Ciu­da­da­nos sui­ci­da

La Razón (Cataluña) - - Debates - Ju­lio Val­deón

Ciu­da­da­no­sCiu­da­da­nos vo­ta­rá a fa­vor del lla­ma­do «plan de nor­ma­li­za­ción lin­güís­ti­ca» en Gi­jón. Sue­na to­le­ra­ble. Una con­ce­sión a ma­yor glo­ria del obli­ga­to­rio pe­lliz­co de po­pu­lis­mo que exi­ge de sus pro­fe­sio­na­les la de­mo­cra­cia li­be­ral. Pe­ro só­lo por­que en Es­pa­ña he­mos dis­fra­za­do de so­lu­ción «cen­tris­ta» el so­me­ti­mien­to al dis­pa­ra­te xe­nó­fo­bo y la com­pra/ven­ta de la su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca a cambio de per­pe­tuar los chi­rin­gos he­re­di­ta­nos. Son las mis­mas ra­zo­nes que sir­ven para en­ten­der que un lí­der del cen­tro­de­re­cha co­mo Fei­jóo jue­gue y ga­ne re­bo­za­do en la más in­fec­ta par­la lo­ca­lis­ta. Ga­li­cia, Ga­li­cia, Ga­li­cia, su­su­rra el muy cu­co. In­vo­ca los peo­res es­pec­tros. Be­be del ca­ño emo­cio­nal de otros cau­di­llos tri­ba­les. En el caso de Ciu­da­da­nos la ju­ga­da pa­sa por­que el ba­ble, dia­lec­tos, ope­re en los car­te­les mu­ni­ci­pa­les, fifty/fity, y en caso de du­da que re­suel­van los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos de la ofi­ci­na de nor­ma­li­za­ción lin­güís­ti­ca. Que a sa­ber qué de­mo­nios es. Pe­ro sue­na fa­tal. A tan­que­ta cen­so­ra. A ca­blea­do maoís­ta. A os­cu­ras nos­tal­gias por las re­vo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les. De­trás re­sue­na la cons­truc­ción de la enési­ma frontera en­tre es­pa­ño­les. La crea­ción de nue­vas tra­bas a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Ca­mu­fla­das me­dian­te de­li­rios del ti­po de con­ce­der de­re­chos a las len­guas y pri­vi­le­giar los te­rri­to­rios, y sus teó­ri­cas se­ñas de iden­ti­dad, frente al gen­tío to­ma­do de uno en uno. Con la ga­ta­da as­tu­ria­na un Ciu­da­da­nos agó­ni­co abra­za el cre­do que vino a com­ba­tir. No le que­da sino cor­tar­se las ve­nas an­tes de que lo ha­ga­mos no­so­tros. Aun­que no crean, uno com­pren­de la de­ri­va. Ahí fue­ra ha­ce de­ma­sia­do frío. To­ca­ba ga­ran­ti­zar­se el suel­do. Cues­ta más em­pa­ti­zar con la pe­no­sa su­mi­sión del PP ga­lle­go al «fra­me» na­cio­na­lis­ta. En­ten­di­do co­mo mar­co y eco­sis­te­ma in­elu­di­ble por el que debe cir­cu­lar la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Ha­bi­da cuen­ta de la em­pa­na­da de la iz­quier­da mains­tream, in­ca­paz de en­ten­der has­ta qué pun­to el sin­tag­ma «nor­ma­li­za­ción lin­güís­ti­ca» sue­na fas­cis­ta, y te­nien­do en cuen­ta que Vox, na­cio­na­lis­mo en ve­na, no sir­ve sino co­mo fi­gu­ra es­pe­cu­lar del mis­mo mons­truo, nues­tra es­pe­ran­za, te­nue, pu­ro es­que­le­to, des­con­ta­da la be­lla qui­me­ra que pu­do re­pre­sen­tar Valls, res­ta en los hom­bros de al­gu­na pop­pe­ria­na to­da­vía ac­ti­va en el par­la­men­to na­cio­nal, pe­núl­ti­ma mohi­ca­na de la ra­zón en mar­cha frente al triun­fo del mi­to y los dul­ces pe­ri­tos en lu­na del cha­ta­rreo ro­mán­ti­co. Si us­ted cree en las na­cio­nes frag­men­ta­das con arre­glo a cuen­tos/cuen­tas et­no­lin­güís­ti­cos, y si us­ted de­tes­ta la tra­di­ción de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les, en­ho­ra­bue­na. De lo con­tra­rio dese por jo­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.