¡Bien­ve­ni­do, Mr. Her­mann!

Ba­lea­res re­ci­be a los pri­me­ros tu­ris­tas ale­ma­nes con la es­pe­ran­za de re­mon­tar la tem­po­ra­da: «Ma­llor­ca es co­ro­na­free»

La Razón (Cataluña) - - Portada - Jo­sé L. Lo­boMa­drid

Ba­lea­res co­men­zó ayer a re­ci­bir a los pri­me­ros tu­ris­tas ale­ma­nes que lle­ga­ron con el ini­cio del plan pi­lo­to pa­ra pro­bar los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad que re­gi­rán cuan­do se re­abran de for­ma ge­ne­ra­li­za­da las fron­te­ras a vi­si­tan­tes eu­ro­peos a par­tir del día 21. Con es­ta lle­ga­da, Ba­lea­res se ha con­ver­ti­do en el pri­mer des­tino de Es­pa­ña que se abre al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal con dos vue­los des­de Frank­furt y Düs­sel­dorf. Los tu­ris­tas que par­ti­ci­pan en es­te pro­gra­ma no es­ta­rán obli­ga­dos a guar­dar una cua­ren­te­na de 14 días, me­di­da que aún si­gue vi­gen­te pa­ra el res­to de vi­si­tan­tes que en­tren en Es­pa­ña.

La tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga aún no es­tá del to­do per­di­da. Mi­nu­tos an­tes de las 11 de la ma­ña­na de ayer ate­rri­za­ron en el ae­ro­puer­to ma­llor­quín de Son Sant Joan 189 tu­ris­tas ale­ma­nes pro­ce­den­tes de Düs­sel­dorf, los pri­me­ros en pi­sar sue­lo es­pa­ñol des­pués de tres me­ses de ais­la­mien­to por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. La avan­za­di­lla ger­ma­na, que ya no ten­drá que guar­dar cua­ren­te­na, for­ma par­te de un plan pi­lo­to del Go­bierno que se ade­lan­ta seis días a la aper­tu­ra for­mal de las fron­te­ras del es­pa­cio Schen­gen, el pró­xi­mo do­min­go. Los vi­si­tan­tes fue­ron re­ci­bi­dos ca­si co­mo hé­roes por las au­to­ri­da­des y por un ejér­ci­to de pe­rio­dis­tas, fo­tó­gra­fos y cá­ma­ras de te­le­vi­sión que aguar­da­ban su lle­ga­da. Por la tar­de ate­rri­zó otro vue­lo pro­ce­den­te de Frank­furt, y otros 47 apa­ra­tos lo ha­rán a lo lar­go de la se­ma­na.

Los via­je­ros re­lle­na­ron en el avión un cues­tio­na­rio de sa­lud y a su lle­ga­da a Pal­ma pa­sa­ron un con­trol de tem­pe­ra­tu­ra. Ade­más, tu­vie­ron que fa­ci­li­tar obli­ga­to­ria­men­te su nú­me­ro de te­lé­fono y su lu­gar de alo­ja­mien­to pa­ra que per­so­nal del Eje­cu­ti­vo ba­lear reali­ce un se­gui­mien­to de su es­ta­do de sa­lud du­ran­te su es­tan­cia. Es­tos pri­me­ros tu­ris­tas, 400 en to­tal, fue­ron alo­ja­dos en ho­te­les de la Pla­ya de Pal­ma, a es­ca­sos mi­nu­tos de la ca­pi­tal de la is­la, y en Al­cu­dia, al nor­te. To­dos po­drán mo­ver­se por Ma­llor­ca con to­tal li­ber­tad, siem­pre que res­pe­ten las li­mi­ta­cio­nes de afo­ro y las dis­tan­cias de se­gu­ri­dad, al igual que los re­si­den­tes lo­ca­les. Sin em­bar­go, no ten­drán a su dis­po­si­ción nin­gu­na ofer­ta de ocio noc­turno, pues­to que, pe­se a es­tar per­mi­ti­do en la fa­se 3 de la deses­ca­la­da, el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co de la so­cia­lis­ta Fran­ci­na Ar­men­gol no lo ha au­to­ri­za­do.

Au­men­to del des­em­pleo

Ar­men­gol con­fía en que es­te co­rre­dor aé­reo pre­vis­to en el plan apro­ba­do por el Go­bierno cen­tral sea la ta­bla de sal­va­ción que in­su­fle vi­da en la eco­no­mía de Ba­lea­res, una de las más cas­ti­ga­das de Es­pa­ña des­de que se de­cre­tó el con­fi­na­mien­to, pre­ci­sa­men­te por su fuer­te de­pen­den­cia del tu­ris­mo. Las ci­fras son bien elo­cuen­tes: el des­em­pleo cre­ció un 92% en el mes de ma­yo res­pec­to al mis­mo mes del año pa­sa­do en to­da la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, que ape­nas su­pera el mi­llón de ha­bi­tan­tes pe­ro tie­ne a 75.000 tra­ba­fren­te sin em­pleo y a otros 155.000 afec­ta­dos por ERTEs. Las prin­ci­pa­les ca­de­nas ho­te­le­ras ya han anun­cia­do la progresiva aper­tu­ra de sus es­ta­ble­ci­mien­tos a par­tir del 1 de ju­lio, aun­que só­lo se pre­vé que el 50% de la ofer­ta ho­te­le­ra de Ba­lea­res es­té dis­po­ni­ble y a pleno ren­di­mien­to du­ran­te el ve­rano.

Ma­llor­ca es la is­la que se va a lle­var el tro­zo más gran­de de un pas­tel ya de por sí mer­ma­do de ta­ma­ño por la cri­sis sa­ni­ta­ria, pe­ro las pre­vi­sio­nes son mu­cho más pe­si­mis­tas en Ibi­za y Me­nor­ca. Se es­pe­ra que am­bas is­las pue­dan re­ci­bir tu­ris­mo na­cio­nal en la úl­ti­ma se­ma­na de ju­nio, y de mo­men­to só­lo ate­rri­za­rán allí nue­ve vue­los pro­ce­den­tes de ae­ro­puer­tos ale­ma­nes has­ta el pró­xi­mo día 30, a los 38 pro­gra­ma­dos en Ma­llor­ca. Los tu­ris­tas ale­ma­nes que lle­ga­rán a lo lar­go de la se­ma­na han pa­ga­do en­tre 600 y 1.000 eu­ros por pa­sar cin­co no­ches en la is­la, de­pen­dien­do del ho­tel y el ré­gi­men de alo­ja­mien­to ele­gi­do, aun­que TUI, el prin­ci­pal tou­ro­pe­ra­dor ale­mán con Es­pa­ña, ha pro­me­ti­do des­cuen­tos de has­ta 250 eu­ros pa­ra los pri­me­ros en con­tra­tar el pa­que­te. Ma­llor­ca re­ci­bió el pa­sa­do año a 16 mi­llo­nes de tu­ris­tas, que gas­ta­ron más de 16.000 mi­llo­nes de eu­ros, unas ci­fras que se­rán inal­can­za­bles es­ta tem­po­ra­da.

Los tu­ris­tas que par­ti­ci­pan en es­te pro­gra­ma pi­lo­to no es­ta­rán obli­ga­dos a guar­dar una cua­ren­te­na de 14 días, una me­di­da que aún si­gue vi­gen­te pa­ra el res­to de vi­si­ja­do­res

tan­tes que en­tren en Es­pa­ña, pro­ce­dan del país que pro­ce­dan, y que de­ben per­ma­ne­cer con­fi­na­dos en su do­mi­ci­lio o alo­ja­mien­to du­ran­te ese pe­rio­do, pu­dien­do sa­lir a la ca­lle so­lo pa­ra com­prar ali­men­tos, me­di­ca­men­tos u otros pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, ade­más de acu­dir a cen­tros mé­di­cos o por fuer­za ma­yor o ne­ce­si­dad. Has­ta aho­ra, las ex­cep­cio­nes a la cua­ren­te­na so­lo se apli­ca­ban a tra­ba­ja­do­res trans­fron­te­ri­zos, trans­por­tis­tas, tri­pu­la­cio­nes y pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que en­tren en Es­pa­ña, ex­cep­to si han es­ta­do en con­tac­to con per­so­nas in­fec­ta­das. Los ciu­da­da­nos que vi­ven en el res­to de Es­pa­ña aún no pue­den via­jar a Ba­lea­res.

En el ca­so de que la afluen­cia de tu­ris­tas fue­ra más ele­va­da de lo pre­vis­to, Ar­men­gol de­fien­de que el ar­chi­pié­la­go es­tá pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar­la, tan­to por la bue­na evo­lu­ción de la pan­de­mia en la co­mu­ni­dad co­mo por sus re­cur­sos sa­ni­ta­rios. En es­te sen­ti­do, di­jo ayer que «ob­via­men­te hay que abrir­se al tu­ris­mo», y no so­lo al ale­mán, sino a te­rri­to­rios del es­pa­cio eu­ro­peo y del res­to de Es­pa­ña en los que es­té con­tro­la­da la pan­de­mia. No obs­tan­te, Ar­men­gol in­sis­tió en el men­sa­je que re­pi­ten es­tos días las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y sa­ni­ta­rias: que ni tu­ris­tas ni re­si­den­tes de­ben «re­la­jar­se», y que las me­di­das de pre­ven­ción pa­ra im­pe­dir la ex­pan­sión del vi­rus «se­gui­rán sien­do obli­ga­to­rias pa­ra to­dos».

EFE

Lle­ga­da de los pri­me­ros tu­ris­tas ale­ma­nes al Ho­tel Riu Concordia de Pal­ma ayer, den­tro del plan pi­lo­to pa­ra la vi­si­ta de tu­ris­tas ex­tran­je­ros a las is­las Ba­lea­res

AP

Los via­je­ros del pro­gra­ma no ten­drán que guar­dar cua­ren­te­na, pe­ro re­lle­na­rán un cues­tio­na­rio de sa­lud y se les to­ma­rá la tem­pe­ra­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.