Lo que se es­con­día tras el mu­ro de Ber­lín

Ga­to­par­do edi­cio­nes re­cu­pe­ra la no­ve­la «El sal­ta­dor del mu­ro», de Pe­ter Schneider, una es­pe­cie de de­ca­me­rón de his­to­rias al­re­de­dor de aque­lla in­fa­me fron­te­ra

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - Car­los Sa­la -

«El mu­ro pa­re­ce, en su fantástico zig­za­gueo, el en­gen­dro de una fan­ta­sía anár­qui­ca. Ilu­mi­na­do en las tar­des por el sol de po­nien­te, y por la no­che por la luz de los re­flec­to­res, pa­re­ce más una obra de ar­te de ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­nís­ti­ca que una fron­te­ra». Así des­cri­be el iró­ni­co na­rra­dor de «El sal­ta­dor del mu­ro» (Ga­to­par­do edi­cio­nes), al fa­mo­so mu­ro de Be­rín. Aque­lla ar­ti­fi­cial se­pa­ra­ción de dos mun­dos, la Ale­ma­nia oc­ci­den­tal y la orien­tal, cae­ría en 1989, pe­ro an­tes, en 1982, un pe­rio­dis­ta, Pe­ter Schneider, con­si­guió des­nu­dar­la por com­ple­to has­ta de­jar ver con to­tal cla­ri­dad sus ver­güen­zas y su ab­sur­di­dad.

El li­bro lle­gó un año des­pués a nues­tro país de la mano de Ana­gra­ma. Na­die que leía aquel li­bro po­día ver des­pués el mu­ro de la mis­ma ma­ne­ra. Mu­chos nun­ca se lo per­do­na­ron. Mu­chos in­clu­so le acu­sa­ron de fri­vo­li­zar con un te­ma muy se­rio, pe­ro ca­si 40 años des­pués si­gue sien­do la me­jor no­ve­la que se ha es­cri­to nun­ca al­re­de­dor de una mu­ra­lla.

«A la pre­gun­ta de si no re­sul­ta ex­tra­ño vi­vir en una ciu­dad cer­ca­da por ce­men­to y alam­bres de es­pino, res­pon­do ha­ce ya tiem­po... que no exis­te nin­gu­na di­fe­ren­cia en vi­vir allí o en cual­quier otra ciu­dad», co­men­ta el na­rra­dor, con­vir­tien­do al mu­ro en es­pa­cio de trán­si­to real, por tan­to in­vi­si­ble pa­ra los que es­tán a un la­do y otro del mis­mo. Só­lo es real en el mo­men­to en que se in­ten­ta cru­zar. Y aquí ra­di­ca la ma­ra­vi­lla del li­bro, en el pe­so que po­co a po­co co­ge ese mu­ro y có­mo el sim­bo­lis­mo de la se­pa­ra­ción em­pie­za a ci­men­tar­se en la psi­que de los ber­li­ne­ses de am­bos la­dos.

La no­ve­la «se sos­tie­ne por su in­ge­nio tan­to co­mo por su agu­de­za psi­co­ló­gi­ca y por su es­pí­ri­tu de li­bre in­da­ga­ción. No se tra­ta de una apo­lo­gía del mun­do oc­ci­den­tal dic­ta­da por la Gue­rra Fría, y las con­ver­sa­cio­nes en el bar re­ve­lan su­cin­ta­men­te lo im­pre­ci­sa que es la li­ber­tad in­di­vi­dual», ase­gu­ra Ian McE­wan en el pró­lo­go del li­bro.

Lo cier­to es que el li­bro fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de re­co­pi­la­ción oral de las his­to­rias del mu­ro. Schneider es por tan­to el tro­va­dor que na­rra de for­ma li­via­na anéc­do­tas que po­co a po­co co­gen po­so real y se con­vier­ten en ca­te­go­rías del mal de to­do mu­ro. Y no es un li­bro de no­so­tros éra­mos bue­nos y ellos ma­los. Por­que las his­to­rias no son uni­di­rec­cio­na­les, fun­cio­nan tan­to de la gen­te de oc­ci­den­te que iba a orien­te co­mo a la in­ver­sa. Por ejem­plo, po­de­mos ver al

En­tre los fans de la no­ve­la es­tán el es­cri­tor Ian McE­wan, que fir­ma el pró­lo­go, y el ci­neas­ta Wer­ner Her­zog

na­rra­dor de vi­si­ta a unos fa­mi­lia­res de Orien­te, con un pri­mo mi­li­tar que se es­con­de de él de­trás de la puer­ta del sa­lón ya que no pue­de ha­blar con ex­tran­je­ros. O po­de­mos me­ter­nos en la piel de tres hom­bres que ca­da se­ma­na se cue­lan por el mu­ro sim­ple­men­te pa­ra ver una pe­lí­cu­la de Holly­wood de es­treno. «De mis pri­me­ra vi­si­tas ape­nas ha que­da­do en mi me­mo­ria al­go más que un olor... a ga­so­li­na de ba­ja ca­li­dad, de­sin­fec­tan­te, raí­les ca­lien­tes, le­gum­bres va­ria­das y sa­la de es­pe­ra de es­ta­ción», se­ña­la el na­rra­dor.

¿Has­ta qué pun­to son reales es­tas his­to­rias? Tan­to da su gra­do de reali­dad, por­que su gra­do de cer­te­za es ab­so­lu­to y su mis­ma na­rra­ción li­via­na ayu­da a que, a pe­sar de sus par­ti­cu­lar es­per­pen­to, to­do sue­ne a ver­dad, a eco que nos lle­ga tal vez de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, pe­ro que to­da­vía nos lle­ga al­to y cla­ro. «El mu­ro de Ber­lín to­da­vía si­gue ahí, un blo­que de hormigón pe­ga­do a otro, y Pe­ter Schneider lo ha ob­ser­va­do des­de am­bos la­dos y tam­bién en el in­te­rior de nues­tras men­tes. Se tra­ta de la des­crip­ción de­fi­ni­ti­va de es­ta obra ar­qui­tec­tó­ni­ca; a par­tir de aquí ya no se pre­ci­san más ex­pli­ca­cio­nes. Ca­si nos atre­ve­ría­mos a afir­mar que gra­cias a es­ta des­crip­ción el mu­ro mis­mo ha de­ja­do de exis­tir», ase­gu­ró el ci­neas­ta Wer­ner Her­zog tras leer la no­ve­la.

EFE Unos ni­ños que jue­gan con un mu­ro de Ber­lín que aca­ba de le­van­tar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.