¿Por qué Es­pa­ña no tie­ne, aún, una app de ras­treo de CO­VID-19?

Se han lan­za­do al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal más de 20 apli­ca­cio­nes pa­ra in­ten­tar con­tro­lar los con­ta­gios, pe­ro Es­pa­ña lan­za­rá la su­ya pro­pia: se­rá en ju­lio y úni­ca­men­te en la is­la de La Go­me­ra

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - Juan Sca­li­ter -

Ale­ma­nia ha lo­gra­do un pi­co de 685 ca­sos de CO­VID-19 en un día, el más al­to en el úl­ti­mo mes. El Reino Uni­do, de acuer­do a ci­fras del sis­te­ma pu­bli­co de sa­lud (PHE) al­can­zó los 1.295 ca­sos el vier­nes. Al mis­mo tiem­po, en Es­pa­ña, las fron­te­ras se han abier­to y ya pue­den en­trar tu­ris­tas y nos po­de­mos des­pla­zar en­tre co­mu­ni­da­des. En es­te con­tex­to, la exis­ten­cia de apli­ca­cio­nes pa­ra ras­trear a per­so­nas con CO­VID-19, re­sul­ta im­por­tan­te pa­ra im­pe­dir nue­vas olea­das. ¿Por qué? Va­mos por pa­sos. Has­ta la fe­cha, ocho paí­ses miem­bros de la Unión Eu­ro­pea ya tie­nen en mar­cha una apli­ca­ción con es­te ob­je­ti­vo: Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia, Aus­tria, Re­pú­bli­ca Checa, Le­to­nia, Po­lo­nia y Hun­gría.

Re­cien­te­men­te la UE acor­dó un mar­co téc­ni­co pa­ra per­mi­tir que las apli­ca­cio­nes de ras­treo de con­tac­tos de co­ro­na­vi­rus de ca­da país fun­cio­nen en otros del es­pa­cio Schen­gen. El co­mi­sio­na­do eu­ro­peo pa­ra el Mer­ca­do In­te­rior, Thierry Bre­ton, di­jo: «A me­di­da que nos acer­ca­mos a la tem­po­ra­da de via­jes, es im­por­tan­te ga­ran­ti­zar que los eu­ro­peos pue­dan usar la apli­ca­ción de su pro­pio país don­de sea que via­jen en la UE. Las apli­ca­cio­nes de ras­treo de con­tac­tos pue­den ser úti­les pa­ra li­mi­tar la pro­pa­ga­ción del co­ro­na­vi­rus».

De­bi­do a que la UE tie­ne una po­lí­ti­ca de pri­va­ci­dad muy cui­da­da y res­tric­ti­va, las re­gu­la­cio­nes de­ben ase­gu­rar que ca­da apli­ca­ción cum­pla con la nor­ma­ti­va vi­gen­te. En es­te sen­ti­do, el do­cu­men­to, en las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas, es­ta­ble­ce que «ca­da app na­cio­nal de­be car­gar las cla­ves de los ciu­da­da­nos re­cién in­fec­ta­dos ca­da dos ho­ras y des­car­gar las cla­ves de diag­nós­ti­co de los otros paí­ses que par­ti­ci­pan en es­te es­que­ma. La in­for­ma­ción de pro­xi­mi­dad com­par­ti­da en­tre apli­ca­cio­nes se in­ter­cam­bia­rá de for­ma en­crip­ta­da, lo que im­pi­de la iden­ti­fi­ca­ción de una per­so­na in­di­vi­dual, de acuer­do con las di­rec­tri­ces de la UE so­bre pro­tec­ción de da­tos pa­ra apli­ca­cio­nes. De he­cho no se uti­li­za­rán da­tos de geo­lo­ca­li­za­ción».

Bá­si­ca­men­te, es­to per­mi­te que si un tu­ris­ta ex­tran­je­ro lle­ga de va­ca­cio­nes a Ma­llor­ca y se in­fec­ta aquí con el vi­rus SARS-CoV-2, se pue­da es­ta­ble­cer su iti­ne­ra­rio y sa­ber con quién es­tu­vo en con­tac­to y así pre­ve­nir a los po­si­bles con­ta­gia­dos, pa­ra que no con­ti­núe la ca­de­na. Así, el in­ter­cam­bio de da­tos, es fun­da­men­tal…el pro­ble­ma es que ne­ce­si­ta de una apli­ca­ción. Y Es­pa­ña aún no la tie­ne. De he­cho es uno de los 10 paí­ses de la UE que pon­drán en fun­cio­na­mien­to su pro­pia apli­ca­ción en­tre ju­nio y ju­lio.

Muy bien, no so­mos los úni­cos. En reali­dad sí: Es­pa­ña es el úni­co de es­tos paí­ses que no usa­rá la «app» en to­do su te­rri­to­rio, sino so­lo en la is­la de La Go­me­ra. Y co­mo un en­sa­yo pa­ra ver los da­tos que se ob­tie­nen.

Den­tro de la UE hay dos paí­ses que li­de­ran el tu­ris­mo. Uno es Fran­cia, con más de 86 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. El se­gun­do es Es­pa­ña, con 81 mi­llo­nes. De acuer­do con las au­to­ri­da­des, aún no hay fe­cha pre­vis­ta pa­ra el lan­za­mien­to de la «app» a ni­vel na­cio­nal, pe­ro se­rá de las úl­ti­mas que lo ha­gan. Y eso ha­rá que las ta­reas de ras­treo que lle­ven a ca­bo las apli­ca­cio­nes de Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia, por po­ner un ejem­plo, no ten­gan una con­tra­par­ti­da es­pa­ño­la

¿Qué ocu­rre en el res­to del pla­ne­ta?

A me­di­da que la pan­de­mia con­ti­núa, ca­da vez más paí­ses crean apli­ca­cio­nes, ser­vi­cios y sis­te­mas pa­ra el se­gui­mien­to de sus ciu­da­da­nos. Al­gu­nas «apps» son vo­lun­ta­rias (la ma­yo­ría la ver­dad), mien­tras que otras son de des­car­ga obli­ga­to­ria Es­to mar­ca la pri­me­ra di­vi­sión ob­via en­tre apli­ca­cio­nes. La se­gun­da es la can­ti­dad y el ti­po de da­tos que se uti­li­zan. Aquí tam­bién hay ex­tre­mos. Por ejem­plo el sis­te­ma chino in­clu­ye la iden­ti­dad de los ciu­da­da­nos, la ubi­ca­ción e in­clu­so el his­to­rial de pa­gos en lí­nea pa­ra que la po­li­cía lo­cal pue­da vi­gi­lar a aque­llos que rom­pen las re­glas de cua­ren­te­na. En los ca­sos de apli­ca­cio­nes de des­car­ga obli­ga­to­ria y en al­gu­nos de uso vo­lun­ta­rio, tam­po­co se ha­bla de cuán­to tiem­po los da­tos per­ma­ne­ce­rán en el sis­te­ma, es de­cir si se des­tru­yen a los 30 días o no.En su­ma: no exis­te un con­sen­so de có­mo de­be usar­se, del ti­po de trans­pa­ren­cia de po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad, con quién se com­par­te la in­for­ma­ción. Lo que sí sa­be­mos es que la ma­yo­ría de ellas ope­ran ras­trean­do nues­tro mó­vil pa­ra lo­ca­li­zar­nos. Es­to lo pue­den ha­cer usan­do el GPS, ubi­cán­do­nos por las an­te­nas cer­ca­nas a las que se co­nec­ta el dis­po­si­ti­vo o por blue­tooth, cuan­do nues­tro mó­vil se co­nec­ta a otros. Es­ta úl­ti­ma op­ción se­ría una de las más anó­ni­mas, ya que los te­lé­fo­nos in­ter­cam­bian in­for­ma­ción ci­fra­da vin­cu­la­da a la «app». Por ello re­sul­ta tan im­por­tan­te con­tar con una apli­ca­ción lo­cal: pre­ven­ción, de­tec­ción y con­fi­na­mien­to. Eso ayu­da­rá a evi­tar una se­gun­da olea­da.

EFE

Es­pa­ña for­ma par­te del re­du­ci­do gru­po de paí­ses de la UE que to­da­vía no tie­ne «app» de ras­treo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.