¿Quién de­fien­de a Co­lón?

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Pe­dro Nar­váez

SiSi los es­ta­dou­ni­den­ses, e in­clu­so Ada Co­lau, re­vi­sa­ra «Cris­tó­bal Co­lón, de ofi­cio des­cu­bri­dor» de Ma­riano Ozo­res, con An­drés Pa­ja­res en el pa­pel es­te­lar del na­ve­gan­te, po­dría­mos en­ten­der la ani­mad­ver­sión al per­so­na­je. Por en­vi­dia. Ni Holly­wood ni el ci­ne ca­ta­lán se­rían ca­pa­ces de lo­grar ese es­ta­do su­rrea­lis­ta com­ple­ta­men­te in­cons­cien­te. No so­lo no tie­nen ni una piz­ca de sen­ti­do del hu­mor sino que la su­pues­ta tras­cen­den­cia con la que lo tra­tan se tor­na en ri­dí­cu­la; más que ri­sa pro­vo­ca ver­güen­za aje­na. Un car­tel en el Co­lón bar­ce­lo­nés pa­ra de­cir: «he aquí un ge­no­ci­da». Es pa­ra mear­se, muy Co­lau, va­ya. La al­cal­de­sa se ro­dea de tan­tos ig­no­ran­tes que es de en­ten­der que no se­pa dis­tin­guir de qué Co­lón es­ta­mos ha­blan­do, del ge­no­vés, del ca­ta­lán o del de­ter­gen­te. Si fue­ra cier­to que su ori­gen es ca­ta­lán es de su­po­ner que sus su­pues­tos pe­ca­dos se­rían per­do­na­dos. La ma­ni­pu­la­do­ra in­cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se, in­clu­so la de los de­mó­cra­tas, o más aún, no ca­be en tres ca­ra­ve­las. Co­lón se des­tro­na pe­ro se le re­za a Tho­mas Jef­fer­son, pre­si­den­te por dos ve­ces de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, uno de los pa­dres fun­da­do­res, que he­re­dó bien tem­prano 5.000 acres de te­rreno de una plan­ta­ción –se­ño­ri­ta Es­car­la­ta– y unas de­ce­nas de es­cla­vos. Un ne­gre­ro tras la fir­ma de la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. 1776, no muy le­jos de 1714. Quien po­sea ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes lle­va con­si­go al­gún que otro es­cla­vis­ta. Ano­che so­ñé que vol­vía a Man­der­ley. De­gus­té «Lo que el vien­to se lle­vó», y me pa­re­ció un ac­to de re­bel­día, lo que me con­vir­tió en otro ser ri­dícu­lo que me­re­ce el cas­ti­go de la bur­la. Mien­tras tan­to, quién de­fien­de al des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca. El Go­bierno, que osa po­ner freno a las bra­vu­co­na­das de Trump, no se pro­nun­cia an­te ac­tos van­dá­li­cos que en­som­bre­cen la ima­gen de Es­pa­ña co­mo si fué­ra­mos hi­jos de Lu­cí­fer. Es­cu­pen en la tum­ba de nues­tros muer­tos y se que­dan sen­ta­dos co­mo Za­pa­te­ro an­te la ban­de­ra aje­na. Pa­ra el Eje­cu­ti­vo, la his­to­ria em­pie­za cuan­do al­can­zó el po­der, lo an­te­rior es de­lez­na­ble. El ca­len­da­rio re­pu­bli­cano de la Fran­cia cor­ta­ca­be­zas co­men­za­ba el año el 22 de sep­tiem­bre. El re­vo­lu­cio­na­rio es­pa­ñol, el glo­rio­so 10 de no­viem­bre de 2019. Co­lón no de­ja de ser pa­ra es­tos go­ber­nan­tes otra ex­cu­sa más pa­ra son­reír di­cien­do pa-ta-ta, cuán­ta iro­nía, e ir al de­rri­bo del pe­des­tal del ré­gi­men.

El Go­bierno no se pro­nun­cia an­te EEUU so­bre ac­tos van­dá­li­cos que en­som­bre­cen la ima­gen de Es­pa­ña»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.