Más ra­ro que nun­ca

Vuel­ve al Al­fre­do di Sté­fano, don­de em­pe­zó su ca­rre­ra

La Razón (Cataluña) - - Deportes - JOSÉ AGUA­DO -

Mi ca­ri­ño pa­ra to­dos aque­llos que han per­di­do a se­res que­ri­dos en es­te mo­men­to tan du­ro»

He he­cho mu­chas co­sas. Mu­cha fa­mi­lia y de co­ci­nar na­da, por­que lo in­ten­té, pe­ro soy un desas­tre»

Zi­ne­di­ne Zi­da­ne

FueFue en Val­de­be­bas don­de em­pe­zó to­do pa­ra Zi­da­ne. Es ca­si su se­gun­do ho­gar, más in­clu­so que el Santiago Ber­na­béu. A Val­de­be­bas iba mu­chos días des­pués de ha­ber de­ja­do el fút­bol pro­fe­sio­nal co­mo jugador pa­ra ver ju­gar a al­guno de sus hi­jos. Los cua­tro han pa­sa­do o es­tán ju­gan­do to­da­vía en los cam­pos de fút­bol de la Ciu­dad De­por­ti­va del Real Ma­drid y Zi­zou se pa­sa­ba a ver­los co­mo si fue­ra un per­so­na­je anó­ni­mo y no el fut­bo­lis­ta que mar­có el go­la­zo de la Dé­ci­ma, en­tre otras co­sas ma­ra­vi­llo­sas. Era im­po­si­ble pa­sar inad­ver­ti­do y al fi­nal el fran­cés si­guió yen­do a los par­ti­dos, pe­ro ya vién­do­los en un lu­gar apar­ta­do.

Cuan­do sintió de nue­vo la lla­ma­da del fút­bol y tras pro­bar con An­ce­lot­ti, vol­vió a Val­de­be­bas, es­ta vez co­mo en­tre­na­dor pa­ra el fi­lial blan­co, an­tes de pro­ta­go­ni­zar el sal­to más exi­to­so que se recuerda al pri­mer equi­po. Por eso, ju­gar hoy en el Al­fre­do di Sté­fano no es nue­vo. «Es nues­tro es­ta­dio –ase­gu­ró ayer–. Es ver­dad que te­ne­mos cos­tum­bre de ju­gar en el Ber­na­béu, pe­ro nos adap­ta­mos a lo que nos to­ca. He­mos en­tre­na­do ahí y las dis­tan­cias son las mis­mas. Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ju­gar en el Di Sté­fano. De mo­men­to no hay pú­bli­co, si más ade­lan­te lo cam­bian lo ve­re­mos».

Qui­zá no ha­ya me­jor ma­ne­ra

Lo im­por­tan­te es la pre­pa­ra­ción y no­so­tros nos pre­pa­ra­mos muy bien. Ten­go fe en lo que hi­ci­mos»

de ce­le­brar sus 200 en­cuen­tros en el ban­qui­llo blan­co que ha­cer­lo en don­de su ca­rre­ra se ca­ta­pul­tó. Aun­que sea por el mo­ti­vo que es. «Se­rá el par­ti­do más ex­tra­ño», ex­pli­ca­ba el en­tre­na­dor fran­cés. Ha pa­sa­do de to­do en el ban­qui­llo del Real Ma­drid: so­bre to­do éxi­to, pe­ro tam­bién ma­los días, una des­pe­di­da por sor­pre­sa y un re­gre­so en me­dio de la tor­men­ta. Pe­ro un par­ti­do a puer­ta ce­rra­da, don­de el si­len­cio es el pro­ta­go­nis­ta y se pue­de oír to­do lo que pa­se, es una co­sa ab­so­lu­ta­men­te nue­va: «Sin pú­bli­co, en el Di Sté­fano cuan­do siem­pre ju­ga­mos en el Ber­na­béu. Va a ser un po­co ra­ro, pe­ro co­mo lo sa­be­mos es­ta­mos pre­pa­ra­dos».

Vuel­ve el Ma­drid, el equi­po que pri­me­ro ce­rró to­do pa­ra evi­tar que el po­si­ti­vo en la sec­ción de ba­lon­ces­to no co­rrie­se por to­da la ins­ti­tu­ción. Su re­gre­so ha si­do pau­la­tino, mar­ca­do por las re­glas de LaLi­ga, pe­ro con bue­nas no­ti­cias por la re­cu­pe­ra­ción de Ha­zard y Asen­sio. El pri­me­ro es­tá lis­to, con el se­gun­do se va a ir po­co a po­co. «Es­to es el Real Ma­drid, te­ne­mos a los me­jo­res ju­ga­do­res. Me va a do­ler la ca­be­za por ele­gir, co­mo siem­pre, es mi tra­ba­jo de en­tre­na­dor».

Zi­da­ne pien­sa en el fút­bol, pe­ro es cons­cien­te que su par­ti­do 200 vie­ne pre­ce­di­do de un pan­de­mia le­tal y una si­tua­ción ex­tra­ña pa­ra to­dos. En su pri­mer día fren­te a los me­dios es­tu­vo, co­mo siem­pre, a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias: «Mi ca­ri­ño pa­ra to­dos los que han per­di­do a se­ries que­ri­dos en es­te mo­men­to tan du­ro. Quie­ro ex­pre­sar mi gra­ti­tud a los sa­ni­ta­rios y a to­da la gen­te que ha tra­ba­ja­do en es­te tiem­po por su gran la­bor. Y un re­cuer­do es­pe­cial pa­ra to­dos los miem­bros de nues­tra fa­mi­lia Real Ma­drid que nos han de­ja­do es un mo­men­to com­pli­ca­do y ex­tra­ño», di­jo an­tes de em­pe­zar a con­tes­tar las pre­gun­tas.

Él ha vi­vi­do con­fi­na­do co­mo to­dos en su ca­sa de Ma­drid: «Lo que más ex­tra­ño es la li­ber­tad co­mo to­dos. Cuan­do te di­cen que tie­nes que es­tar en­ce­rra­do no le gus­ta a na­die. Es lo que nos ha to­ca­do por una pan­de­mia muy du­ra, pe­ro aho­ra te­ne­mos que ver lo po­si­ti­vo, las co­sas vuel­ven a la nor­ma­li­dad y pen­sa­mos en el fu­tu­ro, que las co­sas van por el buen ca­mino», ex­pli­ca­ba. Su ru­ti­na ha si­do muy pa­re­ci­da al res­to. «He he­cho mu­chas co­sas. Mu­cha fa­mi­lia, co­ci­nar na­da por­que lo in­ten­té, pe­ro soy un desas­tre y so­bre to­do mu­cho fút­bol por­que me en­can­ta. Nos que­da­mos en ca­sa co­mo to­dos, lo pa­sa­mos un po­co mal por­que mu­cha gen­te per­dió se­res que­ri­dos y nos ha to­ca­do a to­dos, a mi tam­bién y es­to es lo ma­lo».

Aho­ra el fút­bol ha de­ja­do es­to atrás y em­pie­za un re­to apa­sio­nan­te de once jor­na­das. Un es­print pa­ra bus­car un tí­tu­lo más: Tres Cham­pions con­se­cu­ti­vas, en 2016, 1017 y 2018, dos Mun­dia­les de Clu­bes, dos Su­per­co­pas de Europa, una Li­ga y dos Su­per­co­pas es­pa­ño­las, la úl­ti­ma de és­tas el pa­sa­do enero. Ha ga­na­do 131 en­cuen­tros, ha em­pa­ta­do 42 y ha per­di­do 26.

Zi­da­ne es el ter­cer en­tre­na­dor que más par­ti­dos ha di­ri­gi­do al cua­dro blan­co, tras Mi­guel Mu­ñoz, que al­can­zó los 605, y Vi­cen­te del Bos­que, que acu­mu­ló 246. «No pien­so en su­pe­rar a na­die», ase­gu­ró ayer cuan­do le pre­gun­ta­ron si es­tá en su ca­be­za po­ner­se de lí­der en esa cla­si­fi­ca­ción. A Zi­da­ne nun­ca se le va a es­ca­par al­go in­de­bi­do o al­go que sue­ne a pre­sun­ción: «Lo im­por­tan­te es ha­cer lo que ha­go ca­da día. Ten­go la suer­te de es­tar en es­te gran club y apro­ve­cho ca­da mo­men­to por­que me gus­ta el fút­bol. Es­tar con mis ju­ga­do­res es una ben­di­ción, lo agra­dez­co to­do el día al Real Ma­drid por dar­me es­ta opor­tu­ni­dad y lo voy a dar to­do has­ta el úl­ti­mo día», afir­mó. El en­tre­na­dor fran­cés ase­gu­ró que sus amigos en Es­pa­ña siem­pre le de­cían que aca­ba­ría que­dán­do­se aquí y lo ha he­cho. El Real Ma­drid es la mi­tad de su vi­da y ade­más, le «en­can­tan los es­pa­ño­les y la vi­da aquí».

Los nú­me­ros im­pre­sio­nan, pe­ro po­cos co­no­cen co­mo él que no va­len na­da, que son bue­nos pa­ra la me­mo­ria, pa­ra cuan­do se ha­ble de Zi­da­ne en pa­sa­do. Lo úni­co por lo que se le va a va­lo­rar es el aho­ra. «Lo im­por­tan­te es la pre­pa­ra­ción y no­so­tros nos pre­pa­ra­mos muy bien. Ten­go fe en lo que hi­ci­mos, aho­ra hay que de­mos­trar­lo en el cam­po ca­da par­ti­do», di­jo ayer pen­san­do ya en el par­ti­do del re­es­treno con­tra el Ei­bar.

REALMADRID.COM

Zi­da­ne, con mas­ca­ri­lla, en uno de los en­tre­na­mien­tos del Ma­drid es­ta se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.