DECAPITEMO­S A CO­LÓN. TO­TAL, HAY QUIEN CREE QUE ES UN DETERGENTE

DIA­RIO DE UN VIE­JO SO­LO QUE LE GRI­TA AL TE­LE­VI­SOR

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - AMILIBIA

HaHa di­cho la po­de­mi­ta ca­ta­la­na Jes­si­ca Al­biach que se­ría una me­di­da muy acer­ta­da de­rri­bar la es­ta­tua de Cris­tó­bal Co­lón en Bar­ce­lo­na, o sea, que se van a po­ner a ello de un mo­men­to a otro. Crea­rán una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra pre­si­di­da por los Pue­blos In­dí­ge­nas Es­cla­vi­za­dos (no in­clu­yen a los ca­ta­la­nes cons­ti­tu­cio­na­lis­tas) y de for­ma honorífica por el Ne­gret, el ne­gro bos­qui­mano que es­tu­vo has­ta el 2000 en el mu­seo de Ba­ño­las y lue­go fue re­pa­tria­do a Bot­sua­na, por lo que se li­bró de ser ex­hi­bi­do con el la­zo ama­ri­llo en la pun­ta de la lan­za; crea­rán esa co­mi­sión, di­go, y lue­go lle­va­rán el ca­so al Par­la­ment, y es muy pro­ba­ble que Co­lón aca­be de­ca­pi­ta­do con des­ho­nor por ha­ber co­me­ti­do el error de des­cu­brir las Amé­ri­cas. Pue­de ser que la Al­biach crea que Co­lón es un detergente y su es­ta­tua, un mo­nu­men­to al con­su­mis­mo exa­cer­ba­do y con­ta­mi­nan­te, por­que lo que con­vie­ne es vol­ver a la­var en la ori­lla del río con la ta­bla y el ja­bón eco­ló­gi­co y can­tan­do la In­ter­na­cio­nal o Els Se­ga­dors. Al­go así. Yo sé, por­que soy vie­jo, que la ira y el fa­na­tis­mo igua­lan al an­ti­rra­cis­ta y al ra­cis­ta, y eso le gri­to al te­le­vi­sor con la ima­gen de esa Jes­si­ca que no es Al­ba, sino una se­ño­ra que

Quién le iba a de­cir a Nietzs­che que su Su­per­hom­bre iba a ser un su­per­mán de Ga­la­pa­gar»

tam­bién de­be creer que des­ca­be­zar el pa­sa­do es ne­ce­sa­rio y re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra que naz­ca el hom­bre nue­vo (muy blin­da­do) con co­le­ta y cha­que­ta de Za­ra, y que si eli­mi­na­mos to­das las es­ta­tuas me­nos las de Le­nin, Mao y el Che, las palomas de la paz pon­drán ca­gar más a gus­to en los cam­pa­na­rios de las igle­sias, con las ci­güe­ñas. Quién le iba a de­cir a Nietzs­che que su Su­per­hom­bre iba a ser un su­per­mán de Ga­la­pa­gar.

Siem­pre bus­can­do al Hom­bre Nue­vo y al fi­nal nos en­con­tra­mos con To­rra. O con Al­ber­to Gar­zón, el mi­nis­tro de Con­su­mo que odia el con­su­mis­mo y el tu­ris­mo y cree que Cu­ba es el mer­ca­do sos­te­ni­ble mo­dé­li­co. Ha di­cho: «Ha­brá que eva­luar el im­pues­to a la ban­ca, que tie­ne una deu­da pa­trió­ti­ca con el país». La co­sa cre­ce im­pa­ra­ble: des­pués de la po­li­cía pa­trió­ti­ca, la jus­ti­cia pa­trió­ti­ca, la guar­dia ci­vil pa­trió­ti­ca, la fis­ca­lía ge­ne­ral pa­trió­ti­ca, la abo­ga­cía del Es­ta­do pa­trió­ti­ca, los par­la­men­ta­rios pa­trió­ti­cos, los po­de­mi­tas pa­trió­ti­cos, las cloa­cas pa­trió­ti­cas, el Es­ta­do pro­fun­do pa­trió­ti­co, las ca­ce­ro­la­das pa­trió­ti­cas y los aplau­sos pa­trió­ti­cos, lle­ga por fin la deu­da pa­trió­ti­ca, que el inefa­ble Gar­zón de­be de ver co­mo una deu­da ca­ye­ta­na que can­ta el Ca­ra al Sol bra­zo en al­to, o co­mo el bo­tín que Ana Bo­tín pu­do res­ca­tar del pe­cio de Nues­tra Se­ño­ra de Ato­cha. Pe­ro aquí se da una gran pa­ra­do­ja: que se lla­me pa­trió­ti­cas a tan­tas co­sas o ins­ti­tu­cio­nes en un país con tan es­ca­sos pa­trio­tas: yo leí en su día una en­cues­ta que de­cía que só­lo el 17 % o así de los es­pa­ño­les es­ta­ría dis­pues­to a de­fen­der Es­pa­ña en ca­so de in­va­sión. No pue­de fal­tar el fi­ló­so­fo Illa, que ha mos­tra­do una vez más su sa­tis­fac­ción por el buen tra­ba­jo rea­li­za­do en la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus: «El Go­bierno lo ha da­do to­do, lo que te­nía­mos y lo que no te­nía­mos, pa­ra de­rro­tar al vi­rus». Se no­tó mu­chí­si­mo más lo que el Go­bierno no te­nía: fal­ta­ron EPIS, UCIs y res­pi­ra­do­res, y los vie­jos ca­ye­ron co­mo mos­cas ful­mi­na­das por el DDT de la dis­cri­mi­na­ción.

Vis­to lo vis­to, me­jor no ha­cer un mo­nu­men­to a las víc­ti­mas. Al­gu­na po­de­mi­ta lle­ga­rá que lo des­mon­ta­rá ale­gan­do que el co­ro­na­vi­rus fue mo­nár­qui­co, co­mo Co­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.