Cuan­do se te­me más el cie­rre del co­le­gio que a la pan­de­mia

Ma­ría tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral y gra­cias que es­tu­dió en la es­cue­la de la Fun­da­ción Bo­bath pue­de co­mu­ni­car­se. Los pa­dres ad­vier­ten a Ce­laá de que sus hi­jos re­quie­ren es­pe­cia­lis­tas que no tie­nen los co­le­gios or­di­na­rios

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - Ele­na Ge­ni­llo-Ma­drid

Cuan­do na­ció su ter­ce­ra hi­ja, Co­va­don­ga Al­bert y Al­fon­so Elo­se­gui se mu­da­ron a Mi­ra­sie­rra. No te­nía tan­to que ver el he­cho de que la ca­sa no con­ta­ra con el es­pa­cio que re­que­ría Ma­ría, sino la cer­ca­nía a la Fun­da­ción Bo­bath. La pe­que­ña de la fa­mi­lia na­ció con pa­rá­li­sis ce­re­bral y cuan­do sus pa­dres vi­si­ta­ron es­te cen­tro es­pe­cia­li­za­do en da­ño ce­re­bral, su­pie­ron que se­ría el de­fi­ni­ti­vo. Por fin se ter­mi­na­ría el con­ti­nuo tra­sie­go por di­fe­ren­tes es­pe­cia­lis­tas. Allí los ten­dría a to­dos reuni­dos: fi­sio­te­ra­peu­tas, lo­go­pe­das, psi­có­lo­gos... A los dos años , Ma­ría co­men­zó en la es­cue­la de edu­ca­ción especial de la fun­da­ción Bo­bath y aho­ra, con 22, ha pa­sa­do a su cen­tro de día. En Bo­bath ha apren­di­do a leer y a es­cri­bir, gra­cias a lo que, a día de hoy, pue­de co­mu­ni­car­se. Lo ha­ce a tra­vés de To­bi, un «soft­wa­re» di­se­ña­do pa­ra de­tec­tar el mo­vi­mien­to de las pu­pi­las. Con un par­pa­deo se pue­de se­lec­cio­nar el pic­to­gra­ma o la pa­la­bra re­que­ri­da. En el ca­so de Ma­ría, fun­cio­na dis­tin­to, por­que ella pue­de con­tro­lar los mo­vi­mien­tos de un «joys­tick». Así que el mis­mo que uti­li­za pa­ra di­ri­gir su si­lla de rue­das eléc­tri­ca le sir­ve pa­ra se­lec­cio­nar le­tra a le­tra en el te­cla­do de la ta­blet. En los días de con­fi­na­mien­to apro­ve­chó pa­ra es­cri­bir la me­mo­ria del cur­so, que tu­vo un fi­nal apre­su­ra­do.

El co­ro­na­vi­rus obli­gó a ce­rrar to­dos los co­le­gios, in­de­pen­dien­te­men­te de su ti­po­lo­gía. Pe­ro las con­se­cuen­cias no han si­do igua­les pa­ra to­dos los alum­nos. «No ve­nir a la es­cue­la ha si­do muy le­si­vo pa­ra ellos», ad­vier­te Lui­sa Fú­nez, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Bo­bath, que tie­ne es­co­la­ri­za­dos a 92 ni­ños con pa­rá­li­sis ce­re­bral y atien­de a 42 jó­ve­nes en el cen­tro de día. «Si no se mue­ven, si no se re­la­cio­nan, se de­te­rio­ran glo­bal­men­te, la men­te, la co­mu­ni­ca­ción, las re­la­cio­nes hu­ma­nas, los cuer­pos... vuel­ven aquí co­mo pa­los», apos­ti­lla. En Fa­se 2 se per­mi­tió la aper­tu­ra del cen­tro, aun­que so­lo pa­ra tra­ta­mien­tos de reha­bi­li­ta­ción. La fa­mi­lia del pe­que­ño Ale­jan­dro Duar­te , aun­que sa­be que su hi­jo for­ma par­te de los gru­pos de al­to ries­go con el co­ro­na­vi­rus, no lo du­dó ni un ins­tan­te y ya ha re­to­ma­do sus se­sio­nes con el fi­sio­te­ra­peu­ta Jo­sé To­ri­ja. Pe­ro no to­das las fa­mi­lias se han atre­vi­do a acu­dir. «Al­gu­nos nos han di­cho que has­ta sep­tiem­bre no vuel­ven por­que tie­nen mie­do. Pe­ro eso es muy ma­lo pa­ra los cha­va­les», avi­sa Fú­ñez. Cuan­do se de­cre­tó el Es­ta­do de Alar­ma, el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de la fun­da­ción (fi­sios, pro­fe­so­res, psi­có­lo­gos, lo­go­pe­das, te­ra­peu­tas ocu­pa­cio­na­les...) di­se­ñó un pro­gra­ma a to­da pri­sa dirigido a los pa­dres con el ob­je­ti­vo de que no se pro­du­je­ra una in­vo­lu­ción en es­tos ni­ños. «Es un tra­ba­jo muy di­fí­cil y muy du­ro», ad­vier­te la di­rec­to­ra, y , aun­que «las fa­mi­lias es­tán muy pre­pa­ra­das por­que se les ci­ta mu­cho en el cen­tro pa­ra que vean lo que ha­ce­mos y có­mo lo ha­ce­mos, no cuen­tan con las mis­mas es­tra­te­gias». Las con­se­cuen­cias más vi­si­bles del con­fi­na­mien­to en sus alum­nos han si­do las fí­si­cas, «so­bre to­do pa­ra los ma­yo­res, los pa­dres no pue­den mo­ver con sol­tu­ra a un cha­val de 14 años y 50 ki­los de pe­so», así que ha ha­bi­do que la­men­tar es­ca­ras, he­ri­das e, in­clu­so, al­gu­na ro­tu­ra.

Ce­rrar en un pla­zo de 10 años

Lui­sa es­pe­ra que la si­tua­ción cambie pa­ra sep­tiem­bre y que el cur­so es­co­lar pue­da reac­ti­var­se con nor­ma­li­dad. Aun­que su mie­do no es tan­to el co­ro­na­vi­rus si no el fu­tu­ro de su es­cue­la. La Mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­láa, quie­re apro­bar un nuevo pro­yec­to de ley pa­ra in­te­grar en el pla­zo de 10 años a to­dos los alum­nos de edu­ca­ción especial en co­le­gios or­di­na­rios. «con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der aten­der­los en las me­jo­res con­di­cio­nes», se­gún es­ta­ble­ce la dis­po­si­ción adi­cio­nal cuar­ta de la Ley Or­gá­ni­ca pa­ra la re­for­ma de la LOE, lo que im­pli­ca­ría la des­apa­ri­ción de los 447 es­cue­las de edu­ca­ción especial.

«Con­si­de­ro muy im­por­tan­te la in­te­gra­ción, cla­ro que sí. Cuan­do no­so­tros ve­mos que un ni­ños pro­gre­sa y al­can­za cier­to ni­vel, pro­po­ne­mos su tras­la­do a una es­cue­la or­di­na­ria, ¿pe­ro sa­bes cuán­tas ve­ces nos ha pa­sa­do eso en los ca­si 40 años que lle­va­mos abier­tos? Un to­tal de ocho, aquí sa­car a un ni­ño le­yen­do es una fies­ta», responde Lui­sa Fú­ñez . «La mi­nis­tra tie­ne que acep­tar que de­ben exis­tir es­cue­las co­mo la nues­tra, nues­tros alum­nos es­tán muy gra­ves, ne­ce­si­tan to­do ti­po de es­pe­cia­lis­tas, no son chi­cos de es­cue­la», apos­ti­lla.

CRIS­TI­NA BEJARANO

El fi­sio­te­ra­peu­ta Jo­sé To­ri­ja, de la Fun­da­ción Bo­bath, re­to­ma las se­sio­nes con el alumno Ale­jan­dro Duar­te tras el con­fi­na­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.