Fran­cis Ford Cop­po­la, el di­rec­tor que gri­tó puta

La Razón (Cataluña) - - R2 - JU­LIO VAL­DEÓN

Hubo un día de ha­ce ca­si 30 años en el que Fran­cis Ford Cop­po­la qui­so que to­do su equi­po gri­ta­se puta a Wi­no­na Ry­der. Lo ha con­ta­do la in­tere­sa­da, en el trans­cur­so de una en­tre­vis­ta con el pe­rió­di­co «Sun­day Ti­mes». Que es­ta­ban en pleno ro­da­je de «Drá­cu­la», la des­lum­bran­te y de­sigual pe­lí­cu­la que el al­qui­mis­ta de «El pa­drino» de­di­có al in­mor­tal mons­truo en­gen­dra­do en una pe­sa­di­lla de Bram Sto­ker. Por al­gu­na ra­zón, Cop­po­la de­ci­dió que Wi­no­na, que de­bía mos­trar­se ho­rro­ri­za­da, ne­ce­si­ta­ba que sus com­pa­ñe­ros de ro­da­je, em­pe­zan­do por Kea­nu Ree­ves y si­guien­do por Ant­hony Hop­kins, re­que­ría ser es­ti­mu­la­da me­dian­te in­sul­tos. Al­go así co­mo el vie­jo mé­to­do de la ve­ja­ción ba­jo los fo­cos. Ya en­sa­ya­do por tó­tems sa­gra­dos del gre­mio co­mo Al­fred Hitch­cock, aun­que lo su­yo so­lía te­ner más que ver con los ce­los, o el gran John Ford. El tra­ta­mien­to tam­po­co di­fie­re del apli­ca­do en su día por otro con­su­ma­do ma­ni­pu­la­dor, Stan­ley Ku­brick, a la ac­triz She­lley Du­vall. Con el im­por­tan­te ma­tiz de que el aco­so psi­co­ló­gi­co con­tra la pa­re­ja de Jack Ni­chol­son en el ho­tel de to­dos los fan­tas­mas se pro­lon­gó du­ran­te bue­na par­te del ro­da­je, por lo que

Du­vall no so­lo bor­dó una in­ter­pre­ta­ción de­mo­le­do­ra, sino que, de pa­so, pu­so en ries­go su pro­pia salud men­tal, ob­je­to de las no de­ma­sia­do ca­ri­ño­sas aten­cio­nes del ge­nio Ku­brick. En el ca­so de Ry­der, en cam­bio, el elec­tros­hock ape­nas sí ha­bría si­do en­sa­ya­do du­ran­te una es­ce­na. Co­mo quie­ra que Ree­ves y Hop­kins des­obe­de­cie­ron a Cop­po­la, la idea fue desecha­da y, por en­de, el epi­so­dio ha­bría se­lla­do la amis­tad en­tre am­bos. Con el di­rec­tor ita­loa­me­ri­cano, en cam­bio, pa­sa­ron va­rios años has­ta que re­to­ma­ron una re­la­ción más o me­nos sa­na. Otro que ha re­ci­bi­do re­cuer­dos de Ry­der ha si­do Mel Gib­son, al que acu­sa de ha­ber pro­fe­ri­do co­men­ta­rios an­ti­se­mi­tas y ho­mó­fo­bos du­ran­te una fies­ta en la que coin­ci­die­ron am­bos. El re­pre­sen­tan­te de Gib­son sos­tie­ne en de­cla­ra­cio­nes a «Va­riety» que «es fal­so al 100%. Min­tió so­bre eso ha­ce más de una dé­ca­da, cuan­do ha­bló con la Pren­sa, y aho­ra mien­te de nuevo». No es la pri­me­ra vez que una tor­men­ta de es­te ti­po sa­cu­de a Gib­son, que tar­dó bas­tan­te tiem­po en re­cu­pe­rar­se del es­cán­da­lo de los epí­te­tos an­ti­se­mi­tas que ex­cla­mó aque­lla no­che en que fue de­te­ni­do por la po­li­cía en una ca­rre­te­ra. Ry­der, por su la­do, lo­gró re­com­po­ner su ca­rre­ra, ella mis­ma ex­pul­sa­da de Holly­wood, gra­cias a «Stran­ger things», la se­rie de Net­flix. Con oca­sión de su fe­no­me­nal re­gre­so, el crí­ti­co de «Ro­lling Sto­ne», Noel Mu­rray, es­cri­bió que el pú­bli­co echa­ba de me­nos a Wy­no­na y que el fo­lle­tín res­tau­ra­ba el vie­jo es­plen­dor en la hier­ba gra­cias a que per­cu­tía en su pro­pia le­yen­da. El de la chi­ca gó­ti­ca, pá­li­da y gua­pa, fan de los Re­pla­ce­ments y mu­sa del un­der­ground do­ra­do.

Gary Old­man y Wi­no­na Ry­der pro­ta­go­ni­za­ron la ver­sión de Drá­cu­la rea­li­za­da por Cop­po­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.