Los vi­lla­nos son los que se ocul­ta­ban el ros­tro con una más­ca­ra, an­ti­faz o ma­qui­lla­je pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do La ciu­dad sin ros­tro

An­tes era sos­pe­cho­so el que lle­va­ba mas­ca­ri­lla y aho­ra el que sa­le a la ca­lle sin ella. Más allá de que pue­dan ge­ne­rar un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, preo­cu­pa que in­ter­fie­ran en las re­la­cio­nes per­so­na­les

La Razón (Cataluña) - - 100 Días De Estado De Alarma | Sociedad - Por Ma­rian Be­ni­to Fo­to­gra­fía de Gonzalo Pé­rez

El exi­ta­zo en ta­qui­lla de «Joker» re­sul­tó ser el ama­go de lo que es­ta­ba a pun­to de lle­gar, to­da una so­cie­dad en­mas­ca­ra­da, mo­vién­do­se, co­mo es­te per­so­na­je, en­tre la tra­ge­dia y la co­me­dia, y des­cor­chan­do la lo­cu­ra en la que nos en­con­tra­mos. Em­bo­za­dos en nues­tras mas­ca­ri­llas, la pan­de­mia abre aho­ra un bai­le de más­ca­ras y ca­da uno eli­ge su rol: di­ver­ti­do, tra­vie­so, se­duc­tor, clep­tó­mano, so­ció­pa­ta, ho­rri­ble, do­lien­te o de­for­me, co­mo el pro­pio Joker, un lí­der sin cau­sa con­cre­ta y con es­ca­sa sa­lud men­tal que, por pri­me­ra vez, se sien­te es­tre­lla.

Es ver­dad que los hé­roes, los au­tén­ti­cos co­mo Thor, van con la ca­ra des­cu­bier­ta, pe­ro, ya que el Go­bierno ha he­cho de la mas­ca­ri­lla pre­cep­to, re­sul­ta ten­ta­dor de­jar­se lle­var por la fas­ci­na­ción de las más­ca­ras y so­ñar que re­vi­vi­mos la le­yen­da del fan­tas­ma de la ópe­ra o nos co­la­mos en la sun­tuo­sa fies­ta or­giás­ti­ca que or­ga­ni­za Sydney Po­llack en «Eyes Wi­de Shut», la cin­ta de Stan­ley Ku­brick. Una vez allí, nos de­ja­mos se­du­cir y ex­hi­bi­mos nues­tro yo más in­con­fe­sa­ble. La idea le re­sul­ta irre­sis­ti­ble a Jor­ge Lo­zano, se­mió­lo­go y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, quien acep­ta gus­to­so es­te jue­go de ima­gi­na­ción des­lum­bran­te en el que la se­mióti­ca, esa cien­cia que se en­car­ga del es­tu­dio de los sig­nos, ocu­pa por fin un lu­gar des­ta­ca­do.

Con él ha­bla LA RA­ZÓN de la sim­bo­lo­gía que acom­pa­ña a la mas­ca­ri­lla. «Cu­rio­sa­men­te –an­ti­ci­pa– más­ca­ra equi­va­lía a per­so­na, ac­tor tea­tral. En grie­go se tra­du­ce por ros­tro. Has­ta ha­ce na­da quien lle­va­ba más­ca­ra era sos­pe­cho­so, al­guien que que­ría di­si­mu­lar, mos­trar­se ig­no­to, ocul­to. Hoy, en ple­na pan­de­mia, es sos­pe­cho­so quien no la lle­va. Pue­de in­fec­tar. Con o sin más­ca­ra, el ros­tro sig­ni­fi­ca. Eso lo sa­be muy bien el ca­pi­ta­lis­mo de la vi­gi­lan­cia». En la con­ver­sa­ción, Lo­zano sa­ca a re­lu­cir el po­der tur­ba­dor de las mas­ca­ri­llas y lo que él lla­ma la in­ma­cu­la­da ob­ser­va­ción. «No exis­te –ase­gu­ra–, igual que no exis­te una mi­ra­da sin pre­jui­cios. No hay mo­da sin ob­ser­va­dor, co­mo no hay des­nu­do sin ob­ser­va­dor». En su opi­nión, la mas­ca­ri­lla, con esa su­ce­sión de des­do­bla­mien­tos del ros­tro, am­plía nues­tra ima­gi­na­ción y nos fa­ci­li­ta una nue­va pers­pec­ti­va del ser hu­mano, bas­tan­te más va­ria­da de lo que po­dría­mos pen­sar. «En ella el ob­ser­va­dor es ca­da vez más im­por­tan­te».

Car­na­val per­pe­tuo

El se­mió­lo­go nos tras­la­da a esas ciu­da­des eu­ro­peas de otros si­glos que pa­re­cían vi­vir un Car­na­val per­pe­tuo en el que cual­quier fre­ne­sí es­ta­ba per­mi­ti­do. Eran tiem­pos en los que a la gen­te le gus­ta­ba el aba­rro­ta­mien­to y con­tras­tan con es­ta pri­ma­ve­ra de­sola­da en la que no se ve ma­yor ex­plo­sión hu­ma­na que las co­las del ham­bre que for­man hom­bres y mu­je­res tra­tan­do de cu­brir ba­jo la mas­ca­ri­lla la ver­güen­za, el te­mor o la pe­na de la mi­se­ria. Sin es­te ar­ti­lu­gio pre­ven­ti­vo, cual­quier cam­bio su­til en su me­ji­lla, la co­mi­su­ra de los la­bios, la bar­bi­lla o la for­ma en la que se co­lo­rea la na­riz nos per­mi­ti­rían iden­ti­fi­car inequí­vo­ca­men­te la emo­ción de ca­da uno de es­tos ros­tros.

Nues­tro ce­re­bro es­tá he­cho pa­ra eso y dis­po­ne de neu­ro­nas es­pe­cia­li­za­das en cap­tar las ex­pre­sio­nes y tam­bién en con­fi­gu­rar nues­tras ca­ras de mil ma­ne­ras, to­das ellas úni­cas. Com­bi­nan­do un múscu­lo con otro, des­ta­pa­mos nues­tra ira, ale­gría, pe­na, as­co, mie­do, ira o cual­quie­ra de las ex­pre­sio­nes que com­po­nen la pa­le­ta fa­cial. Lo apren­de­mos en los pri­me­ros me­ses. «Uno na­ce vien­do, pe­ro a mi­rar se apren­de», ad­vier­te Lo­zano. Re­cién na­ci­dos pres­cin­di­mos del ros­tro de nues­tra ma­dre. Nos bas­ta su voz pa­ra re­co­no­cer, ca­si ins­tin­ti­va­men­te, a quien nos ha da­do la vi­da. Pe­ro en­se­gui­da, y aún con la vi­sión bo

rro­sa, va­mos des­cu­brien­do en ella esos ras­gos que ha­cen su ca­ra úni­ca e in­con­fun­di­ble en­tre cien­tos de mi­llo­nes. Y to­do gra­cias a una di­mi­nu­ta re­gión de nues­tro ce­re­bro, del ta­ma­ño de un gui­san­te, que nos per­mi­te re­cor­dar y re­co­no­cer in­fi­ni­dad de ros­tros.

Nos va a cos­tar acos­tum­brar­nos a es­ta nue­va nor­ma­li­dad en­mas­ca­ra­da y cre­ce el te­mor de que po­da­mos per­pe­trar cual­quier fe­cho­ría sin el ries­go de ser re­co­no­ci­do. Lo­zano nos re­cuer­da que cual­quier vi­llano de fic­ción ocul­ta su ros­tro ba­jo el an­ti­faz, la ca­re­ta o el ma­qui­lla­je. Ahí es­tán el san­gui­na­rio Han­ni­bal Lec­ter o la V de Ven­det­ta, la más­ca­ra que or­de­na el caos y sím­bo­lo de Anony­mous, el co­lec­ti­vo hac­ker que se va­le de la más­ca­ra pa­ra lle­var a ca­bo sus ata­ques. Co­mo in­di­ca Fer­nan­do Vás­quez Ro­drí­guez, se­mió­lo­go ar­gen­tino, «usar más­ca­ra es una es­tra­te­gia de de­fen­sa o de in­ti­mi­da­ción. Nos de­fien­den de los dio­ses o nos con­vier­ten en uno de ellos».

Pa­sar inad­ver­ti­dos

La más­ca­ra es un re­cur­so có­mo­do pa­ra ser im­pu­nes o pa­sar inad­ver­ti­dos. El ejem­plo más re­cien­te lo te­ne­mos con uno de los te­rro­ris­tas del Dáesh más bus­ca­do de Europa, Ab­del-Ma­jed Ab­del Bary, que fue de­te­ni­do ha­ce un mes en Al­me­ría, jun­to a otros dos hom­bres. Re­si­dían en un pi­so de al­qui­ler y cuan­do sa­lían a la ca­lle evi­ta­ban ser re­co­no­ci­dos gra­cias a la mas­ca­ri­lla. La so­cie­dad sin ros­tros, don­de el cri­mi­nal pue­de pa­sar inad­ver­ti­do y el de­lin­cuen­te deam­bu­la por la ciu­dad sin le­van­tar sos­pe­cha, se ha con­ver­ti­do en una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes pa­ra la se­gu­ri­dad, se­gún ha ad­ver­ti­do Francis Dods­worth, pro­fe­sor de cri­mi­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Kings­ton. Al­gu­nas em­pre­sas chi­nas es­tán desa­rro­llan­do soft­wa­res que per­mi­tan iden­ti­fi­car con la ma­yor pre­ci­sión po­si­ble a las per­so­nas, in­clu­so si usan más­ca­ras. De mo­men­to, los ex­per­tos en se­gu­ri­dad creen que es una po­si­bi­li­dad le­ja­na e in­tu­yen que una me­di­da así no se po­drá uti­li­zar en to­das las cir­cuns­tan­cias.

El so­ció­lo­go Iván Ro­drí­guez ad­mi­te que la ima­gen de una so­cie­dad en­mas­ca­ra­da es inusual pa­ra no­so­tros, pe­ro no tan­to pa­ra la po­bla­ción asiá­ti­ca, acos­tum­bra­da a es­ta for­ma de pre­ven­ción. A él le preo­cu­pan otros as­pec­tos me­nos tan­gi­bles que la mas­ca­ri­lla en sí. «Por ejem­plo, el mie­do al con­ta­gio, la fa­mo­sa dis­tan­cia so­cial o el ce­se en las mues­tras de afec­to en la ca­lle, tan me­di­te­rrá­neas. ¿Apren­de­re­mos a des­con­fiar unos de otros y a sen­tir mie­do de nues­tros se­me­jan­tes por al­go que no po­de­mos ver? A ni­vel mi­cro­so­cio­ló­gi­co, es­to es muy re­le­van­te y pue­de afec­tar a la ma­ne­ra en que cons­trui­mos nues­tros en­cuen­tros co­ti­dia­nos».

Ro­drí­guez no con­si­de­ra que de­ba in­quie­tar­nos el ano­ni­ma­to. «Las mas­ca­ri­llas no ge­ne­ran ese ano­ni­ma­to del en­mas­ca­ra­do. De he­cho, la ima­gen del ca­co y otros vi­lla­nos es la de al­guien que ocul­ta pre­ci­sa­men­te sus ojos, con el clá­si­co an­ti­faz, por ejem­plo. Los ojos son la par­te más ex­pre­si­va del ros­tro y la que más fá­cil nos ha­ce re­co­no­cer­nos. Es ver­dad que la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de ex­pre­sio­nes fa­cia­les que­da di­fi­cul­ta­da, pe­ro creo que ni es­to nos con­vier­te en seres anó­ni­mos ni en más des­con­fia­dos», ex­pli­ca.

Se­gún el so­ció­lo­go, po­dría ser in­clu­so una opor­tu­ni­dad, que mu­cha gen­te es­tá apro­ve­chan­do, de hu­ma­ni­zar las mas­ca­ri­llas per­so­na­li­zán­do­las, de­co­rán­do­las o ha­cién­do­las nues­tras re­ve­lan­do al­gu­na de nues­tras afi­cio­nes. De he­cho, los di­se­ña­do­res pa­re­ce que han re­ci­bi­do de bue­na ga­na el uso obli­ga­to­rio de las mas­ca­ri­llas y se han apre­su­ra­do a in­cluir en sus nue­vas co­lec­cio­nes es­te ac­ce­so­rio que, en ge­ne­ral, les en­can­ta por el jue­go de mis­te­rio que pro­po­ne.

Con­fia­re­mos en sus pa­la­bras y pen­sa­re­mos que la voz, las ideas, los ges­tos y ac­ti­tu­des son los que nos de­fi­nen y nos sa­can del ano­ni­ma­to aun con el ros­tro en­mas­ca­ra­do. La mas­ca­ri­lla se­rá so­lo una ca­ri­ca­tu­ra pla­na y qui­rúr­gi­ca, una pie­za de uti­le­ría pu­ra­men­te cir­cuns­tan­cial. De­trás de ca­da una hay un nom­bre con voz y opi­nión pro­pias.

En la de­no­mi­na­da nue­va nor­ma­li­dad es obli­ga­to­ro el uso de mas­ca­ri­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.