La de­fen­sa de Tra­pe­ro: con­de­nar­le por se­di­ción es «in­sos­te­ni­ble»

Cree que la reunión con Puig­de­mont «pul­ve­ri­za» la acu­sa­ción Pa­ra la le­tra­da el 1-O fue un fra­ca­so po­li­cial que se pre­ten­de impu­tar al ma­yor

La Razón (Cataluña) - - España - R. Coa­ra­sa -

La de­fen­sa de Jo­sep Lluís Tra­pe­ro man­tie­ne que es «in­sos­te­ni­ble» con­si­de­rar al ma­yor de los Mos­sos coau­tor del de­li­to de se­di­ción por el que el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­de­nó a los lí­de­res del pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña. Una con­de­na pa­ra la que, se­gún la abo­ga­da Ol­ga Tu­bau, la pro­pia Fis­ca­lía es cons­cien­te de que «no tie­ne prue­ba de car­go su­fi­cien­te».

En su in­for­me fi­nal an­te el tri­bu­nal, la le­tra­da re­cha­zó ayer la «pre­ten­di­da con­ni­ven­cia» de Tra­pe­ro con el pro­yec­to so­be­ra­nis­ta, del que in­sis­tió en su «ab­so­lu­ta des­vin­cu­la­ción». Du­ran­te más de tres ho­ras, ex­pu­so los mo­ti­vos por los que, se­gún su cri­te­rio, no se pue­de se­ña­lar al ma­yor co­mo el cul­pa­ble de que no se cum­plie­se el man­da­to ju­di­cial de im­pe­dir el 1-O, lo que ca­li­fi­có co­mo un «fra­ca­so po­li­cial o qui­zá po­lí­ti­co» no so­lo acha­ca­ble a los Mos­sos. De he­cho, se­ña­ló a la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil por apun­tar a Tra­pe­ro co­mo «úni­co res­pon­sa­ble» pa­ra ver así «su ima­gen res­ta­ble­ci­da». «Ni jun­tos ni por se­pa­ra­do pu­die­ron cum­plir ese man­da­to». El man­do de los Mos­sos, iro­ni­zó, ni era «om­ni­pre­sen­te» ni «to­do­po­de­ro­so».

La abo­ga­da pu­so so­bre la me­sa el he­cho de que Tra­pe­ro ins­ta­se a

Puig­de­mont a des­con­vo­car el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O, lo que en su opi­nión su­po­ne «un ac­to cla­rí­si­mo de obe­dien­cia» al man­da­to ju­di­cial que «pul­ve­ri­za no so­lo la se­di­ción, sino tam­bién la desobe­dien­cia». De su de­fen­di­do, a quien ca­li­fi­có co­mo «un po­li­cía que res­pe­ta el or­den cons­ti­tu­cio­nal», di­jo que si no lo hi­zo me­jor «fue por­que no pu­do» y ne­gó que fue­se de­sig­na­do pa­ra el pues­to pa­ra fa­ci­li­tar que los Mos­sos se do­ble­ga­ran al plan in­de­pen­den­tis­ta de la Ge­ne­ra­li­tat. En­tre él y Car­les Puig­de­mont, sub­ra­yó, no ha­bía nin­gu­na «re­la­ción per­so­nal».

Fren­te a las du­das de la Fis­ca­lía, vol­vió a es­gri­mir el su­pues­to plan de los Mos­sos pa­ra de­te­ner al pre­si­dent si fi­nal­men­te de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia y des­vin­cu­ló al ma­yor de que ese arres­to no se lle­va­ra a ca­bo. «Lo que no se pue­de or­de­nar al ma­yor Tra­pe­ro es lo que no or­de­na­ron ni jue­ces y fis­ca­les» da­da la gra­ve­dad de la me­di­da –re­mar­có– y la «enor­me ten­sión po­lí­ti­ca y so­cial» exis­ten­te en Ca­ta­lu­ña en esas fe­chas. Tra­pe­ro, de­fen­dió, «hi­zo lo que pu­do: po­ner­se a las ór­de­nes de jue­ces y fis­ca­les y es­pe­rar ór­de­nes».

«¿Có­mo y cuán­do y por qué ra­zón pa­sa el ma­yor Tra­pe­ro de pe­dir al Go­vern la des­con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum a de­fen­der su ce­le­bra­ción?», ce­le­bra­ción?», se pre­gun­tó iró­ni­ca.

Y es que pa­ra la de­fen­sa de Tra­pe­ro, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha plan­tea­do la al­ter­na­ti­va de una con­de­na por desobe­dien­cia «por­que si no se acre­di­ta la se­di­ción, la sen­ten­cia es for­zo­sa­men­te ab­so­lu­to­ria» y de es­ta for­ma se «ga­ran­ti­za una even­tual con­de­na».

Tu­bau re­cha­zó que los Mos­sos se cru­za­ran de bra­zos el 1-O por or­den de Tra­pe­ro e in­ci­dió en que la cú­pu­la de la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca «di­se­ñó un plan pa­ra cum­plir el man­da­to ju­di­cial de im­pe­dir­lo». «No fue ni una si­mu­la­ción ni una es­ta­fa», sub­ra­yó. Y di­jo no en­ten­der que se le acu­se de «di­na­mi­tar la ac­tua­ción po­li­cial y ju­di­cial» cuan­do, re­fi­rio co­mo ejem­plo, los Mos­sos pres­ta­ron ba­jo el man­do de Tra­pe­ro un «apo­yo in­con­di­cio­nal» a la Guar­dia Ci­vil en el re­gis­tro de la na­ve de Uni­post en la que los agen­tes se in­cau­ta­ron de 45.000 no­ti­fi­ca­cio­nes a miem­bros de las me­sas elec­to­ra­les del 1-O.

Asi­mis­mo, pa­ra la abo­ga­da no hay ni el más mí­ni­mo oa­sis» pro­ba­to­rio que pue­da sos­te­ner una con­de­na por se­di­ción pa­ra la in­ten­den­te Te­re­sa La­pla­na –a quien tam­bién de­fien­de–, de quien di­jo no era res­pon­sa­ble del dis­po­si­ti­vo de or­den pú­bli­co en los al­ter­ca­dos du­ran­te los re­gis­tros del 20-S en la Con­se­je­ría de Eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.