¿Una nue­va coa­li­ción en Ca­ta­lu­ña?

La Razón (Cataluña) - - España - To­ni Bo­la­ño -

En 2012, Ar­tur Mas im­pul­só el «pro­cés». Los gu­rús del in­de­pen­den­tis­mo aus­pi­cia­ron una vic­to­ria rá­pi­da. La cri­sis eco­nó­mi­ca y la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP de Ra­joy cons­ti­tuían un cóc­tel que, a su jui­cio, fa­vo­re­cía una ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta y la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na se­ría una reali­dad in­ne­ga­ble re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te. El fra­ca­so de es­ta op­ción ha si­do to­tal, pe­ro los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas si­guen te­nien­do ma­yo­ría de es­ca­ños en el Par­la­ment y han di­vi­di­do la so­cie­dad ca­ta­la­na en dos mi­ta­des, si aten­de­mos al nú­me­ro de vo­tos.

de ocho años, la si­tua­ción es­tá en­quis­ta­da y la gen­te can­sa­da. Só­lo la fi­gu­ra de Puig­de­mont y sus Junts per Ca­ta­lun­ya si­guen apos­tan­do por la con­fron­ta­ción per­ma­nen­te. ERC ha cam­bia­do su dis­cur­so pe­ro es­tá ate­na­za­da por una mi­li­tan­cia, y par­te de su di­rec­ción, que to­da­vía an­he­la la Re­pú­bli­ca, aun­que se ha dis­tan­cia­do de los erro­res del pa­sa­do, de aque­llo que se lla­mó uni­la­te­ra­li­dad, y ha iza­do la ban­de­ra de la go­ber­nan­za se­ria y ale­ja­da de la épi­ca en Ca­ta­lun­ya y la ban­de­ra de ser de­ci­si­vos en Ma­drid. El otro ac­tor, la CUP si­gue an­cla­da en su dis­cur­so an­ti­sis­te­ma y la in­de­pen­den­cia no es más que un ar­ma pa­ra ha­cer caer al es­ta­do.

Sin em­bar­go, al­go se mue­ve. El día 27 ve­rá la luz el Par­tit Na­cio­na­lis­ta de Ca­ta­lun­ya, li­de­ra­do por Marta Pas­cal, Car­les Cam­pu­zano, Jor­di Xu­clà y otros di­ri­gen­tes con el «apo­yo de gen­te jo­ven, sin ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca» que «quie­re re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad, le­van­tar el país y apos­tar por la re­cons­truc­ción». El em­brión fue el en­cuen­tro en el Mo­nas­te­rio de Po­blet pa­ra to­mar for­ma en El País de de­mà –el país de ma­ña­na–que es­tá ela­bo­ran­do los do­cu­men­tos po­lí­ti­cos que con­fi­gu­ra­rán el PNC, que sin ta­pu­jos quie­re pa­re­cer­se al PNV.

En es­te seg­men­to, Units per Ava­nçar, li­de­ra­do por Ra­mon EsDes­pués pa­da­ler, tam­bién quie­re ca­mi­nar. De mo­men­to, no hay acuer­do en­tre Units y el PNC, pe­ro si con­tac­tos. Units di­ce que quieren re­pre­sen­tar «el ca­ta­la­nis­mo po­lí­ti­co no in­de­pen­den­tis­ta» y fa­vo­re­cer una al­ter­na­ti­va que no se re­sig­ne a go­bier­nos in­de­pen­den­tis­tas ni al­ter­na­ti­vas con «la iz­quier­da dog­má­ti­ca». En el PNC apues­tan por «no pe­dir un ADN in­de­pen­den­tis­ta a na­die. En nues­tro par­ti­do ten­drán ca­bi­da des­de la sen­ye­ra has­ta­laes­te­la­da­prag­má­ti­ca.Que­da­rán fue­ra los que quie­ran la uni­la­te­ra­li­dad». A am­bos les une el prag­ma­tis­mo y ser de­ci­si­vos en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, pa­ra cons­truir un pro­yec­to con más com­pe­ten­cias pa­ra Ca­ta­lu­ña y me­jor fi­nan­cia­ción, que en­tie­rre las ve­lei­da­des in­de­pen­den­tis­tas que han ro­to el país so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te.

Am­bos, con otros co­mo la Lli­ga y Lliu­res, quieren apos­tar por un es­pa­cio electoral que exis­te y que au­men­ta a me­di­da que la frus­tra­ción ha­ce me­lla en los in­de­pen­den­tis­tas, so­bre to­do en esos que así se hi­cie­ron a par­tir de 2015. Es­te in­de­pen­den­tis­mo de nue­va hor­na­da que bus­ca que le den una so­lu­ción al mar­gen «del au­tis­mo doc­tri­nal en el que vi­ven bue­na par­te de los vo­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas, cu­yo exa­cer­ba­do sen­ti­mien­to iden­ti­ta­rio los con­vier­te en au­tó­ma­tas elec­to­ra­les en be­ne­fi­cio de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas», afir­ma Car­les Cas­tro, pe­rio­dis­ta de La Van­guar­dia en su li­bro «Có­mo de­rro­tar al in­de­pen­den­tis­mo en las ur­nas». Cas­tro, ana­lis­ta

electoral, mar­ca el te­rreno de jue­go del nue­vo par­ti­do: «Que­da un re­ma­nen­te su­pe­rior al 30% del vo­to so­be­ra­nis­ta que se ads­cri­be a de­fi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas más con­ven­cio­na­les. Y es­te con­tin­gen­te, que so­bre­pa­sa el me­dio mi­llón de elec­to­res, pue­de ali­men­tar de­ser­cio­nes en be­ne­fi­cio de ofer­tas po­lí­ti­cas ads­cri­tas al ca­ta­la­nis­mo in­te­gra­dor con un idea­rio más de­fi­ni­do y fun­cio­nal».

En es­to se es­tán afa­nan­do Units y PNC, en cons­truir una al­ter­na­ti­va –ve­re­mos si con­jun­ta, por­que las con­ver­sa­cio­nes has­ta aho­ra no han pa­sa­do del tan­teo– di­ri­gi­da a los 800.000 vo­tan­tes re­cién lle­ga­dos al uni­ver­so «in­de­pe» que bus­can una sa­li­da a la si­tua­ción de con­flic­to. Ade­más, se di­ri­gen a otros co­lec­ti­vos: «La po­si­bi­li­dad de con­tar en­tre los an­ti­guos vo­tan­tes de Cs con un con­tin­gen­te de fir­mes par­ti­da­rios de una so­lu­ción ne­go­cia­da re­sul­ta cla­ve pa­ra des­ar­mar al blo­que in­mo­vi­lis­ta», apun­ta. Otro me­dio mi­llón de vo­tos, se­gún los ana­lis­tas.

En con­clu­sión, exis­te ma­sa crí­ti­ca y aho­ra se es­tá con­for­ma­do una al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca. Su as­pi­ra­ción pa­sa por Qué­bec, dón­de «un mi­llón de an­ti­guos vo­tan­tes del in­de­pen­den­tis­mo de cen­tro iz­quier­da del Par­ti Qué­bé­cois se pa­sa­ron al au­to­no­mis­mo de cen­tro­de­re­cha de la Coa­li­tion Ave­nir Qué­bec, no pa­re­ce que una ci­fra mu­cho me­nor de ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes pro­ta­go­ni­ce una evolución si­mi­lar», apun­ta Cas­tro. La ter­ce­ra vía es­tá to­man­do for­ma y de­be to­mar­la en es­te ve­rano pa­ra com­pe­tir en los pró­xi­mos co­mi­cios pa­ra di­ri­gir­se a unos co­lec­ti­vos na­da des­de­ña­bles de vo­tan­tes de­ser­to­res de uno u otro ban­do que bus­can una so­lu­ción que va­ya del cen­tro de­re­cha al cen­tro iz­quier­da en ma­te­ria so­cial y que en­tie­rre la ra­di­ca­li­dad in­de­pen­den­tis­ta, ade­más de ser de­ci­si­vos en Ma­drid y en Ca­ta­lun­ya.

Una ter­ce­ra vía que po­dría aglu­ti­nar al ca­ta­la­nis­mo clá­si­co y hu­ma­nis­ta de Unitsy la trans­ver­sal id ad so­cial, po­lí­ti­ca y ge­ne­ra­cio­nal de­lPNC.Losp ri­me­ros, no in­de­pen­den­tis­tas; los se­gun­dos, abier­tos a es­ta op­ción, pe­ro man­te­nién­do­se«en la reali­dad y re­nun­cian­do a la vía uni­la­te­ral», co­mo apun­ta uno de sus di­ri­gen­tes. Am­bos coin­ci­den en que es ne­ce­sa­rio «re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca útil y la cen­tra­li­dad pa­ra le­van­tar el país». En bo­ca de un di­ri­gen­te de Units: «Es el mo­men­to de al­zar la voz». Y re­ma­cha: «No se­re­mos cóm­pli­ces del fra­ca­so al que al­gu­nos han lle­va­do al país».

«No so­mos los nos­tál­gi­cos de Con­ver­gèn­cia», apun­ta es­te di­ri­gen­te. Ade­más, es­tán con­ven­ci­dos que cuan­do Puig­de­mont dé el ti­ro de gra­cia al PDeCAT, mu­chos cua­dros de es­te par­ti­do se su­ma­rán al PNC. «No se­rá una re­mas­te­ri­za­ción de CiU, tam­po­co es la vie­ja so­cio­ver­gen­cia. Se­rá una for­ma­ción nue­va pa­ra un mo­men­to nue­vo», di­cen en Units. La suer­te es­tá echa­da. Has­ta aho­ra ha­bía elec­to­ra­do huér­fano, aho­ra tam­bién pue­de con­for­mar­se una op­ción po­lí­ti­ca que pue­de rom­per el ta­ble­ro po­lí­ti­co ca­ta­lán.

Car­les Cam­pu­zano, ex por­ta­voz PDeCAT en el Con­gre­so

Marta Pas­cal, ex coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDeCAT

Jor­di Xu­clá, ex dipu­tado del PDeCAT en el Con­gre­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.