Pe­rros pa­ra fo­men­tar y me­jo­rar la ca­pa­ci­dad lec­to­ra de ni­ños y adul­tos

La Aso­cia­ción Pe­rros y Le­tras ha tra­ba­ja­do con más de mil es­co­la­res gra­cias a «la Cai­xa»

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - R. S.-

La lec­tu­ra es uno de los gran­des re­tos a afron­tar por par­te de los cen­tros edu­ca­ti­vos. A me­nu­do es com­pli­ca­do mo­ti­var a los alum­nos a co­ger un li­bro y fre­cuen­te­men­te la flui­dez y com­pren­sión lec­to­ra de los es­tu­dian­tes es de­fi­cien­te. Ante es­ta cir­cuns­tan­cia, un ani­mal, con­cre­ta­men­te, el pe­rro, se pue­de con­ver­tir en un alia­do ideal pa­ra sol­ven­tar es­ta si­tua­ción. Prue­ba de ello es la ex­pe­rien­cia que des­de 2012 acu­mu­la la Aso­cia­ción Pe­rros y Le­tras, que tra­ba­ja con el mé­to­do REAB, na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce unos 20 años pa­ra fo­men­tar y me­jo­rar la ca­pa­ci­dad lec­to­ra de los alum­nos es­pa­ño­les y de la po­bla­ción en ge­ne­ral. En los en­tor­nos en­tor­nos edu­ca­ti­vos, la me­to­do­lo­gía con­sis­te en con­ver­tir al ni­ño en el lec­tor de un pe­rro, que ejer­ce de oyen­te y reac­cio­na ante lo que el alumno le lee. «Acu­di­mos a las es­cue­las o cen­tros y ellos son los que eli­gen a los es­tu­dian­tes que van a par­ti­ci­par en la ac­ti­vi­dad, a los que se le ofre­ce un aba­ni­co de tex­tos, to­dos ellos lú­di­cos, pa­ra que es­co­jan el que pre­fie­ran», ex­pli­ca Ele­na Do­mín­guez, di­rec­to­ra de la aso­cia­ción, quien via­jó a EE UU pa­ra co­no­cer y for­mar­se en el mé­to­do REAB.

A con­ti­nua­ción, el alumno, que pue­de ser de Pri­ma­ria, Se­cun­da­ria o in­clu­so adul­to, se sien­ta jun­to al pe­rro y en com­pa­ñía úni­ca­men­te del due­ño del ani­mal, evi­tan­do siem­pre la pre­sen­cia de un pro­fe­sor «co­rrec­tor». El alumno lee en voz al­ta al ani­mal y és­te reac­cio­na ante lo que es­cu­cha, de ma­ne­ra que si el lec­tor co­me­te un error el pe­rro mue­ve una pa­ta, por ejem­plo. «Ju­ga­mos con el cam­bio de rol: el es­tu­dian­te se sien­te en ese mo­men­to co­mo el pro­fe­sor del pe­rro», ex­pli­ca Do­mín­guez, quien se­ña­la que las se­sio­nes con ca­nes son se­ma­na­les y de unos 20 mi­nu­tos de du­ra­ción y, por su­pues­to, in­di­vi­dua­les. Des­de 2012, la aso­cia­ción, que ha po­di­do des­ple­gar es­te pro­gra­ma gra­cias a la ayu­da de la Fun­da­ción Ban­ca­ria «la Cai­xa», ha tra­ba­ja­do con más de mil es­co­la­res y los re­sul­ta­dos ha­blan por sí so­los. En es­te sen­ti­do, la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, que par­ti­ci­pa en el pro­yec­to, ha rea­li­za­do un par de es­tu­dios al res­pec­to que evi­den­cian que los alum­nos que han par­ti­ci­pa­do en el pro­gra­ma me­jo­ran su flui­dez y com­pren­sión lec­to­ra, así co­mo su au­to­es­ti­ma. Ade­más, co­mo apun­ta Do­mín­guez, es­ta ac­ti­vi­dad, que tam­bién pue­de desa­rro­llar­se en otros en­tor­nos más allá de los cen­tros edu­ca­ti­vos co­mo bi­blio­te­cas, con­tri­bu­ye a po­ten­ciar la mo­ti­va­ción por la lec­tu­ra, a me­jo­rar la aten­ción y con­cen­tra­ción de los chi­cos y a fa­ci­li­tar las re­la­cio­nes so­cia­les.

EFE

El mé­to­do REAB, que na­ció en EE UU ha­ce 20 años, con­sis­te en que el can se con­vier­ta en oyen­te y reac­cio­ne ante lo que el alumno lee

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.