Re­con­quis­te­mos la me­mo­ria

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Cris­ti­na Ló­pez Schlich­ting

DeDe los 28.000 muer­tos «ofi­cia­les» -más de 40.000, de he­cho-, el 86 por 100 son ma­yo­res de 70 años. Es­pa­ño­les que ya no po­drán con­tar a sus nie­tos lo ocu­rri­do en la gue­rra, pos­gue­rra, fran­quis­mo o tran­si­ción. El nues­tro es un país con po­ca me­mo­ria. En Cope he­mos he­cho en­cues­tas sor­pren­den­tes por las ca­lles, en las que los tran­seún­tes des­co­no­cían que España hu­bie­se te­ni­do te­rri­to­rios en Fi­li­pi­nas o Gui­nea. Que nues­tras mi­sio­nes del sur de los Es­ta­dos Uni­dos fue­sen el em­brión de las gran­des ciu­da­des ame­ri­ca­nas. O que la Rei­na Isa­bel de Cas­ti­lla hu­bie­se si­do, no una gua­rra ig­na­ra, co­mo se re­pi­te, sino una prin­ce­sa del Re­na­ci­mien­to que in­tro­du­jo la poe­sía ita­lia­na en nues­tros país, mo­der­ni­zó la le­gis­la­ción, im­pu­so el la­tín en­tre sus da­mas y obli­gó a que sus nue­vos súb­di­tos in­dí­ge­nas de ul­tra­mar tu­vie­sen idén­ti­cos de­re­chos que el res­to.

No sé qué nos pa­sa. Su­pon­go que es una mez­cla de in­efi­ca­cia del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en­fren­ta­mien­to inú­til de ti­po ideo­ló­gi­co y ca­lor. Quie­ro de­cir que nues­tro cli­ma es­tu­pen­do es­ti­mu­la las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, más que la vi­da in­te­lec­tual. Me sor­pren­dió en No­rue­ga, por ejem­plo, que ca­si ca­da man­za­na del cen­tro de Os­lo tu­vie­se una li­bre­ría o que los pa­dres de­di­ca­sen par­te del fin de se­ma­na del lar­go y os­cu­ro in­vierno a vi­si­tar con los hi­jos las bi­blio­te­cas. No­so­tros te­ne­mos mu­chos ba­res, pe­ro las tien­das de li­bros y quios­cos es­tán ce­rran­do a man­sal­va. Sea cual fue­re la des­gra­cia­da ra­zón, nos he­mos dis­tan­cia­do de los paí­ses que cul­ti­van el amor a la pa­tria in­cul­can­do en las ge­ne­ra­cio­nes nue­vas un con­jun­to de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les que les per­mi­ta sen­tir­se or­gu­llo­sos co­mo pue­blo. Un fran­cés te con­ta­rá la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa co­mo una ges­ta de li­be­ra­ción, sin pa­sar por La Ven­deé. Un in­glés te re­la­ta­rá la co­lo­ni­za­ción im­pe­rial sin men­cio­nar el ra­cis­mo y un ita­liano te pre­sen­ta­rá la uni­fi­ca­ción sin alu­dir a la ma­so­ne­ría o la des­truc­ción del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro. Los que sa­ben his­to­ria en­tre no­so­tros son enor­me­men­te crí­ti­cos y po­li­ti­za­dos, pe­ro po­cos. De suer­te que Blas de Le­zo, el he­roi­co «me­dio hom­bre»; o Fran­cis­co de Vi­to­ria, fun­da­dor del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, o Bal­mis, que sal­vó Amé­ri­ca de la vi­rue­la, hom­bres to­dos que han cam­bia­do el mun­do, son per­fec­tos des­co­no­ci­dos. Qui­zá España ya no sea im­por­tan­te en el con­jun­to de las po­ten­cias. Puede que nues­tro tiem­po co­mo cla­ve in­ter­na­cio­nal o cu­na de ci­vi­li­za­ción ha­ya pa­sa­do. Tam­bién le ha ocu­rri­do a In­gla­te­rra o Fran­cia. Pron­to le pa­sa­rá a Es­ta­dos Uni­dos, se­gu­ra­men­te su­pe­ra­do por Chi­na. Pe­ro, des­de lue­go, co­mo ellos so­mos hi­jos de un gran re­co­rri­do cu­ya me­mo­ria te­ne­mos el de­ber de con­ser­var, por nues­tro bien y de la hu­ma­ni­dad. Un le­ga­do que es ca­paz de ins­pi­rar hom­bres li­bres y cul­tos, ge­ne­ro­sos y va­lien­tes. Re­con­quis­te­mos la me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.