LA CA­SA DE LOS ÚL­TI­MOS NA­ZIS

Kem­pows­ki ana­li­za el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial des­de una vi­lla de cam­po

La Razón (Cataluña) - - Libros - Sa­gra­rio FDEZ.-PRIE­TO

EsEs el in­vierno de 1945 y la nie­ve ro­dea la gran­ja de una fa­mi­lia de la no­ble­za ale­ma­na ve­ni­da a me­nos en el es­te del país. Es un in­vierno de de­sola­ción, uno de los peores que co­no­ció esa Eu­ro­pa que vi­vió tan­tos en el si­glo XX. Los ale­ma­nes se re­ti­ran del fren­te del Es­te an­te el avan­ce del Ejér­ci­to Ro­jo y mi­lla­res de se­res hu­ma­nos se ven obli­ga­dos a huir. Re­fu­gia­dos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des ocu­pan cam­pos y ca­mi­nos, atra­vie­san ciu­da­des y pue­blos, marchan en hi­le­ras in­ter­mi­na­bles. En uno de ellos, cer­ca de Kö­nis­berg, se en­cuen­tra la an­ti­gua vi­lla de los Von Glo­big, per­te­ne­cien­tes a la an­ti­gua no­ble­za pru­sia­na.

Un lu­gar que se con­ver­ti­rá en po­sa­da oca­sio­nal pa­ra gen­tes de pa­so de to­do ti­po, un eco­no­mis­ta, una vio­li­nis­ta, un aris­tó­cra­ta y tam­bién un ju­dío fu­gi­ti­vo. En la ca­sa per­ma­ne­cen Kat­ha­ri­na, cu­yo ma­ri­do lu­cha con los na­zis en Ita­lia, el hi­jo de am­bos y una «tii­ta». Ade­más de unos cuan­tos sir­vien­tes, po­la­cos y ucra­nia­nos. Los ru­sos es­tán ca­da vez más cer­ca, tan­to que des­de la ca­sa pue­den oír­se sus ca­ño­nes, y las no­ti­cias son alar­man­tes, pe­ro na­die pa­re­ce es­tar de­ma­sia­do preo­cu­pa­do. Flo­ta en el am­bien­te al­go in­tan­gi­ble pe­ro muy só­li­do, co­mo una pe­sa­da lo­sa que se man­tie­ne sim­bó­li­ca y ma­gis­tral­men­te con el sa­lu­do «Heit Hitler» re­pe­ti­do a ca­da pa­so, a ve­ces co­mo si fue­ra una bro­ma, pe­ro no lo era en esos mo­men­tos pa­ra la ma­yo­ría de ale­ma­nes que se­guían con­fian­do en el Füh­rer y en la vic­to­ria.

A pe­sar de co­no­cer la vio­len­cia de los sol­da­dos ru­sos y sus ame­na­zas pú­bli­cas de ven­gar­se con las mu­je­res, a pe­sar de la inuti­li­dad de los cu­po­nes de ra­cio­na­mien­to por­que no ha­bía na­da que re­par­tir en­tre la po­bla­ción, a pe­sar de oír ha­blar de las ciu­da­des cer­ca­nas con­ver­ti­das en es­com­bros, es­ta fa­mi­lia pa­re­ce ha­bi­tar en otro mun­do, una idea que el au­tor tras­la­da al lec­tor de for­ma ma­gis­tral por­que Geor­gen­hof pa­re­ce flo­tar en un ex­tra­ño sue­ño. Ni si­quie­ra los sol­da­dos ale­ma­nes que hu­yen en des­ban­da­da en­fren­tan a es­ta fa­mi­lia a la reali­dad, una fa­mi­lia que, na­tu­ral­men­te, sim­bo­li­za a to­do el país.

Ge­no­ci­dio pru­siano

Sa­be­mos que lo que ven­drá es el co­no­ci­do co­mo «ge­no­ci­dio pru­siano», que la ven­gan­za so­vié­ti­ca ten­drá lu­gar con un al­can­ce que no se ha co­no­ci­do por com­ple­to has­ta ha­ce po­cos años y que mi­les de ci­vi­les ale­ma­nes fue­ron de­por­ta­dos y obli­ga­dos a ca­mi­nar ha­cia el oes­te, que­dán­do­se una gran ma­yo­ría en las cu­ne­tas.

Wal­ter Kem­pows­ki ha es­cri­to una no­ve­la his­tó­ri­ca so­bre una épo­ca atroz. El re­sul­ta­do tie­ne sus raí­ces en lo me­jor de la na­rra­ti­va cen­troeu­ro­pea: el co­no­ci­mien­to pro­fun­do de los se­res hu­ma­nos que en­gen­dra to­da una ga­le­ría de per­so­na­jes com­ple­jos y per­du­ra­bles, su ca­pa­ci­dad pa­ra otor­gar sim­bo­lis­mo a los de­ta­lles y su ma­gis­tral re­crea­ción de un am­bien­te de mie­do e in­cer­ti­dum­bre que con­tem­pla­mos ató­ni­tos an­te el com­por­ta­mien­to de ese pue­blo ale­mán que no que­ría ver lo que te­nía de­lan­te.

«TO­DO EN VANO» Wal­ter Kem­pows­ki ASTEROIDE 352 pá­gi­nas, 22,95 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.