La pa­tro­nal mar­ca la lí­nea de un PP sin gu­rú eco­nó­mi­co

Gé­no­va la­men­ta no ha­ber con­se­gui­do un li­de­raz­go an­ti­cri­sis

La Razón (Cataluña) - - Portada - C. Mo­ro­do

Pa­blo Ca­sa­do ne­ce­si­ta re­for­zar su equi­po eco­nó­mi­co y re­cu­pe­rar ese pa­pel de interlocut­or prin­ci­pal, in­clu­so de co­rrea de trans­mi­sión, que Gé­no­va te­nía y ejer­cía an­tes con el mun­do em­pre­sa­rial. En el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción la­men­tan no ha­ber con­se­gui­do aún un ros­tro eco­nó­mi­co con pres­ti­gio en el sec­tor con el que tie­ne que li­diar y an­te la opi­nión pú­bli­ca.

El PP tie­ne un pro­ble­ma con su equi­po eco­nó­mi­co. Pa­blo Ca­sa­do ne­ce­si­ta re­for­zar­lo y re­cu­pe­rar ese pa­pel de interlocut­or prin­ci­pal, in­clu­so de co­rrea de trans­mi­sión, que su par­ti­do te­nía y ejer­cía an­tes con el mun­do em­pre­sa­rial. En el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción preo­cu­pa la ima­gen de los em­pre­sa­rios con vi­da pro­pia, al mar­gen de la es­tra­te­gia y de la ló­gi­ca de su lí­nea ofi­cial.

El PP que sa­lió del Con­gre­so de la su­ce­sión de Ma­riano Ra­joy no ha con­se­gui­do to­da­vía iden­ti­fi­car­se con un ros­tro eco­nó­mi­co de pe­so en el sec­tor con el que tie­ne que li­diar y que ten­ga a la vez un re­co­no­ci­do pres­ti­gio en­tre la opi­nión pú­bli­ca. Den­tro del par­ti­do la­men­tan es­te dé­fi­cit, que no han con­se­gui­do cu­brir y que el tiempo que abre la pan­de­mia y el con­tex­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co al que se en­fren­ta Es­pa­ña de­ja to­da­vía más en evi­den­cia. El equi­po eco­nó­mi­co del Go­bierno de Ra­joy se ju­bi­ló con él. Ade­más Ade­más el mi­nis­tro Mon­to­ro ha­bía sa­li­do «que­ma­do» de la ges­tión de la cri­sis de 2008 y de sus de­ci­sio­nes pos­te­rio­res. No es la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra ga­nar apo­yos den­tro del pro­pio elec­to­ra­do po­pu­lar, pe­ro «el va­cío tam­po­co es la so­lu­ción».

Ca­sa­do ha in­ten­ta­do cu­brir es­te dé­fi­cit dan­do ai­re a la co­la­bo­ra­ción de re­fe­ren­tes pa­sa­dos del equi­po eco­nó­mi­co del PP co­mo la ex mi­nis­tra El­vi­ra Ro­drí­guez. O in­ten­tan­do ren­ta­bi­li­zar el pres­ti­gio co­mo ges­to­ra de la ex mi­nis­tra de Sa­ni­dad Ana Pas­tor. Pe­ro más allá de los ac­tos de par­ti­do, la reali­dad es que la vía de co­mu­ni­ca­ción con la pa­tro­nal fa­lla, y es des­de ahí don­de tam­bién ad­vier­ten que el PP fa­lla en su equi­po eco­nó­mi­co.

Tras la mar­cha de Luis de Guin­dos, Cris­tó­bal Mon­to­ro o Ro­mán Es­co­lano, de la eta­pa de Ra­joy, los ma­los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les hi­cie­ron que al­gu­nos de los «fi­cha­jes» de es­ta nue­va eta­pa, co­mo Da­niel La­ca­lle o Al­ber­to Na­dal, re­cu­pe­ra­se el ca­mino de la ac­ti­vi­dad pri­va­da. La­ca­lle ni si­quie­ra re­co­gió su ac­ta co­mo dipu­tado. Des­de Gé­no­va ex­pli­ca­ron que el eco­no­mis­ta, re­fe­ren­cia li­be­ral de Es­pe­ran­za Aguirre, se­guía co­la­bo­ran­do en la Sec­tre­ta­ría de Eco­no­mía del par­ti­do, pe­ro su pa­pel ha ido di­fu­mi­nán­do­se por com­ple­to con el pa­so del tiempo. Gé­no­va tam­bién ha in­ten­ta­do po­ner sor­di­na a la fal­ta de re­fe­ren­te eco­nó­mi­co de la eta­pa de Ca­sa­do con in­for­ma­cio­nes so­bre los con­tac­tos que el lí­der na­cio­nal man­tie­ne con el ex pre­si­den­te de En­de­sa Ma­nuel Pi­za­rro, con el ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Co­mer­cio y ex pre­si­den­te de Ae­na Jai­me Gar­cía Le­gaz, o con ve­te­ra­nos di­ri­gen­tes del PP con res­pon­sa­bi­li­da­des en la eta­pa de Go­bierno de Ra­joy, co­mo Guin­dos, el ex mi­nis­tro Mi­guel Arias Ca­ñe­te o la ex mi­nis­tra de Em­pleo Fá­ti­ma Bá­ñez, aho­ra al ser­vi­cio de la CEOE.

La reali­dad es que só­lo El­vi­ra Ro­drí­guez es­tá en la es­truc­tu­ra de las de­ci­sio­nes del par­ti­do, jun­go con el por­ta­voz ad­jun­to del

Gru­po Po­pu­lar, Ma­rio Gar­cés.

La cum­bre em­pre­sa­rial que arran­có es­ta se­ma­na en Ma­drid es­tá sien­do el es­pe­jo que de­ja en evi­den­cia que los em­pre­sa­rios es­tán dis­pues­tos a mo­vi­li­zar­se y a te­ner voz pro­pia. Ya die­ron un to­que de aten­ción con el pac­to con Bil­du so­bre la de­ro­ga­ción de la re­for­ma la­bo­ral, y su úl­ti­mo men­sa­je es cla­ro: es­tán dis­pues­tos a apo­yar las ayu­das so­cia­les, con sus pun­tua­li­za­cio­nes, pe­ro no acep­ta­rán cam­bios en la re­for­ma la­bo­ral ni tam­po­co subidas de im­pues­tos.

Su prag­ma­tis­mo pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra sa­car los co­lo­res al in­mo­vi­lis­mo de la cla­se po­lí­ti­ca. Los prin­ci­pa­les par­ti­dos si­guen com­por­tán­do­se co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da en su ges­tua­li­dad y en el fondo de sus ac­tua­cio­nes. Al cen­tro del de­ba­te po­lí­ti­co ha vuel­to es­tos días la po­si­bi­li­dad de un acer­ca­mien­to en­tre el Go­bierno y el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, que se que­da de mo­men­to en la re­tó­ri­ca por­que no ha ha­bi­do nin­gún con­tac­to ni en se­gun­dos ni­ve­les ni en el pri­mer ni­vel, en­tre Pe­dro Sánchez y Pa­blo Ca­sa­do, pa­ra sos­te­ner la idea de que el PSOE y el PP es­tán dis­pues­tos real­men­te a re­nun­ciar a su tác­ti­ca pa­ti­dis­ta.

Pe­ro hay dos ele­men­tos que son los que pue­den te­ner en su mano la lla­ve de for­zar esas apro­xi­ma­cio­nes, y que ha­ya acuer­dos en­tre el PSOE, PP y Ciu­da­da­nos, aun­que sean co­yun­tu­ra­les y pun­ta­les. Por un la­do, el mo­vi­mien­to de pre­sión de los em­pre­sa­rios pa­ra que se con­cier­ten po­lí­ti­cas y ha­ya gran­des acuer­dos na­cio­na­les que den ese­ta­bi­li­dad y cer­ti­dum­bre a las em­pre­sas y a los in­ver­so­res. Y por otro, la pre­sión, a su vez, de Bru­se­las pa­ra que se di­se­ñen unos Pre­su­pues­tos de Re­cons­truc­ción cohe­re­ren­tes con su po­lí­ti­ca, que no es la de Po­de­mos, si se quie­ren re­ci­bir las in­yec­cio­nes fi­nan­cie­ras que es­tán ne­go­cián­do­se. Hoy se reúne te­le­má­ti­ca­men­te el Con­se­jo Eu­ro­peo con es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de que los acuer­dos pre­vios sal­gan ade­lan­te. En la agen­da es­tá el Fondo de Re­cons­truc­ción de 750.000 mi­llo­nes y el Pre­su­pues­to plu­ri­anual. Y so­bre la me­sa na­cio­nal hay pro­ble­mas ur­gen­tes. El lu­nes co­men­zó el pla­zo de so­li­ci­tud del In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal, que el Go­bierno pre­ten­de abo­nar a más de 200.000 fa­mi­lias el pró­xi­mo 27 de ju­nio. Pe­ro el sis­te­ma ar­ti­cu­la­do has­ta el mo­men­to ame­na­za con co­lap­sar en el trá­mi­te ad­mi­nis­tra­ti­vo, co­mo ha ocu­rri­do tam­bién con los ERTES, al­gu­nos de los cua­les si­guen to­da­vía sin abo­nar­se.

EFE

El pre­si­den­te Pe­dro Sánchez y el vi­ce­pre­si­den­te Pa­blo Igle­sias, ayer, com­par­tien­do ban­ca­da en la se­sión de con­trol al Go­bierno en el Se­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.