LA «PRO­MIS­CUI­DAD VA­RIA­BLE» DE MON­CLOA

La Razón (Cataluña) - - España - AIN­HOA MARTÍNEZ

La crisis del co­ro­na­vi­rus ha su­pues­to de fac­to un cambio de so­cios para el Go­bierno. El frente de uni­dad al que lla­ma Mon­cloa al res­to de partidos ha vi­ra­do ideo­ló­gi­ca­men­te a la de­re­cha, apo­yán­do­se en el PNV y Ciu­da­da­nos para sal­var el com­pli­ca­do trá­mi­te par­la­men­ta­rio de la pró­rro­ga del es­ta­do de alar­ma en los mo­men­tos más con­vul­sos, po­lí­ti­ca­men­te, de la epi­de­mia. Y aho­ra tam­bién con el PP para acor­dar el abor­da­je del es­ce­na­rio pos­tco­vid, con el de­cre­to que re­gi­rá la «nueva nor­ma­li­dad» y la co­mi­sión para la re­cons­truc­ción so­cial y económica que da sus úl­ti­mos co­le­ta­zos en el Con­gre­so. El en­torno de Pe­dro Sán­chez vio en la en­cru­ci­ja­da del co­ro­na­vi­rus una opor­tu­ni­dad po­lí­ti­ca: la de ma­te­ria­li­zar su vo­ca­ción de «am­pliar» la ma­yo­ría de la in­ves­ti­du­ra que le lle­vó al po­der. Un me­ca­nis­mo que en el Eje­cu­ti­vo de­no­mi­nan «geo­me­tría va­ria­ble», pe­ro que ha vi­ra­do a una suer­te de «pro­mis­cui­dad va­ria­ble», o al me­nos así lo en­tien­den aho­ra los otro­ra so­cios del Go­bierno.

El con­cep­to lo acu­ñó con tino el por­ta­voz de Com­pro­mís, Joan Bal­do­ví, du­ran­te la úl­ti­ma se­sión de con­trol en el Con­gre­so y re­fle­ja a la per­fec­ción el sen­tir de los alia­dos tra­di­cio­na­les de Sán­chez, que ven en sus «es­car­ceos» con Ciu­da­da­nos una fal­ta de leal­tad al «es­pí­ri­tu» de la mo­ción de cen­su­ra. Exis­ten so­bra­das re­ti­cen­cias en relación al vi­ra­je que pue­da aco­me­ter el Eje­cu­ti­vo para gran­jear­se los vo­tos na­ran­jas, aun­que el ob­je­ti­vo de Mon­cloa no sea otro que li­mi­tar la de­pen­den­cia que has­ta aho­ra les ata­ba a ERC y que otor­ga­ba una gran fuer­za ne­go­cia­do­ra a los in­de­pen­den­tis­tas.

Sin em­bar­go, el cli­ma que se vi­ve en el Par­la­men­to re­fle­ja que, en su afán por am­pliar las ma­yo­rías, Sán­chez es­tá des­cui­dan­do el flan­co iz­quier­do. Aque­llos vo­tos que creía te­ner ase­gu­ra­dos se des­mo­ro­nan, mien­tras se abre la op­ción del cen­tro de­re­cha. No en vano, el pre­si­den­te con­si­guió ayer para el de­cre­to de nueva nor­ma­li­dad el apo­yo del PP y Ciu­da­da­nos, pe­ro no el de Es­que­rra, JxCAT o

EH Bil­du, que se opu­sie­ron. Los re­pu­bli­ca­nos ya anun­cia­ron su vo­to ne­ga­ti­vo co­mo una suer­te de lla­ma­da de aten­ción an­te la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el es­ta­tus per­di­do. En Mon­cloa in­ter­pre­tan es­tos mo­vi­mien­tos del in­de­pen­den­tis­mo en cla­ve elec­to­ral, pe­ro bus­can cui­dar la en­ten­te man­te­nien­do la ci­ta pre­vis­ta para ju­lio de la me­sa de diálogo con la Ge­ne­ra­li­tat. Agrios fue­ron los ca­ra a ca­ra que Sán­chez man­tu­vo con Gabriel Ru­fián –a cuen­ta de los GAL y Fe­li­pe Gon­zá­lez– y con Bal­do­ví por la fi­nan­cia­ción. Com­pro­mís se ha des­vin­cu­la­do en las úl­ti­mas vo­ta­cio­nes del blo­que de la in­ves­ti­du­ra, en se­ñal de pro­tes­ta por con­si­de­rar que se es­tán in­cum­plien­do los com­pro­mi­sos que se fi­ja­ron con la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. Las sus­pi­ca­cias so­bre la en­ten­te con Ciu­da­da­nos tras­cien­den el in­de­pen­den­tis­mo, re­co­rren el na­cio­na­lis­mo del PNV –que se re­co­no­ce «agua y acei­te» con los na­ran­jas– y lle­gan in­clu­so a la coa­li­ción de Go­bierno. En Po­de­mos no ven con bue­nos ojos a Cs co­mo com­pa­ñe­ro de via­je en la le­gis­la­tu­ra, pe­ro en­tien­den la es­tra­te­gia de li­mi­tar la de­pen­den­cia de ERC. No exis­te preo­cu­pa­ción por la ca­pa­ci­dad de la for­ma­ción de Inés Arrimadas para mo­du­lar la po­lí­ti­ca económica y creen que cuan­do las cartas de los Pre­su­pues­tos se pon­gan so­bre la me­sa, la alian­za na­tu­ral con las for­ma­cio­nes de iz­quier­das aca­ba­rá pre­va­le­cien­do. Has­ta en­ton­ces que­dan aún unos me­ses y lo cier­to es que los so­cios, in­clui­do Po­de­mos, an­te la in­mi­nen­cia de co­mi­cios, han op­ta­do por mar­car per­fil pro­pio en asun­tos tan es­pi­no­sos para el PSOE co­mo la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre el rey emé­ri­to Juan Carlos I o so­bre los GAL y la im­pli­ca­ción de Fe­li­pe Gon­zá­lez en los mis­mos. Una co­mi­sión que fue tum­ba­da es­ta se­ma­na en la Me­sa del Con­gre­so, gra­cias al ali­nea­mien­to de los so­cia­lis­tas con Vox y el PP, pe­ro que los mis­mos partidos que la pro­mo­vie­ron en la Cá­ma­ra Ba­ja lo han he­cho tam­bién aho­ra en la Al­ta, vol­vien­do a la car­ga en el Se­na­do. Una ofen­si­va que en­ra­re­ce el cli­ma de acuer­dos por la iz­quier­da.

Los otro­ra so­cios de Sán­chez ven en sus ‘‘es­car­ceos’’ con Ciu­da­da­nos una fal­ta de leal­tad al ‘‘es­pí­ri­tu’’ de la in­ves­ti­du­ra»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.