MACROTIRÓN DE OREJAS EM­PRE­SA­RIAL

La Razón (Cataluña) - - Economía - JUAN RAMÓN RALLO

Lo­sLos em­pre­sa­rios no tie­nen por qué dic­tar bue­nas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Su co­no­ci­mien­to es mu­chí­si­mo más prác­ti­co y apli­ca­do que el de los eco­no­mis­tas u otros cien­tí­fi­cos so­cia­les, pe­ro no de­ja de ser un co­no­ci­mien­to par­cial, in­tui­ti­vo y no es­truc­tu­ra­do so­bre el sec­tor den­tro del que desa­rro­llan su ac­ti­vi­dad. De he­cho, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, cuan­do los em­pre­sa­rios al­zan la voz no es pa­ra de­fen­der na­da pa­re­ci­do al in­te­rés ge­ne­ral (una eco­no­mía efi­cien­te y com­pe­ti­ti­va que ma­xi­mi­ce el bie­nes­tar de los con­su­mi­do­res) sino sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Los em­pre­sa­rios gus­tan de ca­bil­dear al le­gis­la­dor pa­ra arri­mar el as­cua re­gu­la­to­ria a la sar­di­na de su cuen­ta de re­sul­ta­dos. Por eso, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, re­cla­man sub­si­dios que só­lo los be­ne­fi­cian a ellos o re­gla­men­ta­cio­nes que per­ju­di­can a sus com­pe­ti­do­res. Y tam­bién por eso, uno ha de po­ner siem­pre en sol­fa sus po­ten­cial­men­te ses­ga­das de­cla­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, del mis­mo mo­do que re­sul­ta­ría tor­pe com­prar cual­quier pres­crip­ción de los em­pre­sa­rios por el me­ro he­cho de pro­ce­der de los em­pre­sa­rios, tam­bién se­ría in­jus­to re­cha­zar­la por el me­ro he­cho de ha­ber si­do for­mu­la­da por ellos. Y en es­te sen­ti­do, los co­men­ta­rios for­mu­la­dos por los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos es­pa­ño­les du­ran­te la ma­cro­cum­bre em­pre­sa­rial a pro­pó­si­to de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que pre­ten­de desa­rro­llar el Go­bierno sí de­ben ser te­ni­dos muy en cuen­ta. No por el he­cho de que pro­ven­gan de al­gu­nos em­pre­sa­rios, sino por­que cons­ti­tu­yen un cla­mor uná­ni­me del con­jun­to de em­pre­sa­rios con in­de­pen­den­cia del sec­tor en el que es­tén ope­ran­do y que ade­más coin­ci­de con la opi­nión de mu­chos eco­no­mis­tas. ¿Qué di­je­ron en es­ta ma­cro­cum­bre? Pues, en esen­cia, que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca desa­rro­lla­da por el Go­bierno has­ta el mo­men­to re­sul­ta muy inade­cua­da, tan­to en lo re­fe­ren­te a las subidas de im­pues­tos so­bre la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial cuán­to en lo re­la­ti­vo a la pre­ten­di­da de­ro­ga­ción de la re­for­ma la­bo­ral. En am­bos ca­sos, es­ta­mos an­te po­lí­ti­cas opues­tas a las que ne­ce­si­ta­mos pa­ra una sa­li­da rá­pi­da de es­ta cri­sis. Los im­pues­tos ba­jos per­mi­ten ge­ne­rar in­ter­na­men­te y atraer ex­ter­na­men­te el vo­lu­men de in­ver­sión que ne­ce­si­ta­mos pa­ra re­lan­zar y re­con­ver­tir la eco­no­mía en el cor­to pla­zo. La re­for­ma la­bo­ral con­tri­bu­ye a que los tra­ba­ja­do­res pue­dan re­co­lo­car­se con me­no­res fric­cio­nes y so­bre­cos­tes o en otros sec­to­res, to­do lo cual fa­ci­li­ta la re­es­truc­tu­ra­ción de nues­tro apa­ra­to pro­duc­ti­vo. Por des­gra­cia, to­do pa­re­ce in­di­car que ha­brá nue­vas subidas de im­pues­tos y ve­re­mos si tam­bién una de­ro­ga­ción com­ple­ta de la re­for­ma la­bo­ral. No es de ex­tra­ñar que, con es­tos mim­bre, los em­pre­sa­rios ter­mi­nen ho­rro­ri­za­dos. El Go­bierno es­tá ha­cien­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que de­be­ría y eso es al­go que por ne­ce­si­dad ha de in­quie­tar a aque­llos que se de­di­can a ge­ne­rar ri­que­za, es­to es, a los em­pre­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.