DESAFÍO AL CRIS­TIA­NIS­MO

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - PA­DRE ANSELMO Abad emé­ri­to del Va­lle de los Caí­dos

UnoUno de los ele­men­tos que en el mun­do cris­tiano se per­ci­ben co­mo más ne­ga­ti­vos del tiem­po pre­sen­te son las li­mi­ta­cio­nes in­su­pe­ra­bles que es­tre­chan cre­cien­te­men­te la ca­pa­ci­dad de actuación de quie­nes man­tie­nen su ad­he­sión a Cris­to. Ba­jo mu­chas pers­pec­ti­vas es­ta im­pre­sión es rea­lis­ta. Pe­ro de­ja­mos de per­ci­bir lo esen­cial de la si­tua­ción cuan­do ol­vi­da­mos que nues­tras ca­pa­ci­da­des fun­da­men­ta­les no son de or­den hu­mano, aun­que no se de­ban ex­cluir, sino de reali­dad muy dis­tin­ta. La mag­ni­tud de­ter­mi­nan­te en el or­den cris­tiano, an­te cual­quier con­tin­gen­cia es, pri­mor­dial­men­te, de ín­do­le so­bre­na­tu­ral. Por eso, cuan­do ela­bo­ra­mos pro­yec­tos de ac­ción al ser­vi­cio de Dios y de la Igle­sia, pa­re­ce que hay una pri­me­ra y esen­cial po­si­bi­li­dad de abor­dar el ob­je­ti­vo de ob­te­ner­los me­dian­te el re­cur­so a ac­tua­cio­nes que nos pue­den pa­re­cer ex­tra­or­di­na­rias, pe­ro que de­be­rían ser con­si­de­ra­das y uti­li­za­das con to­tal nor­ma­li­dad, por­que per­te­ne­cen esen­cial­men­te a la es­fe­ra es­pe­cí­fi­ca de la ac­ción cris­tia­na. Ba­jo es­ta pers­pec­ti­va, po­dría­mos mo­vi­li­zar al ser­vi­cio de Dios un in­men­so con­jun­to de reali­da­des di­vi­nas, an­gé­li­cas, so­bre­na­tu­ra­les, ecle­sia­les, li­túr­gi­cas, es­pi­ri­tua­les, hu­ma­nas, cós­mi­cas, más otras di­men­sio­nes co­mo el tra­ba­jo, el su­fri­mien­to, la vi­da y la muer­te: to­das las que cons­ti­tu­yen nor­mal­men­te la reali­dad in­ter­na del mun­do cris­tiano y que, en su to­ta­li­dad, per­ma­ne­cen ac­ti­vas en su pre­sen­cia, pro­ce­den­tes del pa­sa­do, del pre­sen­te o del fu­tu­ro. Ca­da cre­yen­te, en cuan­to miem­bro del Cuer­po mís­ti­co, pue­de, aquí y aho­ra, po­ner en ac­ción pre­sen­te to­do cuan­to ha te­ni­do lu­gar en el or­den so­bre­na­tu­ral y na­tu­ral ba­jo la ac­ción de Dios en cual­quier tiem­po. Por­que to­do es pre­sen­te pa­ra Él y ca­da ac­ción si­gue ac­ti­va e inex­tin­gui­ble en su pre­sen­cia. Así, po­dría­mos, en­tre otros ob­je­ti­vos, man­te­ner al mun­do en ora­ción in­ce­san­te, al mo­do de la ala­ban­za pe­ren­ne me­die­val, co­mo una li­tur­gia uni­ver­sal en el tiem­po y en el es­pa­cio. Sos­te­ni­da por quie­nes, aquí y aho­ra, mu­chos o po­cos, man­tie­nen vi­va la Igle­sia mís­ti­ca de Cris­to. La cris­tian­dad en­te­ra po­dría par­ti­ci­par en ella, unién­do­se in­ten­cio­nal­men­te a la que ca­da día y ca­da tiem­po ha si­do la prác­ti­ca de la co­mu­ni­dad cris­tia­na, en la que se ori­gi­na

Ca­da cre­yen­te, en cuan­to miem­bro del Cuer­po mís­ti­co, pue­de po­ner en ac­ción pre­sen­te to­do cuan­to ha te­ni­do lu­gar en el or­den so­bre­na­tu­ral y na­tu­ral ba­jo la ac­ción de Dios en cual­quier tiem­po»

una co­rrien­te in­ce­san­te de in­ter­ce­sión que re­co­rre to­dos los es­pa­cios y mo­vi­li­za to­das las opor­tu­ni­da­des de efi­ca­cia an­te Dios. Man­te­ner es­ta ac­ti­vi­dad en mo­vi­mien­to cons­tan­te, aun­que no siem­pre pue­da ser cons­cien­te, re­sul­ta­ría una de los re­cur­sos más afec­ti­vos en es­te in­ten­to, y uno de los me­dios de­ci­si­vos que la pro­vi­den­cia ha re­ser­va­do pa­ra es­ta ho­ra que es, por ex­ce­len­cia, la ho­ra de Dios. Su­ce­de, por otra par­te, que aun­que la cris­tian­dad his­tó­ri­ca pu­die­ra ex­tin­guir­se ello no es, en nin­gu­na hi­pó­te­sis, ex­ten­si­ble más allá de es­ta di­men­sión. Cier­to que mu­chos vi­ven ba­jo la con­vic­ción de que el cris­tia­nis­mo ha si­do con­de­na­do a la ex­tin­ción, sea por su pro­pia in­sol­ven­cia his­tó­ri­ca o por­que su fi­nal ha si­do de­cre­ta­do por po­de­res que pu­die­ran as­pi­rar a sus­ti­tuir­lo en su pa­sa­da re­pre­sen­ta­ción co­mo eje de la his­to­ria hu­ma­na. Apa­ren­te­men­te, no que­da­ría nin­gún fu­tu­ro pa­ra al­go cu­yo fi­nal pa­re­ce de­cre­ta­do. Pe­ro aun­que es­to pu­die­ra su­ce­der hi­po­té­ti­ca­men­te en el or­den de cier­tas reali­da­des his­tó­ri­cas cris­tia­nas, no es trans­fe­ri­ble a quien es Ca­be­za y Raíz de la mis­ma. En reali­dad, quien es «Juez de vi­vos y muer­tos» (Hch 10, 42), Aquel que es «la vi­da» (Jn, 14, 6), y de quien el Após­tol ates­ti­gua que «Cris­to re­su­ci­ta­do de en­tre los muer­tos ya no mue­re más, que la muer­te ya no tie­ne do­mi­nio so­bre Él» (Rm 6, 9); el mis­mo que ates­ti­gua: «Yo soy el que vi­ve por los si­glos» (Ap 4, 9, 10; 10, 6), por­que «vi­ve siem­pre pa­ra in­ter­ce­der por no­so­tros» (Hb 7, 25), o que ase­gu­ra: «En ver­dad os di­go: an­tes de que Abrahán na­cie­ra Yo Soy, Yo exis­to» (Jn 8, 58). Al­guien a quien per­te­ne­ce y es sus­tan­cial­men­te la Vi­da ga­ran­ti­za que el cuer­po que ani­ma va a con­ser­var la vi­da pro­pia de la Ca­be­za: «Si al­guien con­fie­sa que Je­sús es el Hi­jo de Dios, Dios es­tá con Él y Él con Dios» (1 Jn,5, 15). De he­cho, es un desa­tino pre­co­ni­zar la muer­te de un cuer­po cu­ya Ca­be­za y cu­yo Co­ra­zón pal­pi­tan con la fuer­za in­con­te­ni­ble de quien, sin ce­sar, es y da vi­da a to­da reali­dad. Por eso, ba­jo tal ga­ran­tía, el cris­tia­nis­mo no es la na­ción sen­ten­cia­da a pe­re­cer, sino «el pue­blo des­ti­na­do a na­cer» (Sal 21, 31). Y ello ocu­rri­rá co­mo anun­cian los textos sa­gra­dos: «Se alían los re­yes de la tie­rra, los prín­ci­pes cons­pi­ran con­tra el Se­ñor y con­tra su Me­sías: rom­pa­mos sus co­yun­das, sa­cu­da­mos su yu­go. Pe­ro el que ha­bi­ta en el cie­lo son­ríe, el Se­ñor se bur­la de ellos» (Sal 2, 2). De he­cho, la hi­pó­te­sis de un co­lap­so de la Igle­sia es una fic­ción in­sen­sa­ta, por­que en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos ella pue­de com­por­tar­se co­mo un Gua­dia­na que jue­ga con su cur­so, aso­mán­do­se o su­mer­gién­do­se. Los al­bo­res del nue­vo día de la hu­ma­ni­dad pue­den es­tar ya des­pun­tan­do, y cuan­do Al­guien pre­gun­te de nue­vo: «¿A quién bus­cas?», «por qué llo­ras, Ma­ría?», pue­de en­con­trar­se ca­ra a ca­ra con el Se­ñor re­su­ci­ta­do aun­que ve­la­do. Aquí y aho­ra Él si­gue apa­ci­guan­do «la tor­men­ta en sua­ve bri­sa y ha­cien­do en­mu­de­cer las olas del mar» (cf Sal 106…), mien­tras man­tie­ne la so­be­ra­nía so­bre el ac­tual im­pe­rio de la muer­te y del caos, que de­ben cum­plir su tiem­po y su obra se­gún los de­sig­nios di­vi­nos: «¿Por qué se amo­ti­nan las na­cio­nes y los pue­blos pla­nean un fra­ca­so? Se alían los re­yes de la tie­rra, los prín­ci­pes cons­pi­ran con­tra el Se­ñor y con­tra su Me­sías?» (Hc 4, 25-26). Por eso, pa­re­ce que es una ur­gen­cia in­me­dia­ta po­ner­nos en pie de gue­rra: los pe­núl­ti­mos de los pe­núl­ti­mos tiem­pos. La ba­ta­lla no es só­lo de los ce­lí­co­las sino de los pos­tre­ros tes­ti­gos de Dios en el mun­do. No son ne­ce­sa­rias mu­che­dum­bres. Ge­deón fue in­vi­ta­do por Yah­vé a de­jar en el ca­mino la ca­si to­ta­li­dad del ejér­ci­to que ha­bía reuni­do, mien­tras si­guen vi­gen­tes las pa­la­bras que el Se­ñor pro­nun­ció por bo­ca de David an­te Go­liat y sus huestes: «Es­ta es una gue­rra del Se­ñor» (1 Sam 17,47). An­te la fuer­za que po­de­mos po­ner en ac­to, los de­mo­nios la co­no­cen y tiem­blan. Tiem­blan an­te la pe­que­ña hues­te de los fie­les de es­ta ho­ra que se de­ci­den a co­ger las ar­mas de que dis­po­nen. Tiem­blan an­te el im­pul­so de fu­ria sa­gra­da que fi­nal­men­te de­ci­da la ex­tin­ción de las som­bras que aho­ra ejer­cen la he­ge­mo­nía so­bre el pe­ca­do y la muer­te, y de­vuel­va al hom­bre el es­plen­dor de la gloria ori­gi­nal. Tal es la ex­pec­ta­ti­va cris­tia­na de los tiem­pos pre­sen­tes: el des­plo­me de los ci­mien­tos del im­pe­rio del pe­ca­do y de la muer­te, aho­ra en apa­ren­te po­se­sión del el in­fierno. Com­par­tir la muer­te con to­dos aque­llos con quie­nes he desea­do com­par­tir la vi­da en Dios: mis her­ma­nos, pe­ro tam­bién to­dos aque­llos con quie­nes, por en­ci­ma de lu­ga­res y tiem­pos, he desea­do com­par­tir to­das las ex­pe­rien­cias que nos unen a to­dos los miem­bros del C. mís­ti­co me­dian­te la Co­mu­nión de los Santos: la mis­ma fe, obras, amor, ex­pe­rien­cias re­li­gio­sas y li­túr­gi­cas, vi­da ecle­sial…

CI­PRIANO PAS­TRANO

Una igle­sia de la nue­va nor­ma­li­dad de­bi­da­men­te se­ña­li­za­da y con gel hi­dro­al­cohó­li­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.