«Me doy por ca­sa­da»

La Razón (Cataluña) - - Sábado - POR CRIS­TI­NA FER­NÁN­DEZ

La can­tan­te Che­noa no lle­gó ni a pro­bar­se el ves­ti­do de no­via al de­cre­tar­se el es­ta­do de alar­ma

LA PAN­DE­MIA HA APLA­ZA­DO SU BO­DA CON EL URÓLOGO MIGUEL SÁNCHEZ EN­CI­NAS, PRE­VIS­TA PA­RA EL 14 DE JU­NIO, AL TIEM­PO QUE LE RE­GA­LÓ OTROS PRO­YEC­TOS, CO­MO EL CON­CIER­TO SO­LI­DA­RIO CON EL QUE VA­RIOS AR­TIS­TAS HOMENAJEAN MA­ÑA­NA EN MA­DRID A LOS FA­LLE­CI­DOS POR LA CO­VID-19

«To­do lo que tie­ne que su­ce­der, ocu­rre, y yo soy una per­so­na muy po­si­ti­va. Se ha pu­bli­ca­do que es­ta­ba tris­te por no po­der ca­sar­me y no es ver­dad. El otro día me di­je­ron una fra­se que me en­can­ta: “Si quie­res que Dios se ría, cuén­ta­le tus pla­nes”. Mi bo­da se ha apla­za­do y no pa­sa na­da. De he­cho, me que­dé sin pro­bar­me el ves­ti­do de no­via por­que se de­cre­tó el es­ta­do de alar­ma. Así que ni lo he vis­to. Era por­que no te­nía que ocu­rrir aho­ra». Che­noa, na­ci­da co­mo Lau­ra Co­rra­di­ni en Mar del Plata (Ar­gen­ti­na) en 1975, afron­ta las en­tre­vis­tas con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y re­si­len­cia con la que en­ca­ra los en­ve­ses de la vi­da. Si la Co­vid-19 ha apla­za­do los es­pon­sa­les con el urólogo Miguel Sánchez En­ci­nas pre­vis­tos pa­ra el 14 de ju­nio, la ar­gen­ti­na en­to­na ip­so fac­to otro «sí» y es­te do­min­go par­ti­ci­pa en el con­cier­to so­li­da­rio «Go Up» en Ma­drid en ho­me­na­je a los fa­lle­ci­dos du­ran­te la pan­de­mia, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Star­li­te. Tor­na el al­tar por el es­ce­na­rio más cer­cano al cie­lo de nues­tro país, ubi­ca­do en la To­rre de Cris­tal, y los in­vi­ta­dos por la com­pa­ñía de ar­tis­tas de la ta­lla de Ain­hoa Arte­ta, Marta Sánchez, Ai­ta­na, Ana Gue­rra, Me­len­di, Da­vid Bustamante, Miguel Po­ve­da o Juan Ma­gán. «Es­to se plan­tea pa­ra se­guir apor­tan­do po­si­ti­vis­mo –con­fie­sa–. Que­re­mos dar las gra­cias y ho­me­na­jear a los que se han ido, a los que han per­di­do a un ser que­ri­do y a los que han es­ta­do en pri­me­ra lí­nea, no ol­vi­dar­les, por­que te­ne­mos muy ma­la me­mo­ria. Ya que no nos po­de­mos abra­zar, que nos abra­ce la mú­si­ca el 21 de ju­nio, que, ade­más, es el Día de la Mú­si­ca». La im­pli­ca­ción de Che­noa, cu­yo pro­me­ti­do es je­fe del Ser­vi­cio de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Rey Juan Car­los de Mós­to­les, ha si­do ab­so­lu­ta en to­das las fa­ses de la pan­de­mia: «Lle­vo to­do el con­fi­na­mien­to con te­mas so­li­da­rios. He co­la­bo­ra­do con el Ban­co de Ali­men­tos, ca­da vez que me lla­ma el Pa­dre Án­gel ahí es­toy. Tam­bién con Ma­ría Bra­vo y su Glo­bal Gift. A ver si va­mos vien­do la luz... Ade­más, si una em­pre­sa me man­da mas­ca­ri­llas, pues la pro­mo­ciono en mis re­des, por­que ten­go cla­ro que aho­ra to­ca apos­tar más que nun­ca por la mar­ca Es­pa­ña. Por ejem­plo, siem­pre voy de va­ca­cio­nes por Es­pa­ña, con dis­cre­ción, por­que es com­pli­ca­do pa­sar des­aper­ci­bi­da, pe­ro aquí tam­bién se pue­de. Me en­can­ta Cas­ti­lla-León. El año pa­sa­do es­tu­ve en As­tu­rias, en Co­va­don­ga, Can­ta­bria... Es­pa­ña es ma­ra­vi­llo­sa». Las ga­nas de ve­rano de la can­tan­te cho­can con su lla­ma­da a la pru­den­cia an­te el in­mi­nen­te fin del es­ta­do de alar­ma: «To­dos los ar­tis­tas te­ne­mos que lla­mar a la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra que no si­ga ha­bien­do con­ta­gios, pa­ra que si­ga­mos es­tan­do aler­ta. In­sis­to. Te­ne­mos ma­la me­mo­ria, la gen­te se re­la­ja y hay que man­te­ner la pru­den­cia. Si em­pe­cé di­cien­do “pon­te a un me­tro de mí” aho­ra son dos me­tros. Es­pe­ro que la gen­te si­ga cum­plien­do. Ir por la ca­lle sin mas­ca­ri­lla me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to. Es una cues­tión de em­pa­tía. Tú has es­ta­do con­fi­na­do, pe­ro al­gu­nos mé­di­cos no han po­di­do ni ir al ba­ño du­ran­te jor­na­das en­te­ras. Di­cho es­to, creo que la ma­yo­ría de la gen­te sí cum­ple». Com­par­tir el ali­que­bra­do pre­sen­te con un sa­ni­ta­rio ha­ce que el dis­cur­so de Lau­ra vi­bre en­tre la pe­sa­dum­bre y la ilu­sión: «Miguel me de­cía “es que no sa­bes lo que es ir en el co­che ha­cia el hos­pi­tal y no ver a na­die por la ca­lle, con la vi­da que tie­ne Ma­drid...’’. Tam­bién te di­go que, des­pués de la he­ca­tom­be que es­ta­mos pa­san­do, lle­gar a ju­nio con sa­lud y sa­bien­do que los míos es­tán bien me ha­ce es­tar agra­de­ci­da y fe­liz. Y eso que el con­fi­na­mien­to pa­ra mí no ha si­do agra­da­ble. Al prin­ci­pio no can­ta­ba co­mo he vis­to a otros com­pa­ñe­ros. Me lo pe­dían los fans y

«ODIO CO­CI­NAR, PE­RO A MI NO­VIO LE HA­CÍA UN BIZ­CO­CHO SANO, TO­DO NA­TU­RAL, PA­RA QUE EM­PE­ZA­RA EL DÍA CON GA­SO­LI­NA» «ES­PE­RO QUE LA GEN­TE SI­GA CUM­PLIEN­DO. IR POR LA CA­LLE SIN MAS­CA­RI­LLA ME PA­RE­CE UNA FAL­TA DE RES­PE­TO. ES UNA CUES­TIÓN DE EM­PA­TÍA»

no te­nía ga­nas. Ha­blar, sí, pe­ro no can­ta­ba por­que es­ta­ba li­dian­do con mi pro­pia montaña ru­sa. Es que es­tar en ca­sa pa­ra un ar­tis­ta es ra­ro. Con de­cir­te que no te­nía ni si­llas y tu­ve que com­prar­las, cua­dros sin col­gar...». El en­cie­rro ha re­de­co­ra­do su ho­gar y tam­bién la ha con­ver­ti­do en una in­ci­pien­te re­pos­te­ra: «Odio co­ci­nar, pe­ro a mi no­vio le ha­cía un biz­co­cho sano, to­do na­tu­ral, pa­ra que em­pe­za­ra el día con ga­so­li­na. Cuan­do lle­ga­ba a ca­sa tras el tra­ba­jo en el hos­pi­tal, le sa­ca­ba a la te­rra­za y ha­blá­ba­mos de otros te­mas... Él qui­so ir­se a vi­vir a otro lu­gar cuan­do em­pe­zó el con­fi­na­mien­to pe­ro le di­je que no. Te­ne­mos que es­tar jun­tos en las bue­nas y en las ma­las».

«SOY UNA SU­PER­VI­VIEN­TE»

Agra­de­ci­da por la sa­lud y vol­ca­da en el amor, nos que­da co­no­cer có­mo tie­ne la agen­da la­bo­ral, tan mal­tre­cha pa­ra los ar­tis­tas en es­tos tiem­pos: «Ten­go suer­te por­que ha­go de to­do, soy una su­per­vi­vien­te, pe­ro, por ejem­plo, en el mun­do de las or­ques­tas de ve­rano hay un va­cío bru­tal, y tam­bién lo es­tá ha­bien­do en la con­ci­lia­ción fa­mi­liar, cuan­do tie­nes que tra­ba­jar mien­tras hay gen­te en tu ca­sa. En el sec­tor mu­si­cal y cul­tu­ral hay mu­cha an­sie­dad». So­bre su me­sa, sin em­bar­go, no fal­tan los pro­yec­tos: «Aho­ra ten­go co­sas de publicidad, tam­bién de te­le­vi­sión, co­mo se­guir con “Tu ca­ra me sue­na”, y el 24 de ju­lio un con­cier­to acús­ti­co en Ta­rra­go­na, don­de lle­va­ré a dos chi­cos de mi ban­da». Cuan­do le re­cuer­do que ya han pa­sa­do 19 años des­de que en 2001 «Ope­ra­ción Triun­fo», el pri­mer reality mu­si­cal, la sa­có del ano­ni­ma­to y de Ma­llor­ca, me res­pon­de nos­tál­gi­ca: «Si tu­vie­ra que de­cir qué que­da de aque­lla Lau­ra es que si­go sin­tien­do que es­toy a exa­men, nun­ca doy na­da por he­cho y siem­pre pe­leo por el aplau­so». Y con­ti­núa: «Aho­ra que lo veo con dis­tan­cia, creo que era de­ma­sia­do mo­der­na pa­ra esa épo­ca. En es­te mo­men­to, to­do el mun­do en­to­na el ‘‘MeToo’’ pe­ro en­ton­ces se me veía co­mo muy trans­gre­so­ra. Por cier­to, que en es­te con­fi­na­mien­to gra­bé un ví­deo con las chi­cas de “OT” al rit­mo de «Sha­ke if off» y nos di­ver­ti­mos mu­cho. El 25 de ju­nio, cum­ple 45 años. En la nue­va nor­ma­li­dad, sus ga­nas de so­li­da­ri­dad si­guen aven­ta­jan­do a las de fies­ta: «So­pla­ré una ve­la y pe­di­ré de­seos pa­ra to­dos».

La can­tan­te in­ten­ta re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad en la deses­ca­la­da del es­ta­do de alar­ma

GTRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.