DR. JUAN GON­ZÁ­LEZ AR­MEN­GOL LEC­CIO­NES APREN­DI­DAS: CÓ­MO EN­CA­RAR LOS PRÓ­XI­MOS ME­SES CON ES­PE­RAN­ZA

La Razón (Cataluña) - - 100 Días De Estado De Alarma | Sociedad - Pre­si­den­te de SEMES

Apar­ti­rA­par­tir del pró­xi­mo lu­nes Es­pa­ña en­tra en una nue­va etapa, que se vie­ne en­sa­yan­do ya en las úl­ti­mas se­ma­nas. Hay que se­guir ga­nan­do tiem­po, acu­mu­lar co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia, y ayu­dar so­li­da­ria­men­te a sa­lir ade­lan­te a to­dos los sec­to­res en nues­tro país. Cuan­do co­men­zó es­ta pan­de­mia pe­di­mos la ayu­da de to­da la so­cie­dad pa­ra no co­lap­sar el sis­te­ma sa­ni­ta­rio y pro­te­ger a nues­tros vul­ne­ra­bles. Era, en­ton­ces, el ini­cio de una gue­rra con­tra el tiem­po. Hoy te­ne­mos un nú­me­ro bá­si­co de re­pro­duc­ción del vi­rus, R0, es­ta­ble­men­te por de­ba­jo de 1, un des­cen­so uni­for­me de contagios, es­ca­sos in­gre­sos por Ur­gen­cias con sos­pe­cha fun­da­da de Co­vid, y ca­da vez me­nos pa­cien­tes en las uni­da­des hos­pi­ta­li­za­ción y en las ca­mas de crí­ti­cos. Y, aun me­nos fa­lle­ci­dos, en ge­ne­ral en­tre pa­cien­tes ya hos­pi­ta­li­za­dos pre­via­men­te. To­do ello de­bi­do al du­ro pe­ro ne­ce­sa­rio con­fi­na­mien­to, y tam­bién de­bi­do al ejer­ci­cio im­por­tan­te de res­pon­sa­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes, du­ran­te las su­ce­si­vas aper­tu­ras de fa­ses. Hay dos con­se­cuen­cias do­lo­ro­sas: el ele­va­do nú­me­ro de fa­lle­ci­dos y la gra­ve si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca se­cun­da­ria al con­fi­na­mien­to. Lec­ción apren­di­da. Dis­fru­te­mos de nues­tra li­ber­tad, sin mie­do, pe­ro con res­pon­sa­bi­li­dad y res­pe­to a un vi­rus mor­tal que si­gue con no­so­tros. Man­ten­ga­mos la dis­tan­cia fí­si­ca, los mé­to­dos de ba­rre­ra co­mo las mas­ca­ri­llas y las me­di­das de hi­gie­ne. Con ello ga­na­re­mos, día tras día, un tiem­po pre­cio­so y ne­ce­sa­rio en es­pe­ra de so­lu­cio­nes te­ra­péu­ti­cas, po­si­ble­men­te parciales, pe­ro su­ma­to­rias o com­ple­men­ta­rias. Por ejem­plo, ya po­de­mos sa­ber que muy pro­ba­ble­men­te un fár­ma­co ba­ra­to co­mo la De­xa­me­ta­so­na, un cor­ti­coes­te­roi­de con am­plia ex­pe­rien­cia en el uso, dis­mi­nu­ye la mor­ta­li­dad en pa­cien­tes gra­ves y crí­ti­cos, ca­si en un ter­cio. Lo in­tuía­mos y la uti­li­za­mos a otras do­sis. O, por ejem­plo, es muy po­si­ble que un fár­ma­co co­mo el Ra­lo­xi­feno, ba­ra­to y con un buen per­fil de se­gu­ri­dad, sea muy útil en pa­cien­tes le­ves o mo­de­ra­dos por su in­hi­bi­ción de la re­pli­ca­ción del vi­rus. La par­te in­tere­san­te es que ha si­do des­cu­bier­to a par­tir del pro­yec­to Exa­ca­la­teCoV (E4C), con­sor­cio pú­bli­co­pri­va­do res­pal­da­do por la li­ci­ta­ción Ho­ri­zon 2020 de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra pro­yec­tos pa­ra con­tra­rres­tar la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Lec­ción apren­di­da. Esa es la Europa del fu­tu­ro, la que de ver­dad cree e in­vier­te en in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción. Tam­bién ga­na­re­mos tiem­po pa­ra con­se­guir los pri­me­ros re­sul­ta­dos en va­cu­nas, qui­zá parciales, pro­ba­ble­men­te va­rias, fru­to del enor­me es­fuer­zo en in­ves­ti­ga­ción, y no po­cos pro­yec­tos es­pa­ño­les, con in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da. Lec­ción apren­di­da. Es­ta es la Es­pa­ña del fu­tu­ro, la que in­vier­te de for­ma in­te­li­gen­te en sa­ni­dad y en in­ves­ti­ga­ción, ale­ja­da de pro­pues­tas que no son sino se­cue­las acom­ple­ja­das y ca­du­cas de la dic­ta­du­ra. Co­mo se va ve­ni­do re­pi­tien­do, es esen­cial la de­tec­ción pre­coz de nue­vos contagios y de se­gu­ros re­bro­tes, y de sus con­se­cuen­tes con­tac­tos, con una rá­pi­da res­pues­ta y me­di­das de con­trol, con la par­ti­ci­pa­ción de to­do el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, tal y co­mo es­ta­ble­ce la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y la re­cien­te Es­tra­te­gia de De­tec­ción Pre­coz, Vi­gi­lan­cia y Con­trol de Co­vid19 pu­bli­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Im­pres­cin­di­ble pa­ra ello es un ade­cua­do y es­pe­cial­men­te re­for­za­do Sis­te­ma de Sa­lud Pú­bli­ca. Lec­ción apren­di­da. En el con­tex­to pre­vio, ac­tual y fu­tu­ro, Es­pa­ña de­be man­te­ner un po­ten­te Sis­te­ma de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca, co­mo así se re­co­ge en la re­gu­la­ción vi­gen­te. Es­pe­cial aten­ción y ob­je­to de de­ba­te, con la ne­ce­sa­ria aper­tu­ra de fron­te­ras, son los nue­vos contagios y/o po­si­bles bro­tes de trans­mi­sión im­por­ta­da. El se­gui­mien­to, con o sin de­ter­mi­na­cio­nes de PCR en ori­gen, es­pe­cial­men­te ciu­da­da­nos de la UE, de­be­rá es­tar cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­do.

Lo an­te­rior só­lo se­rá via­ble con un po­ten­te, ade­cua­do en ar­qui­tec­tu­ra, co­mu­ni­ca­ción y vol­ca­do de da­tos en tiem­po y for­ma, Sis­te­ma de In­for­ma­ción Sa­ni­ta­ria en ge­ne­ral, y de Sa­lud Pú­bli­ca en par­ti­cu­lar. Lec­ción apren­di­da. Es­te ele­men­to ya era y se con­fi­gu­ra co­mo tras­cen­den­te en un Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio mo­derno, y más aún en un país des­cen­tra­li­za­do co­mo Es­pa­ña, tal y co­mo re­co­ge la re­gu­la­ción vi­gen­te.

La pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos más vul­ne­ra­bles, vi­van en do­mi­ci­lios o en co­lec­ti­vos ce­rra­dos, co­mo ca­sas tu­te­la­das, cen­tros de dis­ca­pa­ci­ta­dos, cár­ce­les o re­si­den­cias de ma­yo­res, en­tre otros, im­pli­ca dos ac­tua­cio­nes im­pro­rro­ga­bles. La pri­me­ra y prin­ci­pal es una aten­ción es­pe­cial con la con­si­de­ra­ción de bro­te a par­tir de un so­lo ca­so y la ac­tua­ción di­rec­ta des­de el pun­to de vis­ta epi­de­mio­ló­gi­co. Si­mul­tá­nea­men­te, un re­plan­tea­mien­to de los cui­da­dos de lar­ga evo­lu­ción es­pe­cial­men­te de nues­tros ma­yo­res, sin ma­ni­queís­mos. Es­to im­pli­ca a to­dos, pa­cien­tes, cui­da­do­res, ser­vi­cios pú­bli­cos, em­pre­sas pri­va­das, pro­pie­ta­rios, di­rec­to­res, so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, fa­mi­lias y po­lí­ti­cos. Y a la vez, un plan de am­plia co­ber­tu­ra, apli­can­do el prin­ci­pio de pre­cau­ción es­pe­cial­men­te en es­te es­ce­na­rio, co­yun­tu­ral en el con­tex­to de es­ta pan­de­mia, de los co­lec­ti­vos ce­rra­dos que in­te­gre de for­ma in­te­li­gen­te los cui­da­dos hu­ma­nos y pro­por­cio­na­dos y la aten­ción sa­ni­ta­ria en el lu­gar más con­ve­nien­te. Du­rí­si­ma lec­ción apren­di­da. La du­ra ex­pe­rien­cia vi­vi­da ha con­lle­va­do un co­no­ci­mien­to tam­bién apren­di­do. De­be po­ner­se al ser­vi­cio de la pre­vi­sión y ela­bo­ra­ción de pla­nes de con­tin­gen­cia ge­ne­ra­les y es­pe­cí­fi­cos, tal y co­mo re­co­ge el RDL 21/2020 en el Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio en su con­jun­to. De­ben es­ta­ble­cer es­tra­te­gias en mue­lle. Lec­ción apren­di­da. Las ac­cio­nes a rea­li­zar en ca­so de Pi­co de pan­de­mia, o nue­va pan­de­mia, de­ber ser cla­ras, uni­for­mes y de eje­cu­ción co­no­ci­da y de­ci­di­da. No me­nos im­por­tan­te es lo que ya es­tá ocu­rrien­do. Apli­car el Prin­ci­pio de Pre­cau­ción y te­ner co­mo país ais­la­do y miem­bro de una or­ga­ni­za­ción su­pra­na­cio­nal una Reserva Lo­gís­ti­ca Es­tra­té­gi­ca, al me­nos con pre­vi­sión de Pi­co de Pan­de­mia de 2 me­ses, y am­plia ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción pro­pia, de ser ne­ce­sa­ria. Lec­ción apren­di­da. No de­be vol­ver a su­ce­der lo ya co­no­ci­do.

Por úl­ti­mo, se ha de­cla­ra­do un nue­vo bro­te en Chi­na, en Pe­kín. Al mar­gen del ori­gen, es im­pe­ra­ti­vo una re­vi­sión del Re­gla­men­to Sa­ni­ta­rio In­ter­na­cio­nal, que im­pli­que una re­gu­la­ción es­tric­ta y de obli­ga­do cum­pli­mien­to de las po­lí­ti­cas ve­te­ri­na­rias, en­tre otras, de los paí­ses miem­bros de la OMS. La irre­nun­cia­ble glo­ba­li­za­ción di­lu­yó ha­ce mu­chos años ya las fron­te­ras, co­mo se ha vuel­to a de­mos­trar de una for­ma dra­má­ti­ca. Lec­ción apren­di­da.

Di­fru­te­mos de nues­tra li­ber­tad sin mie­do, pe­ro con res­pe­to a un vi­rus mor­tal»

Aplau­sos de sa­ni­ta­rios del hos­pi­tal La Paz de Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.