DEL PRIN­CI­PIO DE PRE­CAU­CIÓN

En es­ce­na­rios de in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca el Go­bierno de­be apli­car­lo de for­ma ra­zo­na­da y pro­por­cio­na­da y adop­tar las me­di­das de ges­tión del ries­go que sean pre­ci­sas sin es­pe­rar a que se pro­duz­ca el da­ño

La Razón (Cataluña) - - España - MIGUEL ÁN­GEL RE­CUER­DA GIRELA

Tie­ne su ori­gen en las le­yes ale­ma­nas De­pués se in­te­gró en la Unión Eu­ro­pea, en me­dio am­bien­te y en pro­tec­ción pa­ra la sa­lud En Es­pa­ña es­tá en de­ce­nas de nor­mas El le­gis­la­dor lo ha con­sa­gra­do co­mo un prin­ci­pio ge­ne­ral en ma­te­ria sa­ni­ta­ria

Ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo Uni­ver­si­dad de Gra­na­da

A las per­so­nas nos pro­du­ce se­gu­ri­dad la idea de te­ner la ca­pa­ci­dad de pre­ver los ries­gos y de dis­po­ner de los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra neu­tra­li­zar­los. Pe­ro des­gra­cia­da­men­te la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que hay ries­gos im­pre­vi­si­bles y otros que, sien­do pre­vi­si­bles, son inevi­ta­bles por­que superan las fuer­zas hu­ma­nas. En cam­bio, hay ries­gos que, con una ac­ti­tud di­li­gen­te, pue­den pre­ver­se a par­tir de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. Al­gu­nos de esos ries­gos pre­vi­si­bles se pue­den eli­mi­nar o, al me­nos, mi­ti­gar si se adop­tan las de­ci­sio­nes ade­cua­das a tiem­po.

Cuan­do nos en­fren­ta­mos a ries­gos so­bre los que exis­te in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca, las de­ci­sio­nes son más com­ple­jas y re­quie­ren pa­ra el acier­to de una ma­yor do­sis de in­tui­ción, pru­den­cia e in­te­li­gen­cia pa­ra evi­tar los da­ños. En es­ce­na­rios de in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca el Go­bierno y la Ad­mi­nis­tra­ción de­ben apli­car de for­ma ra­zo­na­da y pro­por­cio­na­da el prin­ci­pio de pre­cau­ción, sin que ello pue­da ava­lar de­ci­sio­nes ca­pri­chos as, ar­bi­tra­rias ni des­pro­por­cio­na­das, con efec­tos con­tra­pro­du­cen­tes.

El prin­ci­pio de pre­cau­ción in­te­gra la idea de cau­te­la fren­te a los ries­gos, y con­cre­ta­men­te es­ta­ble­ce la re­gla de que la in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca so­bre un ries­go no de­be ser un obs­tácu­lo pa­ra la adop­ción de me­di­das cuan­do exis­ta la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca un da­ño gra­ve.

El prin­ci­pio de pre­cau­ción tie­ne ori­gen en la le­gis­la­ción ale­ma­na me­dioam­bien­tal de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do (vor­sor­ge­prin­zip), des­de don­de se in­te­gró en el De­re­cho de la Unión Eu­ro­pea (ar­tícu­lo 174 TCE), pri­me­ro en el sec­tor am­bien­tal y des­pués en la pro­tec­ción pro­tec­ción de la sa­lud. En el asun­to Na­tio­nal Far­mers’ Union, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia se pro­nun­ció so­bre la co­rrec­ción de la prohi­bi­ción de ex­pe­dir bo­vi­nos y car­ne de bo­vi­nos des­de el te­rri­to­rio del Reino Uni­do a los Es­ta­dos miem­bros, du­ran­te la cri­sis de las va­cas lo­cas, cuan­do no exis­tía cer­te­za cien­tí­fi­ca so­bre el ries­go que asu­mían las per­so­nas que po­dían con­su­mir esa car­ne. La con­tro­ver­sia ra­di­ca­ba en que no es­ta­ba acre­di­ta­da cien­tí­fi­ca­men­te con cer­te­za la po­si­bi­li­dad de que la en­ce­fa­lo­pa­tía es­pon­gi­for­me bo­vi­na, que afec­ta­ba a las va­cas, pu­die­ra sal­tar a las per­so­nas, con mo­ti­vo del con­su­mo de la car­ne pro­ce­den­te del Reino Uni­do, pro­vo­can­do la en­fer­me­dad mor­tal de Creutz­feldt-Ja­kob. A la vis­ta de la gra­ve­dad de ese pe­li­gro y de la plau­si­bi­li­dad del ries­go, a pe­sar de no exis­tir cer­te­za cien­tí­fi­ca so­bre ello, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia lle­gó a la conclusión de que el con­fi­na­mien­to de esos ani­ma­les en el Reino Uni­do era una me­di­da apro­pia­da y per­mi­ti­da por el De­re­cho eu­ro­peo. A ese res­pec­to, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia di­jo en re­la­ción con el prin­ci­pio de pre­cau­ción que «(…) cuan­do sub­sis­ten du­das so­bre la exis­ten­cia o al­can­ce de ries­gos pa­ra la sa­lud de las per­so­nas, las Ins­ti­tu­cio­nes pue­den adop­tar me­di­das de pro­tec­ción sin te­ner que es­pe­rar a que se de­mues­tre ple­na­men­te la reali­dad y gra­ve­dad de ta­les ries­gos».

En Es­pa­ña ese prin­ci­pio no so­lo se ha re­co­gi­do en de­ce­nas de nor­mas en la úl­ti­ma dé­ca­da, sino que ade­más el le­gis­la­dor lo ha con­sa­gra­do co­mo un prin­ci­pio ge­ne­ral de la ac­ción pú­bli­ca en ma­te­ria de sa­lud. La im­po­si­ción por la ley del prin­ci­pio de pre­cau­ción a la ac­tua­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas con­lle­va un de­ber de es­tas de ac­tuar con cau­te­la an­te ries­gos plau­si­bles que pue­dan cau­sar afec­cio­nes gra­ves a la sa­lud y la vi­da.

Es­te es el ca­so, en­tre otros mu­chos, de pe­li­gros co­mo el nue­vo co­ro­na­vi­rus que, al ser eva­lua­dos cien­tí­fi­ca­men­te, por su no­ve­dad, re­sul­tan un tan­to des­co­no­ci­dos pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca en cuan­to a su ca­rac­te­ri­za­ción, efec­tos y pro­ba­bi­li­dad del da­ño, pe­ro so­bre los que exis­ten sos­pe­chas de su gra­ve­dad fun­da­das en in­di­cios.

En es­te sen­ti­do, la Ley 33/2011, de 4 de oc­tu­bre, Ge­ne­ral de Sa­lud Pú­bli­ca adop­tó ha­ce ya nue­ve años un en­fo­que de pro­tec­ción y pro­mo­ción de la sa­lud, tan­to en su es­fe­ra in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­va, ba­sa­do, se­gún dis­po­ne di­cha ley, en el ri­gu­ro­so co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y en la ne­ce­sa­ria an­ti­ci­pa­ción que im­po­ne el prin­ci­pio de pre­cau­ción. La le­tra d) del ar­tícu­lo 3 de di­cha ley es­ta­ble­ce que: «La exis­ten­cia de in­di­cios fun­da­dos de una po­si­ble afectación gra­ve de la sa­lud de la po­bla­ción, aun cuan­do hu­bie­ra in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca so­bre el ca­rác­ter del ries­go, de­ter­mi­na­rá la ce­sa­ción, prohi­bi­ción o li­mi­ta­ción de la ac­ti­vi­dad so­bre la que con­cu­rran» .

Cuan­do no se tie­ne cer­te­za so­bre un ries­go gra­ve pa­ra la sa­lud, pe­ro se cuen­ta con in­di­cios ba­sa­dos en da­tos, ex­pe­rien­cias de otros paí­ses, re­co­men­da­cio­nes o es­tu­dios cien­tí­fi­cos, aun no de­fi­ni­ti­vos, so­bre la po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­ca un da­ño gra­ve pa­ra la vi­da, el Go­bierno y la Ad­mi­nis­tra­ción de­ben adop­tar las me­di­das de ges­tión del ries­go que sean pre­ci­sas sin es­pe­rar a que se pro­duz­ca el da­ño. Con ma­yor mo­ti­vo de­ben ac­tuar así cuan­do el pe­li­gro en cues­tión pue­da pro­vo­car da­ños ca­tas­tró­fi­cos o irre­ver­si­bles, pues en esos ca­sos los sis­te­mas de res­pon­sa­bi­li­dad se­rán in­su­fi­cien­tes pa­ra re­pa­rar lo irre­pa­ra­ble. Por eso, an­te la in­cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca, cau­te­la ra­zo­na­da y pro­por­cio­na­da. Better sa­fe than sorry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.