Pre­mio a una vi­da

El ju­ra­do va­lo­ró su «ex­cep­cio­nal tra­yec­to­ria, en una ca­rre­ra es­plén­di­da, de más de tres décadas en la éli­te»

La Razón (Cataluña) - - Deportes - FRAN CAS­TRO -

LaLa vic­to­ria en la edi­ción 2020 del Da­kar lo pre­ci­pi­tó to­do. Ga­nar la ca­rre­ra más du­ra del mun­do con 57 años es al­go que só­lo es­tá al al­can­ce de unos po­cos ele­gi­dos. Des­de en­ton­ces, su can­di­da­tu­ra al Pre­mio Prin­ce­sa de Asturias vol­vió a ac­ti­var­se. No só­lo por el Da­kar, sino por su ejem­plar tra­yec­to­ria en el Mun­dial de Rall­yes y su enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner­se en­tre los me­jo­res du­ran­te tan­to tiem­po. Sí, vol­vió a ac­ti­var­se por­que no era la pri­me­ra vez que el ma­dri­le­ño op­ta­ba al ga­lar­dón.

Car­los Sainz lle­gó al mun­do de los rall­yes des­pués de ser cam­peón de Es­pa­ña de squash en 1979. Po­co o na­da tie­ne que ver con el au­to­mo­vi­lis­mo, pe­ro ofre­ce una mues­tra del ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad que tie­ne Sainz en to­do lo que ha­ce. Se subió en un Seat Pan­da con un ami­go de la fa­mi­lia, Juan­jo La­ca­lle, y des­de en­ton­ces am­bos son in­se­pa­ra­bles. La­ca­lle se «ba­jó» del co­che pa­ra ha­cer de «ma­na­ger» y ese pues­to lo ocu­pa­ron Car­me­lo Ez­pe­le­ta (ac­tual pro­mo­tor de MotoGP), An­to­nio Bo­to, el po­pu­lar Luis Mo­ya (con el que lo­gró sus dos tí­tu­los mun­dia­les), Marc Mar­tí y Lu­cas Cruz (con el que ven­ció en el Da­kar). Sainz lo­gró un volante ofi­cial en el equi­po To­yo­ta des­pués de ju­gar­se, li­te­ral­men­te, el ti­po en el Rally de San Re­mo de 1988 a los man­dos de un Ford Sie­rra con pro­pul­sión tra­se­ra, al­go que es­ta­ba en cier­ta des­ven­ta­ja con los Lan­cia ofi­cia­les. Aque­llas dos pri­me­ras eta­pas que la niebla con­vir­tió en al­go «dan­tes­co» le sir­vie­ron pa­ra fi­char por To­yo­ta.

Sainz era pu­ro ta­len­to, pe­ro en aque­lla épo­ca los pi­lo­tos es­pa­ño­les te­nían un se­rio pro­ble­ma. El as­fal­to era la es­pe­cia­li­dad, pe­ro no otras co­mo la tie­rra, la nie­ve, el hie­lo o la com­bi­na­ción de am­bas co­mo ocu­rre en al­gu­nas prue­bas. Sainz se pu­so a tra­ba­jar de for­ma in­can­sa­ble y po­co a po­co fue apren­dien­do los se­cre­tos de la con­duc­ción en to­da cla­se de su­per­fi­cies. Era y es co­no­ci­do en el au­to­mo­vi­lis­mo por su tre­men­da bús­que­da de la per­fec­ción, su ca­rác­ter me­ticu­loso, su in­can­sa­ble ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo... al­go que creó es­cue­la y que ha trans­mi­ti­do fiel­men­te a su hi­jo, fla­man­te de fi­cha­je de Fe­rra­ri pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da en la Fór­mu­la Uno. Con­quis­tó dos tí­tu­los y, al igual que Alonso, po­dría ha­ber su­ma­do al­guno más. Du­ran­te mu­cho tiem­po, de for­ma in­jus­ta, de­bió aguan­tar el «san­be­ni­to» de la ma­la suer­te. To­dos los equi­pos por los que ha pa­sa­do (Re­nault, To­yo­ta, Ford, Su­ba­ru, Ci­troën, Volks­wa­gen...) guar­dan un ex­ce­len­te re­cuer­do de Sainz, sus vic­to­rias y el tra­ba­jo rea­li­za­do. El pro­pio Fer­nan­do Alonso se con­si­de­ra un fan del ma­dri­le­ño por su for­ma de con­du­cir y afron­tar los re­tos.

«En pri­mer lu­gar, de­cir que es pa­ra mí un or­gu­llo y una sa­tis­fac­ción re­ci­bir el pre­mio Prin­ce­sa de Asturias pa­ra los De­por­tes y en­trar a for­mar par­te de esa lis­ta tan es­pe­cial de pre­mia­dos que exis­te has­ta aho­ra. Es jus­to agra­de­cer a to­dos los afi­cio­na­dos que du­ran­te to­dos los años de es­ta ca­rre­ra tan lar­ga han es­ta­do apo­yán­do­me y quie­ro ha­cer­les par­tí­ci­pes de es­te pre­mio que tan­ta ilu­sión me ha­ce. Mu­chas gra­cias de co­ra­zón», di­jo el Pre­mio Prin­ce­sa de Asturias.

Es jus­to agra­de­cer a to­dos los afi­cio­na­dos que du­ran­te to­dos los años de es­ta ca­rre­ra tan lar­ga han es­ta­do apo­yán­do­me»

Car­los Sainz Pre­mio Prin­ce­sa de Asturias

EFE

El es­pa­ñol, ban­de­ra en mano, ce­le­bran­do el triun­fo co­se­cha­do en la pa­sa­da edi­ción del Da­kar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.