UNA PRE­SI­DEN­TA CRE­CI­DA EN LA AD­VER­SI­DAD

En es­tos cua­tro me­ses, ha su­fri­do una cam­pa­ña de la iz­quier­da tan vi­ru­len­ta co­mo no se re­cuer­da. Pe­ro ella no se achan­ta

La Razón (Cataluña) - - 100 Días De Estado De Alarma | España - Pilar Fe­rrer -

Si que­rían do­ble­gar­la, aún más fuer­te. Si bus­ca­ban di­fa­mar­la, pin­cha­ron en hue­so. Y si pre­ten­dían re­ba­jar su fi­gu­ra, ma­yor per­fil po­lí­ti­co. En es­tos con­vul­sos cua­tro me­ses en es­ta­do de alar­ma, la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Madrid ha so­por­ta­do una cam­pa­ña de la iz­quier­da tan vi­ru­len­ta có­mo no se re­cuer­da. Pe­ro Isa­bel Díaz Ayu­so no se achan­ta, de­mos­tran­do que tie­ne fus­te y ha en­fren­ta­do sin com­ple­jos to­dos los ata­ques. «Se cre­ce en la ad­ver­si­dad». Con es­ta fra­se de­fi­nen en su equi­po el áni­mo de la li­de­re­sa ma­dri­le­ña en to­do es­te tiem­po. En la se­de de Sol te­nían cla­ra una cam­pa­ña di­rec­ta en su con­tra y apun­tan di­rec­ta­men­te al Pa­la­cio de la Mon­cloa. Los vai­ve­nes y fil­tra­cio­nes de las deses­ca­la­das, los des­pre­cios de Pe­dro Sán­chez en las con­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas y las des­leal­ta­des de sus pro­pios so­cios de go­bierno, Ciu­da­da­nos, han con­for­ma­do es­ta etapa «ho­rri­bi­lis» pa­ra Díaz Ayu­so, una mu­jer va­lien­te acos­tum­bra­da a co­ger el to­ro por los cuer­nos. Ha vi­vi­do en car­ne pro­pia el co­ro­na­vi­rus al in­fec­tar­se a po­co de sur­gir el te­rri­ble bro­te. A pe­sar de ello y el su­cio jue­go con­tra su ais­la­mien­to en un ho­tel del em­pre­sa­rio Ki­ke Sa­ra­so­la, tra­ba­jó in­can­sa­ble. «Más de 16 ho­ras sin pa­rar, de sie­te de la ma­ña­na has­ta la ma­dru­ga­da», di­ce un co­la­bo­ra­dor de la pre­si­den­ta. En su equi­po ex­pli­can que se ha fa­ja­do en ges­tio­nes pa­ra traer avio­nes car­ga­dos de ma­te­rial pro­tec­tor pa­ra los sa­ni­ta­rios de Madrid (21 con más de 1.500 to­ne­la­das), pi­vo­tó el mon­ta­je del hos­pi­tal de Ife­ma y se ago­tó en reunio­nes con sec­to­res eco­nó­mi­cos pa­ra reac­ti­var Madrid. «Ha pe­lea­do du­ro por los in­tere­ses ma­dri­le­ños», ma­dri­le­ños», aun­que ad­vier­ten con La Mon­cloa en con­tra. Sus pe­ti­cio­nes an­te el Go­bierno de Sán­chez so­bre ma­te­rial sa­ni­ta­rio o fi­nan­cia­ción ca­ye­ron en sa­co ro­to. La úl­ti­ma, la ne­ga­ti­va a ce­der el con­trol a Madrid del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, lo que au­gu­ra un caó­ti­co desas­tre. La iz­quier­da no per­do­na la he­ge­mo­nía del cen­tro­de­re­cha en Madrid, ni el mé­ri­to de sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que lo si­túan en ca­be­za del PIB en Es­pa­ña. Ahí es­tá la sec­ta­ria ame­na­za del de­le­ga­do del Go­bierno, José Ma­nuel Fran­co, aren­gan­do a los so­cia­lis­tas a «aco­sar» a Díaz Ayu­so y «re­tor­cer el asun­to de las re­si­den­cias». Un asun­to dra­má­ti­co que lle­vó al ra­di­cal Pa­blo Igle­sias a til­dar de «cri­mi­nal» a la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña. In­fa­me ac­ti­tud de un in­digno vi­ce­pre­si­den­te, que no ha pi­sa­do ni una so­la de ellas, ni nin­gún hos­pi­tal, ni si­quie­ra el de Ife­ma. Hu­bo de re­cor­dar­le que Madrid es la co­mu­ni­dad con me­nos muer­tes en cen­tros de an­cia­nos, un 32 por cien­to, fren­te al 85% de los te­rri­to­rios so­cia­lis­tas de Ara­gón y Ex­tre­ma­du­ra. Tam­bién aquí hu­bo de aguan­tar des­leal­ta­des de Cs. Pe­ro ella zan­ja el te­ma: «La men­ti­ra tie­ne las pa­tas muy cor­tas».

Ha si­do el ob­je­ti­vo a ba­tir de una iz­quier­da ra­bio­sa, a ve­ces con la oscura com­pli­ci­dad na­ran­ja. Ella lo ha sor­tea­do sin ami­la­nar­se. La «ma­dri­le­ño­fo­bia» fue la go­ta que col­mó el va­so y la pre­si­den­ta tu­vo que re­cor­dar que Madrid ha su­fri­do un gran nú­me­ro de fa­lle­ci­dos y contagios por con­cen­trar el ma­yor nú­cleo po­bla­cio­nal de Es­pa­ña, con un in­gen­te trasiego de via­je­ros. Pa­re­ce que no le per­do­nan el buen re­sul­ta­do de sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y fis­ca­les, la crea­ción de em­pleo y atrac­ción de in­ver­sio­nes. Tam­po­co su ex­ce­len­te sis­te­ma sa­ni­ta­rio, al que die­ron la es­pal­da el inefa­ble Illa y su pre­di­ca­dor Si­món. La pre­si­den­ta es ro­tun­da: «Mien­tras ellos ocul­tan muer­tos, no­so­tros nos de­ja­mos la piel pa­ra sal­var vi­das».

Pru­den­te has­ta el fi­nal, Madrid vol­ve­rá a la nor­ma­li­dad el 5 de ju­lio. Aco­sa­da por la iz­quier­da, nin­gu­nea­da por sus so­cios y cri­ti­ca­da por lo ba­jo por al­gu­nos «ba­ro­nes», Díaz Ayu­so re­sis­te. En su equi­po la de­fi­nen co­mo una mez­cla de for­ta­le­za, re­si­len­cia, em­pa­tía y sen­si­bi­li­dad an­te los pro­ble­mas. Que no son po­cos.

A Igle­sias hu­bo de re­cor­dar­le que Madrid es la co­mu­ni­dad con me­nos muer­tes en re­si­den­cias, un 32%

Se ha fa­ja­do en ges­tio­nes pa­ra traer va­rios avio­nes car­ga­dos de ma­te­rial pro­tec­tor pa­ra los sa­ni­ta­rios

Ha te­ni­do que li­diar a lo lar­go de es­tas se­ma­nas in­clu­so con las des­leal­ta­des co­me­ti­das por sus so­cios na­ran­jas

Pi­vo­tó el mon­ta­je del hos­pi­tal de Ife­ma y se ago­tó en reunio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra reac­ti­var Madrid

PLA­TÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.