Chi­na apunta a sal­món im­por­ta­do de Eu­ro­pa co­mo ori­gen de un bro­te de la Co­vid

La Razón (Cataluña) - - Portada -

El mer­ca­do Xin­fa­di cuen­ta con una su­per­fi­cie si­mi­lar a 160 cam­pos de fút­bol y pa­san al día 50.000 per­so­nas

BLIN­DA EL DIS­TRI­TO DE FEGTAI PA­RA DE­TE­NER EL CON­TA­GIO El ré­gi­men co­mu­nis­ta des­plie­ga a de­ce­nas de sol­da­dos y po­li­cías pa­ra ga­ran­ti­zar el cie­rre del mer­ca­do de Xin­fa­di y su área re­si­den­cial con el fin de evi­tar la pro­pa­ga­ción del co­ro­na­vi­rus. Ce­san a tres al­tos fun­cio­na­rios del PCCh por no an­ti­ci­par­se

Acor­do­na­do y ce­rra­do. Así es co­mo lu­ce el dis­tri­to de Feng­tai en Pe­kín, don­de el fin de se­ma­na pa­sa­do sal­ta­ron las alar­mas tras de­tec­tar­se un nue­vo bro­te de co­ro­na­vi­rus. Has­ta es­te ba­rrio del sur de la ca­pi­tal chi­na se des­pla­za­ron de­ce­nas de sol­da­dos y po­li­cías pa­ra re­for­zar las me­di­das de con­trol con el fin de evi­tar la tan te­mi­da se­gun­da olea­da y blin­dar el mer­ca­do de Xin­fa­di, prin­ci­pal zo­co de ali­men­ta­ción de la ciu­dad y fo­co aho­ra de los con­ta­gios. En ape­nas tres días y tras ca­si dos me­ses sin re­gis­trar con­ta­gios lo­ca­les, el gi­gan­te asiá­ti­co ya su­ma 79 in­fec­ta­dos. Pe­kín se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los lu­ga­res más se­gu­ros del mun­do tras ha­ber po­di­do con­tro­lar el pa­tó­geno, pe­ro lo su­ce­di­do aho­ra ha pues­to de ma­ni­fies­to la fra­gi­li­dad de la de­no­mi­na­da «nueva normalidad» in­clu­so en los lu­ga­res más es­tric­tos con sus me­di­das de pre­ven­ción. Por eso, el Go­bierno mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal no ha du­da­do en bus­car res­pon­sa­bles y, ayer, la pren­sa lo­cal in­for­mó de que el sub­di­rec­tor del dis­tri­to de Feng­tai, Zhou Yu­qing, ha­bía si­do des­ti­tui­do por «in­cum­plir con su de­ber en los tra­ba­jos de pre­ven­ción y con­trol de la co­vid-19». Tam­po­co se li­bra­ron el se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh) en Hua­xiang –per­te­ne­cien­te a Feng­tai-, Wang Hua, y el gerente del mer­ca­do, Zhang Yue­lin. Los dos fue­ron des­pe­di­dos.

Des­de que se ori­gi­nó el bro­te, se ha he­cho la prue­ba a 76.500 per­so­nas que, de uno u otro mo­do, ha­bían vi­si­ta­do o en­tra­do en con­tac­to con el ma­yor mer­ca­do de abas­tos de Asia. Xin­fa­di cuen­ta con una su­per­fi­cie si­mi­lar a 160 cam­pos de fút­bol. A dia­rio pa­san por allí 50.000 per­so­nas, 1.500 to­ne­la­das de ma­ris­co, 18.000 de ver­du­ras y 20.000 de fru­ta que abas­te­cen a la ca­pi­tal y a otras pro­vin­cias del nor­te de Chi­na.

Por ello, aun­que la cifra de ca­sos de­tec­ta­dos por aho­ra no es exa­ge­ra­da, las si­mi­li­tu­des con el pri­mer bro­te en Hua­nan, el mer­ca­do de pes­ca­do y ma­ris­co de la ciu­dad de Wuhan, han he­cho sal­tar las alar­mas y pues­to en ja­que a las au­to­ri­da­des del país. «El ries­go de que el fo­co se pro­pa­gue es muy ele­va­do», afir­mó la vi­ce­pri­me­ra mi­nis­tra chi­na, Sun Chun­lan. Pre­ci­sa­men­te, los con­ta­gios ya han lle­ga­do a otras tres pro­vin­cias. Con­cre­ta­men­te a las de Si­chuan, Liao­ning y He­bei con uno, dos y tres ca­sos, res­pec­ti­va­men­te. In­clu­so en la ciu­dad de Bao­ding, si­ta en He­bei, las au­to­ri­da­des anun­cia­ron la «emer­gen­cia de tiem­pos de gue­rra» pa­ra fre­nar la pro­pa­ga­ción del pa­tó­geno.

Por ello, se ha in­di­ca­do que to­do el per­so­nal y aque­llos que ha­yan es­ta­do en el mer­ca­do des­de el 30 de ma­yo se so­me­tan a la prue­ba de co­ro­na­vi­rus en cual­quie­ra de los 98 cen­tros que Pe­kín ha de­sig­na­do y que tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a más de 90.000 prue­bas dia­rias. A es­tas prue­bas se su­man otras me­di­das co­mo la obli­ga­ción de re­cluir­se pa­ra una vein­te­na de com­ple­jos re­si­den­cia­les cer­ca­nos al mer­ca­do o la prohi­bi­ción de las vi­si­tas des­de otras pro­vin­cias.

Los co­mi­tés ve­ci­na­les tam­bién han co­men­za­do a ir de puer­ta en puer­ta con el fin de en­con­trar a po­si­bles in­fec­ta­dos y ras­trear sus con­tac­tos, y se es­tán lle­van­do a ca­bo inspeccion­es sa­ni­ta­rias en res­tau­ran­tes, tien­das y otros mer­ca­dos de la ciu­dad. Ade­más, al­gu­nas ciu­da­des han anun­cia­do po­si­bles cua­ren­te­nas pa­ra los ciu­da­da­nos que lle­guen de dis­tri­tos pe­qui­ne­ses eti­que­ta­dos con ries­go «me­dio» o «al­to». Mien­tras, los equi­pos de in­ves­ti­ga­do­res tra­tan de dar con el ver­da­de­ro ori­gen del bro­te. Has­ta el mo­men­to, sus es­tu­dios apun­tan a que la se­cuen­cia ge­né­ti­ca pre­li­mi­nar de la ce­pa de­tec­ta­da no es la mis­ma que se re­gis­tró en Wuhan y, se­gún el Cen­tro de Con­trol de En­fer­me­da­des, los da­tos re­ca­ba­dos in­di­can que lo más pro­ba­ble es que ven­ga de Eu­ro­pa.

Wu Zun­you, epi­de­mió­lo­go je­fe de di­cho or­ga­nis­mo afir­mó que aun­que la ce­pa se ase­me­ja más a la de Eu­ro­pa no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que el vi­rus ha­ya si­do im­por­ta­do di­rec­ta­men­te de allí. Se­gún los es­tu­dios de es­te cen­tro, se ba­ra­jan dos teo­rías so­bre có­mo lle­gó a Pe­kín. La pri­me­ra, que lo hi­cie­ra a tra­vés de al­gún pro­duc­to con­ta­mi­na­do con el co­ro­na­vi­rus co­mo el sal­món im­por­ta­do, ya que se ha­bían en­con­tra­do ras­tros del pa­tó­geno en ta­blas pa­ra cor­tar es­te pes­ca­do. La se­gun­da, que hu­bie­ra lle­ga­do a tra­vés de una per­so­na con­ta­gia­da que hu­bie­ra vi­si­ta­do el mer­ca­do y pro­pa­ga­do el vi­rus de ma­ne­ra ac­ci­den­tal.

Clú­ser de in­fec­cio­nes

Pa­ra Wu, cual­quier em­plea­do del mer­ca­do «po­si­ble­men­te asin­to­má­ti­co o con sín­to­mas le­ves, po­dría ha­ber lle­va­do el vi­rus al mer­ca­do y, de­bi­do a la gran ac­ti­vi­dad que se da allí, se ha pro­du­ci­do el clús­ter de in­fec­cio­nes», se­ña­ló. Sin em­bar­go, to­da­vía es pron­to pa­ra co­no­cer el ver­da­de­ro ori­gen. «Si se ana­li­zan las ce­pas en Es­ta­dos Uni­dos, la ma­yo­ría de ellas se­rán de Eu­ro­pa, al igual que las de Ru­sia... Ne­ce­si­ta­mos más in­for­ma­ción pa­ra ha­cer una eva­lua­ción», aña­dió Wu tras ase­gu­rar que la si­tua­ción es muy gra­ve.

Mien­tras los cien­tí­fi­cos con­ti­núan sus in­ves­ti­ga­cio­nes, la ciu­dad se si­gue blin­da­da y el res­to el país con­tem­pla con pre­cau­ción el avan­ce de un re­bro­te del que tam­bién ha­brá que ex­traer lec­cio­nes. La in­for­ma­ción que se re­ca­be con la investigac­ión ac­tual en la ca­pi­tal ayu­da­rá a re­ve­lar «más mis­te­rios so­bre có­mo se trans­mi­te el co­ro­na­vi­rus y se­rá ins­tru­men­tal pa­ra pre­ve­nir nue­vos bro­tes», agre­gó Wu.

Test ma­si­vos Se ha rea­li­za­do la prue­ba a 76.500 chi­nos y pi­den que to­dos los que ha­yan vi­si­ta­do el re­cin­to se la ha­gan

Las au­to­ri­da­des chi­nas rea­li­zan las prue­bas de co­vid-19 a las per­so­nas que han vi­si­ta­do o es­ta­do re­la­cio­na­das con el mer­ca­do de Xin­fa­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.