El ori­gen del fo­co de Pe­kín es­ta­ría en la zo­na de ma­ris­co

Chi­na da por con­tro­la­do el bro­te Pe­ro re­vi­sa los pro­to­co­los de hi­gie­ne de los mer­ca­dos hú­me­dos

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Vic­to­ria Pas­cual - Hong Kong

Se ha de­tec­ta­do un ma­yor nú­me­ro de con­ta­gios en­tre los pes­ca­de­ros que en­tre otros tra­ba­ja­do­res del mer­ca­do de Xin­fa­di

Pe­kín dio ayer por con­tro­la­do el bro­te de co­ro­na­vi­rus que ame­na­za­ba la ca­pi­tal chi­na des­de el pa­sa­do fin de se­ma­na y que has­ta la fe­cha ya su­ma 158 con­ta­gia­dos. Se­gún ex­pli­có el epi­de­mió­lo­go je­fe del Cen­tro chino de Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des, Wu Zun­you, «que es­té con­tro­la­do no quiere de­cir que el nú­me­ro de nue­vos ca­sos va­ya a caer a ce­ro ma­ña­na o pa­sa­do ma­ña­na». «La ten­den­cia ac­tual se man­ten­drá du­ran­te un tiem­po, pe­ro lue­go la cur­va co­men­za­rá a ba­jar, co­mo su­ce­dió en enero y fe­bre­ro», ase­gu­ró tras afir­mar que el pi­co se al­can­zó el pa­sa­do sá­ba­do día 13.

Co­no­ce­dor de que to­dos los ojos es­tán pues­tos en la ca­pi­tal chi­na, Wu in­sis­tió en que «Pe­kín ha ac­tua­do rá­pi­do pa­ra mi­ni­mi­zar­lo en la me­di­da de lo posible». Ade­más, ad­mi­tió que, co­mo se di­jo des­de un prin­ci­pio, el fo­co es­tá vin­cu­la­do con el mer­ca­do de abas­tos de Xin­fa­di, lo que ha vuel­to a po­ner en el pun­to de mi­ra las con­di­cio­nes hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rias de los mer­ca­dos hú­me­dos del gi­gan­te asiá­ti­co.

En esa lí­nea, la Co­mi­sión Cen­tral pa­ra la Ins­pec­ción de la Dis­ci­pli­na pu­bli­có un in­for­me en su pá­gi­na web en el que pro­po­nía una es­cru­pu­lo­sa re­for­ma de los es­tán­da­res de hi­gie­ne en esos mer­ca­dos ma­yo­ris­tas y en la ca­de­na de ali­men­ta­ción. «La epi­de­mia es un es­pe­jo que no so­lo re­fle­ja los as­pec­tos más su­cios y caó­ti­cos de los mer­ca­dos ma­yo­ris­tas, sino tam­bién el ba­jo ni­vel de las con­di­cio­nes en que se ges­tio­nan», se que­ja­ban. Asi­mis­mo, re­co­no­cían que la edi­fi­ca­ción de es­tos lu­ga­res tu­vo lu­gar ha­ce dos o tres dé­ca­das cuan­do las téc­ni­cas pa­ra tra­tar las aguas re­si­dua­les se en­con­tra­ban to­da­vía po­co desa­rro­lla­das, por lo que se­ría ne­ce­sa­ria una mo­der­ni­za­ción.

Cons­cien­tes de unas ca­ren­cias que ahora la epi­de­mia ha sa­ca­do a la luz, las au­to­ri­da­des chi­nas ya ha co­men­za­do el pro­ce­so pa­ra cam­biar­lo. En­tre los pri­me­ros pa­sos, el país des­te­rró de su lis­ta de con­su­mo di­ver­sas es­pe­cies exó­ti­cas co­mo el pan­go­lín, ani­mal al que mu­chos han apun­ta­do co­mo el posible in­ter­me­dia­rio trans­mi­sor del pa­tó­geno en­tre el mur­cié­la­go y las per­so­nas.

En la rue­da de pren­sa, Wu tam­bién ex­pu­so las si­mi­li­tu­des que este nue­vo fo­co pre­sen­ta con el de Wuhan, don­de tam­bién se pro­pa­gó el pa­tó­geno des­de un mer­ca­do, una coin­ci­den­cia que ayu­da­rá a sa­ber más so­bre el ori­gen del vi­rus y su trans­mi­sión. So­bre to­do, te­nien­do en cuen­ta que tras ha­ber rea­li­za­do en­cues­tas epi­de­mio­ló­gi­cas, se han de­tec­ta­do un ma­yor nú­me­ro de con­ta­gios en­tre los pes­ca­de­ros que en­tre otros tra­ba­ja­do­res del mer­ca­do.

Se­gún con­clu­yó, to­da­vía ha­ce fal­ta in­ves­ti­gar más pe­ro eso in­di­ca­ría que el ori­gen del fo­co po­dría es­tar vin­cu­la­do con el al­ma­ce­na­mien­to de ma­ris­cos a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra en am­bien­tes hú­me­dos, unas «con­di­cio­nes que per­mi­ten que el vi­rus pue­da es­con­der­se y so­bre­vi­vir».

No obs­tan­te, los in­ves­ti­ga­do­res con­ti­núan tra­tan­do de ave­ri­guar có­mo lle­gó el pa­tó­geno has­ta Xin­fa­di. Si bien en un prin­ci­pio lo vin­cu­la­ron con el sal­món con­ge­la­do im­por­ta­do de Eu­ro­pa tras ha­ber en­con­tra­do mues­tras en una ta­bla pa­ra cor­tar­lo, des­pués se­ña­la­ron a una per­so­na co­mo la fuen­te prin­ci­pal.

Mien­tras, las au­to­ri­da­des lo­ca­les si­guen im­ple­men­tan­do res­tric­ti­vas me­di­das pa­ra fre­nar la pro­pa­ga­ción, al­go que pa­re­cen ha­ber lo­gra­do des­pués de ha­ber re­gis­tra­do ayer 21 nue­vos ca­sos con­fir­ma­dos, diez me­nos que el día an­te­rior. Pa­ra po­ner cer­co al vi­rus, des­de que se de­tec­ta­ra el bro­te, se han lle­va­do a ca­bo más de 400.000 prue­bas de co­ro­na­vi­rus a to­dos aque­llos que, de uno u otro mo­do, ha­bían vi­si­ta­do o en­tra­do en con­tac­to con las ins­ta­la­cio­nes de Xin­fa­di. Gra­cias a los test, se han po­di­do po­di­do iden­ti­fi­car ocho clús­te­res di­fe­ren­tes y tam­bién se han de­tec­ta­do ca­sos en otras pro­vin­cias.

Pre­ci­sa­men­te, en otras pro­vin­cias se han de­cre­ta­do cua­ren­te­nas pa­ra los que ven­gan de la ca­pi­tal, a quie­nes han re­co­men­da­do no aban­do­nar­la, y los pro­pios pe­qui­ne­ses han vuel­to a una fase re­ple­ta de di­ver­sas res­tric­cio­nes. La ciu­dad ha es­ta­ble­ci­do el ni­vel 2 de aler­ta sa­ni­ta­ria (en una es­ca­la de 4) y se ha vuel­to a la obli­ga­to­rie­dad del uso de mas­ca­ri­llas por la ca­lle y a los ru­ti­na­rios con­tro­les de tem­pe­ra­tu­ra. La mo­vi­li­dad se ha re­du­ci­do de ma­ne­ra ra­di­cal. Los dos ae­ro­puer­tos de Pe­kín han can­ce­la­do nu­me­ro­sos vue­los, y los tre­nes ofre­cen re­em­bol­sar el pre­cio de los bi­lle­tes ad­qui­ri­dos.

EFE

Tra­ba­ja­do­res sa­ni­ta­rios pro­te­gi­dos an­te el co­ro­na­vi­rus des­can­san en las pro­xi­mi­da­des de hos­pi­tal en Pe­kín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.