Derechazo de Olo­na

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Pedro Nar­váez

Hay­Hay mo­men­tos en los que los mu­ros del Con­gre­so su­dan co­mo un bo­xea­dor en un ring de hie­lo. Era el de ayer un día de com­ba­te fe­me­nino. De un la­do, la mi­nis­tra Ire­ne Mon­te­ro y, de otro, la por­ta­voz de Vox, Ma­ca­re­na Olo­na, que lle­va­ba la na­va­ja de Car­men en la li­ga de su ver­bo­rrea o en­tre los bo­to­nes de la re­be­qui­ta. No fue un Muham­mad Alí con­tra Fo­re­man, más bien Mi­ke Ty­son y Evan­der Holy­field, por­que si de­jan a Mon­te­ro le arran­ca la ore­ja con el pen­dien­te pues­to. La mi­nis­tra, a ve­ces ex­ta­sia­da por la en­jun­dia fru­gal de su car­go, res­pon­día con mohí­nes de co­le­gia­la, se mor­día el la­bio co­mo una ado­les­cen­te a pun­to de co­ger del pe­lo a su sa­bion­da com­pa­ñe­ra de pu­pi­tre. Es­tas chi­cas pa­re­cen que prac­ti­can Pi­la­tes pe­ro en reali­dad son ex­per­tas en lu­cha li­bre. Cuan­do Mon­te­ro se echó las ma­nos a la ca­ra ya el juez ha­bía dic­ta­do que Olo­na ha­bía ga­na­do por pun­tos. No hi­zo fal­ta que ti­ra­ra la toa­lla. Lo peor de creer­se mi­nis­tra im­por­tan­te de Igual-da es que se en­ca­ja los gol­pes aga­rrán­do­se al ri­val con una cha­que­ta «over­si­ze». Tan­ta te­la pa­ra tan po­co hilo con­duc­tor. Creía Mon­te­ro que lle­va­ba plo­mo en los guan­tes con su dis­cur­so «fe­mi­nis­ta» pe­ro era go­maes­pu­ma de los col­cho­nes que de­jan por la ca­lle. El derechazo de Olo­na an­te la pe­ro­ra­ta zur­da de Ire­ne la con­vir­tió otra vez en un pe­so pe­sa­do. No sa­be­mos có­mo se las in­ge­nia­ban en el pa­tio del co­le­gio si al­guien les ro­ba­ba la me­rien­da, si sa­ca­ban las uñas o iban a la yu­gu­lar. No tu­vo tiem­po la tam­bién se­ño­ra de Pa­blo Igle­sias pa­ra apro­ve­char un «round» y es­cu­char los con­se­jos del en­tre­na­dor. Olo­na la aco­rra­ló y cuan­do ca­yó no es­ta­ba Scor­se­se pa­ra ha­cer gran­de su de­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.