ma­ri­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to.

GTRES

El apues­to ma­ri­do de Isa­bel II lu­chó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.