PO­DE­MOS CON­TRA PO­DE­MOS

La Razón (Cataluña) - - España - OPI­NIÓN TO­MÁS GÓ­MEZ

Pe­droPe­dro Sán­chez se em­pe­ñó en go­ber­nar con to­dos los re­ta­les elec­to­ra­les y has­ta tu­vo que tra­gar­se go­ber­nar en coa­li­ción con Pa­blo Igle­sias. El lí­der morado que­ría for­mar par­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, no por afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca con el PSOE ni por­que hu­bie­se cam­bia­do de opi­nión res­pec­to a los so­cia­lis­tas, sino por­que ne­ce­si­ta­ba po­der pa­ra sa­tis­fa­cer su ego y pa­ra que Po­de­mos no ter­mi­na­se co­mo fuer­za re­si­dual. Pe­ro na­ció del 15M y con­tra el PSOE y esas co­sas son di­fí­ci­les de cam­biar. A la más mí­ni­ma opor­tu­ni­dad apro­ve­cha pa­ra de­san­grar un po­qui­to a los so­cia­lis­tas, con­sis­te en evi­den­ciar evi­den­ciar di­fe­ren­cias irre­con­ci­lia­bles pa­ra cons­truir el ar­gu­men­ta­rio elec­to­ral que le ha­rá fal­ta en el mo­men­to opor­tuno.

En los úl­ti­mos días se ha ini­cia­do una ofen­si­va con­tra Fe­li­pe Gon­zá­lez. En la di­rec­ción del PSOE no lo ven mal, es una ma­ne­ra de de­cir­le al ex pre­si­den­te que no in­ter­ven­ga si no es pa­ra dar la ra­zón a Sán­chez, pe­ro, cuan­do hay elec­cio­nes, el ata­que va en otro sen­ti­do. Sa­ben que gol­pean­do a los sím­bo­los del PSOE da­ñan al Par­ti­do So­cia­lis­ta. Pe­ro no ata­ca so­la­men­te la opo­si­ción, los nue­vos so­cios de Sán­chez, co­mo el PNV, ERC, Bil­du, JxCat, BNG, CUP y, por su­pues­to, Po­de­mos, se han apre­su­ra­do a so­li­ci­tar una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción

con­tra el ex­pre­si­den­te.

El equi­po aú­li­co de Sán­chez es­tá en­can­ta­do de que cual­quier voz in­ter­na crí­ti­ca sea va­pu­lea­da y no han fal­ta­do ex al­tos car­gos so­cia­lis­tas, que be­sa­ban el sue­lo que pi­sa­ba Gon­zá­lez, ati­zan­do se­gún la mo­da.

Pe­ro lo que pro­vo­ca per­ple­ji­dad es la ac­ti­tud de Po­de­mos. Se ha su­ma­do a la pe­ti­ción de co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción ejer­cien­do co­mo opo­si­ción al go­bierno del que, for­mal­men­te, es par­te. Si lo que desea el go­bierno es trans­mi­tir una ima­gen só­li­da y sol­ven­te a Eu­ro­pa y al res­to del mun­do, lo ha­ce muy mal. Un go­bierno apo­ya­do por in­de­pen­den­tis­tas, ra­di­ca­les y po­pu­lis­tas, for­ma­do por dos par­ti­dos, uno de los cua­les de­fien­de el ré­gi­men de Ma­du­ro y, a su vez, in­ten­ta in­cri­mi­nar al pri­mer pre­si­den­te so­cia­lis­ta de la de­mo­cra­cia a par­tir de no­ti­cias de periódico de ha­ce mil años, es un desas­tre. Nun­ca la po­lí­ti­ca ha­bía es­ta­do tan ale­ja­da de las per­so­nas. No sa­be­mos si ha­brá un re­bro­te de Co­vid-19 de su­fi­cien­te gra­ve­dad co­mo pa­ra vol­ver a con­fi­nar a la so­cie­dad es­pa­ño­la, se pre­vé un 25% de des­em­pleo, subidas de im­pues­tos, ba­ja­da de pen­sio­nes y de sa­la­rios de fun­cio­na­rios, pe­ro la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca es una no­ti­cia de ha­ce 25 años. Po­de­mos res­pon­de a su pro­pia ló­gi­ca, usar al PSOE pa­ra to­car el po­der y, des­de allí, in­ten­tar mi­nar­lo, pe­ro, al fi­nal, es Po­de­mos con­tra sí mis­mo. Los so­cia­lis­tas pagan el pre­cio que sea pa­ra que Sán­chez es­té en la Mon­cloa y el re­sul­ta­do fi­nal es una ca­tás­tro­fe pa­ra el país. Sán­chez no es tan im­por­tan­te pa­ra la his­to­ria del PSOE y Po­de­mos no de­be­ría es­tar en el go­bierno, ha­cien­do opo­si­ción, que la ha­ce muy bien y, de pa­so, ex­pli­can­do co­sas que no es­tán cla­ras de sus co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.