Bo­tox y an­ti­cuer­pos, lis­tos pa­ra el mun­do post co­vid

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón - José Agua­do Uli­ses Fuen­te Est­her S. Sie­tei­gle­sias Ja­vier Ors

AlAl vol­ver a en­con­trar­nos, com­pro­ba­mos a quién le ha cun­di­do el tiem­po du­ran­te la pan­de­mia. Al­guno, muy apli­ca­do, apren­dió un nue­vo idio­ma. Otros han com­ple­ta­do cur­sos on­li ne tan cu­rio­sos co­mo «Apren­dien­do a apren­der». Los nue­vos co­ci­ne­ros me­re­cen ca­pí­tu­lo apar­te, pues han lo­gra­do un ni­vel cu­li­na­rio muy su­pe­rior al que te­nían an­tes del co­ro­na­vi­rus. Tam­bién te­ne­mos ami­gos más su­per­fi­cia­les que se han en­tre­ga­do a las ap­ti­tu­des fí­si­cas y los cá­no­nes de be­lle­za: pie­les bron­cea­das, des­apa­ri­ción de la ba­rri­ga, bo­tox y al­gún que otro re­to­que fa­cial que ahora somos in­ca­pa­ces de ad­ver­tir.

En lo peor del apan­de mi a, cuan­do los nú­me­ros en la Gran Man­za­na no eran na­da alen­ta­do­res, los neo­yor­qui­nos ri­cos hu­ye­ron a sus man­sio­nes en los Ham­ptons, una es­plén­di­da zo­na cos­te­ra y va­ca­cio­nal de la cer­ca­na Long Is­land. Tam­bién hu­bo quien, sin se­gun­da re­si­den­cia, co­men­zó a pa­gar al­qui­le­res a te­nor de 30.000 dó­la­res al mes con tal de vi­vir en un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do.

El doc­tor Ale­xan­der Gol­berg ha­bla ma­ra­vi­llas de este ex­clu­si­vo rin­cón al nor­te de Nue­va York que es­ta pri­ma­ve­ra es­tá más po­bla­do que nun­ca. An­te el cie­rre de sus clí­ni­cas es­té­ti­cas en Brooklyn y Man­hat­tan y la psi­co­sis, este mé­di«Ha­go co trans­for­mó su me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo y sus ser­vi­cios. Gol­berg ha de­mos­tra­do una ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al me­dio en tiem­pos de co­vid-19.

Se apo­dó el «Doc­tor Ham­ptons» y des­de su se­de en East End ofre­ció tra­ta­mien­tos po­co in­va­si­vos sin ne­ce­si­dad de que los pa­cien­tes sa­lie­ran de sus ca­sas re­fu­gio. Él mis­mo se des­pla­za­ba a las lu­jo­sas vi­vien­das. Tam­bién dio la op­ción de rea­li­zar prue­bas de SARS-Cov-2 di­rec­ta­men­te en las man­sio­nes. los tres, el test IGG/IGM, pa­ra sa­ber si tie­nen an­ti­cuer­pos, el hi­so­po na­sal pa­ra com­pro­bar si son po­si­ti­vos, y un aná­li­sis de san­gre pa­ra de­tec­tar an­ti­cuer­pos (que no se ven en la prue­ba IGG/IGM)», con­fie­sa Gol­berg. «Mu­chos de los ve­ci­nos de los Ham­ptons te­nían pá­ni­co a ir a un hos­pi­tal de Nue­va York o a un cen­tro de sa­lud a ha­cer­se las prue­bas». Gol­berg ex­pli­ca por te­lé­fono que «tra­ba­jar se vol­vió más com­pli­ca­do. La gen­te se que­dó en ca­sa, re­ce­la­ban de sa­lir fue­ra, so­bre to­do al prin­ci­pio». El doc­tor de­fien­de que «el Bo­tox y los lif­tings siem­pre vie­nen bien». Ade­más, «des­pués de pa­sar tan­to tiem­po con­fi­na­dos, mu­chos de mis pa­cien­tes se han de­pri­mi­do. Ver­se me­jor pue­de ayudar a que se sien­tan me­jor. Siem­pre da ener­gía po­si­ti­va». Asi­mis­mo, Gol­berg re­co­no­ce que «hay mu­cha gen­te que tra­ba­ja des­de ca­sa y tie­ne reunio­nes en Fa­ce­ti­me, Zoom... y cuan­do es­tán ha­blan­do du­ran­te las con­fe­ren­cias, se mi­ran a sí mis­mos: se ven en la pan­ta­lla y no les gus­ta lo que ven. Han em­pe­za­do a ver más arru­gas y quie­ren arre­glar­lo lo an­tes posible».

Al­gu­nos de los pa­cien­tes de Gol­berg «ya es­tán har­tos de te­ner­le mie­do al vi­rus y quie­ren vol­ver a la nor­ma­li­dad. Tam­bién quie­ren ver­se y sen­tir­se me­jor». Por eso el doc­tor es­ta­ba es­pe­ran­za­do con la reaper­tu­ra de Nue­va York, pa­ra así vol­ver a rea­li­zar tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos de ma­yor ca­la­do im­po­si­bles de ha­cer en las her­mo­sas ca­sas de Los Ham­ptons.

Gol­berg ofre­ce tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos y prue­bas de co­vid-19 en los Ham­ptons

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.