ANOR­MA­LI­DAD Y NOR­MA­LI­DAD

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira - JOR­GE FER­NÁN­DEZ DÍAZ

Hoy co­mien­za la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos en el es­pa­cio Schen­gen de la UE. No­so­tros no la dis­fru­ta­re­mos has­ta el día 22, con la ex­cep­ción de los «co­rre­do­res de se­gu­ri­dad» pa­ra tu­ris­tas, y con el sin­gu­lar des­tino de la Es­pa­ña in­su­lar. Va­mos a ver ya pues con­cre­ta­da esa su­pues­ta «nue­va nor­ma­li­dad», que es­pe­re­mos no su­pon­ga pre­ten­der con­ver­tir en nor­mal, al­go tan anor­mal co­mo vi­vir amor­da­za­dos. Es una inex­pli­ca­ble pa­ra­do­ja que ten­ga­mos una res­pues­ta a la epi­de­mia más pro­pia del si­glo XIII, es­tan­do en pleno si­glo XXI y con un ni­vel de de­sa­rro­llo cien­tí­fi­co nun­ca al­can­za­do en la his­to­ria.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con la co­la­bo­ra­ción de es­pon­tá­neos de­nun­cian­tes, nos in­for­man de pla­yas y fies­tas con aglo­me­ra­cio­nes in­com­pa­ti­bles con las me­di­das de se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria de­cre­ta­das. Re­sul­ta ló­gi­co que la po­bla­ción ten­ga ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la an­sia­da nor­ma­li­dad des­pués de tre­ce se­ma­nas de con­fi­na­mien­to en las que ha man­te­ni­do, en ge­ne­ral, un ci­vis­mo ejem­plar en su cum­pli­mien­to. La cues­tión es que nor­ma­li­dad no hay más que una, y lo que se apar­te de ella es sen­ci­lla­men­te anor­ma­li­dad y, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, só­lo pue­de ser tem­po­ral. Se­ría con­ve­nien­te de­jar de ha­cer in­ge­nie­ría so­cial con el len­gua­je y vol­ver a lo de siem­pre: ex­pli­car por­qué y has­ta cuán­do hay que vi­vir «anor­mal­men­te». Con cla­ri­dad y cre­di­bi­li­dad: co­men­zan­do por de­cir­nos cuán­tas víc­ti­mas se ha co­bra­do el maldito vi­rus pe­se a tan­ta for­zo­sa re­clu­sión. Las nor­mas se de­ben ex­pli­car bien: el «or­deno y man­do» es de otra épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.