«Las fotos a él, es Mes­si»

A Al­ves, ex del Ba­rça, le im­pre­sio­nó en unas va­ca­cio­nes un ni­ño de 7 años que da­ba to­ques en la pla­ya, y ju­gó con él. Ese cha­val es aho­ra el de­bu­tan­te más jo­ven en Pri­me­ra

La Razón (Cataluña) - - Deportes - F. MARTÍNEZ -

Vi­cen­teVi­cen­te Mo­reno da­ba ins­truc­cio­nes a Lu­ka Ro­me­ro, una mano por en­ci­ma de su hom­bro y otra en el pe­cho, para tan­tear. «Le iba a tres mil por ho­ra», di­jo el en­tre­na­dor del Ma­llor­ca. Có­mo no, cuan­do con 15 años y 219 días es­tás a pun­to de de­bu­tar en Pri­me­ra, y ade­más an­te el Real Ma­drid. Si no es para po­ner­se ner­vio­so... Era el mi­nu­to 83 y el jo­ven ata­can­te del que tan­to se ha­bla desde ha­ce tiem­po hi­zo his­to­ria al con­ver­tir­se en el fut­bo­lis­ta más jo­ven en de­bu­tar en la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol es­pa­ñol. «Lo ha he­cho muy bien», opi­nó Mo­reno. «Si le va­mos dan­do es­tí­mu­los se­gu­ro que va a cre­cer», in­sis­tió, an­tes de ad­ver­tir: «Es un ni­ño». Y ahí es­tá la cla­ve: ges­tio­nar un ta­len­to tan pre­coz es com­pli­ca­do por­que se co­rre el pe­li­gro de que se es­tan­que. Ya es «el nuevo Mes­si» o «el Mes­si me­xi­cano» y eso no es fá­cil de di­ge­rir, por mu­cho que derroche ta­len­to y que re­cuer­de al fe­nó­meno del Ba­rça tan­to en su fí­si­co pe­que­ño y su me­dia me­le­na co­mo en sus mo­vi­mien­tos,

CUI­DA­DO

TRA­TAN DE PRO­TE­GER A LA JO­VEN PRO­ME­SA EN UNA EDAD EN LA QUE EL HA­LA­GO DE­BI­LI­TA

PRE­COZ

SE ES­TRE­NÓ CON 15 AÑOS Y 219 DÍAS Y YA TIE­NE UN CON­TRA­TO CON UNA MAR­CA DE­POR­TI­VA

en su re­ga­te fá­cil y en la ma­ne­ra de lle­var la pe­lo­ta co­si­da al pie.

El pa­dre del fut­bo­lis­ta, Die­go Mo­reno, ya di­jo cuan­do Lu­ka em­pe­zó a en­tre­nar­se con el pri­mer equi­po que, aun­que era un ha­la­go, no le gus­ta­ba la com­pa­ra­ción con Mes­si por­que eso su­po­nía aña­dir pre­sión. Pe­ro el apo­do, en es­ta oca­sión, no se lo pu­so la Pren­sa, lo di­jo Da­ni Al­ves, sí, el ex del Bar­ce­lo­na. Re­sul­ta que el la­te­ral es­ta­ba de va­ca­cio­nes en la pla­ya de Ses Ille­tes, en For­men­te­ra, y en la are­na ha­bía un ni­ño dan­do to­ques a un ba­lón y no se le caía. Cien­tos de to­ques. En­ton­ces se pu­so a ju­gar con él y el mo­men­to lo gra­ba­ron cu­rio­sos y pa­pa­raz­zis mien­tras el bra­si­le­ño de­cía: «Há­gan­le fotos a él, que es Mes­si». Otros ju­ga­do­res co­mo Ve­rrat­ti o el fa­lle­ci­do Reyes tam­bién com­par­tie­ron un ra­to de fút­bol-pla­ya con ese ni­ño. Era 2012 y Lu­ka te­nía sie­te años, pe­ro ya des­ta­ca­ba. In­clu­so an­tes, el Bar­ce­lo­na se ha­bía in­tere­sa­do en él, pe­ro a tan cor­ta edad no lo po­día fi­char sal­vo que sus pa­dres se des­pla­za­ran a la Ciu­dad Con­dal, co­sa que no hi­cie­ron.

Su pa­dre Die­go es ar­gen­tino y uno de los «res­pon­sa­bles» del amor de su hi­jo por la pe­lo­ta. Lu­ka na­ció cuan­do su pa­pá ju­ga­ba en Mé­xi­co, por eso tie­ne la tri­ple na­cio­na­li­dad, aun­que de mo­men­to ha ju­ga­do en las in­fe­rio­res de la al­bi­ce­les­te. Die­go via­jó de Mé­xi­co a Es­pa­ña y es­tu­vo en va­rios equi­pos de An­da­lu­cía, para ter­mi­nar en el For­men­te­ra, don­de em­pie­za es­ta his­to­ria. Él to­da­vía ju­ga­ba cuan­do su hi­jo, que ha­bía des­ta­ca­do en el Pen­ya Es­por­ti­va Sant Jor­di de Ei­vis­sa, fi­chó para el ale­vín del Ma­llor­ca en 2015, des­pués de lo del Ba­rça, de lo de Al­ves... Se ha es­tre­na­do en Pri­me­ra sin con­tra­to pro­fe­sio­nal, aun­que sí le dan una ayu­da económica y le pa­gan la vi­vien­da. Ha­ce tiem­po fir­mó con una fa­mo­sa mar­ca de­por­ti­va, se­gún po­ne en su cuen­ta de Twit­ter, don­de es­cri­bió: «Ha si­do un mo­men­to inol­vi­da­ble. Gra­cias a to­do el cuer­po téc­ni­co y al Ma­llor­ca por ha­ber­me da­do es­ta opor­tu­ni­dad. Nun­ca ol­vi­da­ré es­te día. Fue una lás­ti­ma per­der, pe­ro se­gui­mos cre­yen­do».

EFE

Lu­ka Ro­me­ro ca­lien­ta en el Al­fre­do Di Sté­fano, es­ta­dio en el que de­bu­tó en Pri­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.