«La ca­za ya no es una afi­ción, es una obli­ga­ción y no­so­tros pa­ga­mos los gas­tos»

HUEL­GA IN­DE­FI­NI­DA DE CA­ZA­DO­RES De­nun­cian que el Go­vern apro­ba­ra una nue­va nor­ma­ti­va que con­vier­te los de­li­tos y fal­tas en san­cio­nes muy gra­ves. Ase­gu­ran que sin su tra­ba­jo se dis­pa­ra­ría la po­bla­ción de ja­ba­líes

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - Án­ge­la La­ra Bar­ce­lo­na

La pro­vin­cia de Gi­ro­na cuen­ta con zo­nas con la ma­yor den­si­dad de po­bla­ción de ja­ba­líes, co­mo la de Les Ga­va­rres, en el Em­por­dà, don­de se es­tá vi­vien­do con cier­ta ten­sión y an­gus­tia la ele­va­da pre­sen­cia de es­tos ani­ma­les. De he­cho, al­gu­nas de es­tas po­bla­cio­nes, co­mo San­ta Cris­ti­na d’Aro o Plat­ja d’Aro, se en­cuen­tran en aler­ta ci­ne­gé­ti­ca

És­tos re­pre­sen­tan un ver­da­de­ro pro­ble­ma pa­ra los pa­ye­ses y agri­cul­to­res de la zo­na, pe­ro tam­bién pa­ra la se­gu­ri­dad vial e in­clu­so la sa­ni­ta­ria. En es­te con­tex­to, las aso­cia­cio­nes de ca­za­do­res de la zo­na jue­gan un im­por­tan­te pa­pel en lo que se re­fie­re al con­trol de es­tas po­bla­cio­nes, pe­ro des­de ha­ce unos tres me­ses su ac­ti­vi­dad es prác­ti­ca­men­te nu­la, pri­me­ro por las res­tric­cio­nes pro­pias del es­ta­do de alar­ma y se­gun­do, por­que des­de ha­ce unas tres se­ma­nas, el co­lec­ti­vo se en­cuen­tra en huel­ga in­de­fi­ni­da.

Des­de ha­ce tiem­po, los ca­za­do­res ca­ta­la­nes se sien­ten mal­tra­ta­dos por la ad­mi­nis­tra­ción, a la que acu­san de re­cu­rrir a sus ser­vi­cios pa­ra con­tro­lar la so­bre­po­bla­ción de las di­fe­ren­tes es­pe­cies ani­ma­les y man­te­ner el equi­li­brio medioambie­ntal y, sin em­bar­go, és­ta no les ofre­ce nin­gu­na cla­se de apo­yo ni pro­cu­ra fa­ci­li­tar­les su ta­rea. En es­te sen­ti­do, de­nun­cian que «los agri­cul­to­res nos lla­man cuan­do los ja­ba­líes des­tro­zan sus cam­pos y no­so­tros te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de co­la­bo­rar con ellos cuan­do los des­tro­zos re­pre­sen­tan al me­nos el 20% de su cul­ti­vo y en­ton­ces ha­ce­mos ba­ti­das pa­ra mi­ni­mi­zar es­tos da­ños», ex­pli­ca Ma­nel Gon­zá­lez, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ca­za­do­res de San­ta Cris­ti­na d’Aro, en el Baix Em­por­dà, quien sin em­bar­go la­men­ta que «so­mos no­so­tros quie­nes he­mos de co­rrer con to­dos los gas­tos que se de­ri­van de es­ta ac­ti­vi­dad, co­mo los del ve­te­ri­na­rio pa­ra nues­tros pe­rros». Es más, la vein­te­na de gru­pos de ca­za­do­res que ac­túan en el área de Gi­ro­na re­gis­tra­ron du­ran­te la úl­ti­ma tem­po­ra­da unos gas­tos en ve­te­ri­na­rio de 180.000 eu­ros.

Es por ello que Gon­zá­lez, co­mo tan­tos otros ca­za­do­res, con­si­de­ra que «la ca­za ha pa­sa­do de ser un hobby pa­ra no­so­tros a ser ca­si una obli­ga­ción, por­que he­mos de co­la­bo­rar con los pa­ye­ses cuan­do nos lo pi­den ya que, de otro mo­do, es­ta­ría­mos fal­tan­do a nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad». En la mis­ma lí­nea, Ser­gio Sán­chez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de Ca­za, cons­ta­ta que «la ca­za ya no es una afi­ción, es una obli­ga­ción y no­so­tros he­mos de co­rrer con to­dos los gas­tos». «Na­die nos ayu­da pe­ro to­do el mun­do nos obli­ga y en­ci­ma es­ta­mos mal vis­tos por la so­cie­dad», aña­de, mien­tras que Al­fons Pe­le­gri­na, se­cre­ta­rio de la aso­cia­ción de ca­za­do­res de Lla­gos­te­ra, co­men­ta al res­pec­to que «la ad­mi­nis­tra­ción nos con­si­de­ra ya co­mo ex­ter­mi­na­do­res de pla­gas de ani­ma­les; hay tan­ta po­bla­ción de ja­ba­lís que pa­re­ce que ca­zar es nues­tra obli­ga­ción y ello es rui­no­so pa­ra no­so­tros».

Así las co­sas, el pa­sa­do 29 de abril, en pleno es­ta­do de alar­ma, la Ge­ne­ra­li­tat apro­bó la Ley 5/2020 de or­den de ve­das y des­de en­ton­ces el sec­tor de la ca­za en Ca­ta­lu­ña se man­tie­ne en pie de gue­rra. Es­te co­lec­ti­vo com­par­te la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar la ley es­ta­tal, que da­ta de 1970, pe­ro con­si­de­ra que la nue­va nor­ma­ti­va ca­ta­la­na es­ta­ble­ce unas san­cio­nes des­me­su­ra­das, des­pro­por­cio­na­das y po­co acor­des con la reali­dad ac­tual.

En de­fi­ni­ti­va, los ca­za­do­res ca­ta­la­nes se sien­ten mal­tra­ta­dos por el go­bierno au­to­nó­mi­co y por ello han de­ci­di­do ce­sar su ac­ti­vi­dad has­ta lle­gar a un acuer­do con la ad­mi­nis­tra­ción, a la que acu­san de ha­ber re­dac­ta­do la nue­va nor­ma­ti­va a sus es­pal­das y sin con­sul­tar­les. Y es que aho­ra, «una san­ción que an­tes po­día ron­dar los 100 eu­ros, se ha in­cre­men­ta­do has­ta los 3.000», des­ta­ca Ma­nel Gon­zá­lez, mien­tras que Pe­le­gri­na de­nun­cia que «aho­ra, por atra­ve­sar un ca­mino con la es­co­pe­ta car­ga­da nos im­po­nen una mul­ta de 3.000» y si bien es­ta san­ción po­día te­ner sen­ti­do en su día, cuan­do ape­nas exis­tían ca­mi­nos en los es­pa­cios fo­res­ta­les, en la ac­tua­li­dad és­ta pa­re­ce des­fa­sa­da y des­pro­por­cio­na­da pues­to que los es­pa­cios de ca­za es­tán re­ple­tos de ca­mi­nos.

Un 40% más de ja­ba­líes

«Si de­já­se­mos de ca­zar en un año cre­ce­ría en un 40%»la po­bla­ción ac­tual, ase­gu­ra Sán­chez

Avi­so pa­ra un acuer­do «Si la si­tua­ción se pro­lon­ga en el tiem­po, pue­de aca­bar sien­do in­sos­te­ni­ble» tras el con­fi­na­mien­to

EFE

El co­lec­ti­vo de­nun­cia el in­cre­men­to de las mul­tas eco­nó­mi­cas y la fal­ta de coope­ra­ción de los agen­tes ru­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.