FE­LI­CES PA­RA SIEM­PRE

La Razón (Cataluña) - - Libros - Die­go GÁN­DA­RA

ElEl uni­ver­so na­rra­ti­vo de la es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Ja­ne Smi­ley pa­re­ce no cam­biar ja­más. Aun­que los es­ce­na­rios y los per­so­na­jes sean otros, en sus no­ve­las (no­ve­las co­mo por ejem­plo «La edad del des­con­sue­lo», «De bue­na fe» o «He­re­da­rás la tie­rra») siem­pre pa­sa lo mis­mo: to­do trans­cu­rre apa­ren­te­men­te en una tran­qui­la nor­ma­li­dad has­ta que los he­chos se des­en­ca­de­nan y na­da, cla­ro, vuel­ve a ser lo de an­tes: una his­to­ria ocul­ta, o que vie­ne de muy le­jos, mues­tra el re­ver­so de un re­la­to que ame­na­za con lle­var­se por de­lan­te la apa­ren­te tran­qui­li­dad. Al­go de eso es lo que ocu­rre en «Un amor cual­quie­ra», su nue­va no­ve­la, don­de los pro­ta­go­nis­tas son la fa­mi­lia Kin­se­lla, un ma­tri­mo­nio que ha for­ja­do un fu­tu­ro fe­liz jun­to a sus cin­co hi­jos. Trans­cu­rri­do un tiempo, cuan­do la es­po­sa, Ra­chel, cree que le es­pe­ra un por­ve­nir en cal­ma, su es­po­so de­ci­de, sin con­sul­ta pre­via, ven­der la ca­sa en la que vi­ven y lle­var­se a sus hi­jos a otro país y de­jar­la, so­la, a la in­tem­pe­rie del mun­do. Pe­ro vein­te años des­pués, tres de sus cin­co hi­jos –Ellen y los ge­me­los Joe y Mi­chael–, lle­gan a su ca­sa y, pa­ra sor­pre­sa de ella, ca­da uno desea con­tar­le su his­to­ria per­so­nal, el mun­do que, des­de en­ton­ces, han cons­trui­do sin ella.

Reali­dad y de­seo

La his­to­ria que cuen­tan, co­mo es pre­vi­si­ble, no ha­ce más que des­mo­ro­nar, una vez más, los ci­mien­tos so­bre los que se ha cons­trui­do la fa­mi­lia. Y no só­lo eso: tam­bién los mo­ti­vos que lle­va­ron a que se se­pa­ra­ra de su ma­ri­do, que tras la con­fe­sión de sus hi­jos, pa­re­cen ser, en el fondo, otros. En to­do ca­so, en es­ta no­ve­la la es­cri­to­ra ob­ser­va con ojo avie­so, tam­bién, el com­ple­jo (y por mo­men­tos si­nies­tro) mun­do de los víncu­los fa­mi­lia­res pe­ro lo ha­ce cen­tran­do la mi­ra­da en lo que no se ad­vier­te, en lo que es­tá allí, en las de­ci­sio­nes inefa­bles, en las con­se­cuen­cias de lo que se desea y sin em­bar­go no se quie­re.

Tie­ne, en ese sen­ti­do, una mi­ra­da tan úni­ca co­mo in­có­mo­da, pues se de­tie­ne en los de­ta­lles, en las pe­que­ñas mues­tras de co­ti­dia­ni­dad don­de, no obs­tan­te, la he­ri­da persiste co­mo una pa­la­bra car­ga­da de sen­ti­mien­tos que no pue­den de­cir­se. La no­ve­la, así, su tra­ma se­cre­ta, se des­plie­ga len­ta­men­te, co­mo las se­ña­les de un ca­mino re­ple­to de mo­men­tos pro­fun­da­men­te emo­ti­vos sin por ello ser in­ge­nuos. Smi­ley, le­jos de ha­cer hin­ca­pie en el pa­raí­so per­di­do de las fa­mi­lias fe­li­ces, re­ve­la que, de­trás de la pro­pia vi­da de ca­da uno (en es­te ca­so, de los hi­jos adul­tos de la pro­ta­go­nis­ta) lo que hay, en el fondo, es una bús­que­da cons­tan­te (y mu­chas ve­ces de­ses­pe­ra­da) de con­ci­liar aque­llo que vi­vi­mos con aque­llo que, a ve­ces sin sa­ber­lo, desea­mos.

«UN AMOR CUAL­QUIE­RA» Ja­ne Smi­ley SEX­TO PISO 128 pá­gi­nas, 15,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.